8 cosas que solo hacen los niños que son bien educados

Conoce los comportamientos que tienen los niños que son bien educados y pon en práctica estos consejos.

Adriana Acosta Bujan

Todos los niños son realmente hermosos, maravillosos y fantásticos. Por su inmadurez ellos son capaces de sacarnos unas grandes carcajadas cuando hacen cosas que no van de acuerdo con su edad.

Tal vez has escuchado decir una grosería a un niño de apenas 5 años y esto puede resultar gracioso; sin embargo, como padres deseamos que nuestros hijos sean bien educados y eviten decir malas palabras en público; ya que pueden ridiculizarnos o avergonzarnos.

Pero no solo se trata de evitar que digan malas palabras, sino de otros comportamientos erróneos que se pueden darse a malas interpretaciones. Por ejemplo: no comer un plato de comida en la casa de alguien, romper o destruir cosas que no son suyas, tocar objetos ajenos sin previo permiso, interrumpir conversaciones de adultos, entre otras cosas. Lo cierto es que ningún padre quiere que su hijo lleve el rótulo de “mal educado”.

Por lo general los niños “mal educados” tienen una razón por la que suelen comportarse de esa manera. Sin embargo, en este artículo nos referiremos a esos niños que tienen una conducta intachable en cualquier circunstancia, y que podemos decir que son niños muy bien educados por sus padres. ¿Será el caso de tus hijos? Veamos:

¡Qué niño tan hermoso y bien portado!

Estos niños bien portados son fáciles de percibir ya que conquistan nuestro corazón con sus correctas maneras de ser. Como por ejemplo:

Advertisement

1. Piden permiso para lo que sea

Ya sea dentro de casa o fuera de ella, estos niños suelen pedir permiso para hacer lo que quieren, ya sea jugar, ir al baño o simplemente comer algo. Están tan acostumbrados a pedir autorización de un adulto, que es sorprendente.

Sin duda, estos niños son bien educados, incluso podemos hasta reírnos porque para todo piden permiso, hasta en cosas que realmente no tienen por qué pedir.

2. Recogen su tiradero

El mundo de los niños es fantástico, siempre andan inventando, creando y explorando, por ello es que suelen hacer mucho tiradero de juguetes por toda la casa o el lugar donde se encuentren.

Cuando un niño es bien portado, procura siempre recoger o guardar las cosas que utilizó para jugar.

Por lo regular siempre los padres luchamos para que los hijos obedezcan y siempre limpien su habitación, sin embargo, los niños bien portados son proactivos, es decir, hacen las cosas sin que se las ordenen.

Advertisement

3. Comen su plato de comida

Es común que los niños eviten comer comida que se vean poco apetitosas o que tal vez han probado pero que no les han gustado. Cuando un niño bien educado come todo lo que está en su plato aunque sean verduras o cualquier cosa que no le agrade, esa actitud la podemos interpretar que es bien criado por sus padres; sobre todo cuando están en una casa ajena.

Estos niños saben perfectamente que la comida no se desperdicia y que no es bueno dejar de comer o tirar la comida a la basura.

4. Cumplen con las reglas

No importa si están de acuerdo o no en las reglas que imponen sus padres, solo las cumplen sin opinar o juzgar. Ellos saben perfectamente que las reglas están ahí por alguna razón y ellos prefieren cumplirlas que recibir un castigo.

Eso habla muy bien de los padres, ya que se han tomado el tiempo para explicar a sus hijos el porqué deben hacer o no las cosas.

5. No interrumpen conversaciones

Sabemos que los niños por lo general quieren llamar la atención o quieren que se les escuche cuando ellos hablan, sin importar qué este haciendo mamá o papá o cualquier adulto; para ellos es importante lo que quieren comunicar.

Advertisement

Un niño es bien educado cuando evita interrumpir las conversaciones de los adultos aunque quiera ser atendido al instante. Por lo regular suele esperar a que se termine una conversación y así tomar el lugar para poder hablar.

6. Expresan sus sentimientos

Aunque parezca algo raro, suele pasar que algunos niños saben controlar sus emociones negativas a su corta edad, por lo regular evitan las discusiones y prefieren optar por expresar sus sentimientos para tener acuerdos; incluso evitan decir groserías o insultar.

Son niños que han aprendido con el ejemplo de sus padres, por lo que es algo que debemos reconocer y aplaudir; ya que enseñar a los pequeños a controlar sus emociones no es nada sencillo de lograr.

7. Cuidan sus pertenencias

Por lo regular los niños son destructores, les gusta indagar e investigar para poder entender cualquier cosa que este a su alrededor. Sin embargo, podemos decir que los niños bien educados cuidan sus pertenencias y las de los demás, sin romperlas, olvidarlas o destruirlas.

Aunque sean pequeños ellos saben que los objetos que poseen tienen valor y que las tienen gracias al esfuerzo que realizaron sus padres. Puede ser que los padres no vuelvan a comprar tal cosa que daño y así ellos comprendan que deben cuidarlas.

Advertisement

8. Respetan a los seres vivos y la naturaleza

Para cualquier padre es importante que sus hijos aprendan a respetar a los seres vivos, ya sea a las mascotas como las plantas. Es por ello que podemos decir que los niños bien educados evitarán destruir o maltratar a los seres vivos que les rodean.

Por lo general siempre están dispuestos a cuidar la naturaleza y a sus mascotas; ya que saben que son importantes y que de una manera inexplicable estos seres sienten y por ello se deben cuidar.

Como mencionamos anteriormente, los niños bien educados sobresalen, son fáciles de identificar, ya que tienen comportamientos a actitudes que la mayoría no tiene.

¡Claro! Como adultos debemos comprender que todo niño es distinto y que tal vez aunque los padres traten de criarlos de la mejor manera posible ellos no se comportan como se espera.

Recuerda que la paciencia, perseverancia y tiempo de calidad que pases con tus hijos, serán de ayuda para que ellos aprendan a comportarse de tal manera que sea en el futuro un adulto de bien.

Advertisement
Toma un momento para compartir ...

Adriana Acosta Bujan

Adriana Acosta estudió comunicación, es madre de un adolescente, y actualmente se dedica a la enseñanza e investigación a nivel universitario en Puerto Vallarta. Publica sus escritos esperando que ayuden a las personas que leen sus útiles vivencias