8 momentos en la vida en los que necesitamos la ayuda de un psicólogo

A veces no podemos con todo. Si la mochila que cargas es pesada, permítete recibir la ayuda de un psicólogo para salir adelante.

Danitza Covarrubias

En épocas pasadas se pensaba que ir al psicólogo era semejante a estar loco. Actualmente está un poco más normalizado, sin embargo, aún existe la pregunta en la mayoría de la gente: ¿cuándo es pertinente acudir a ayuda profesional con un psicólogo?

A continuación, te compartiré unas cuantas situaciones que ameritan acudir a ayuda profesional:

1 Trauma

En la vida suceden eventos fuertes que nos son difíciles de asimilar. Ocasionan un golpe emocional intenso e incluso desestructuran todas las creencias, certezas. Por ejemplo la muerte inesperada de algún ser querido, un asalto, una mudanza, una separación, un temblor.

Suelen generar tanto dolor, tantas preguntas, tantas emociones revueltas unas con otras, que llega a haber un punto de quiebre que no permite seguir funcionando como antes. Por ejemplo, quien no puede salir a trabajar por el temor de volver a ser asaltado.

Ante este tipo de situaciones es necesario un acompañamiento profesional que ayude a mirar todos los recursos personales para poder seguir adelante con la vida.

Advertisement

2 Repeticiones

Hay veces que en nuestra historia nos encontramos en una situación similar una y otra vez. O incluso que la familia ha repetido una misma historia en varias ocasiones. Casi es ley que no se explican cómo llegan a estar en esa situación. De ser así, el ojo de un psicólogo podrá colaborar en saber cómo es que una persona llega a esas repeticiones, y cómo salir de ello.

3 No entiendes lo que te sucede

Hay algunas ocasiones en que sientes malestar. Puede ser ansiedad,  tristeza, puede ser mucho enojo, pero no sabes qué te sucede, por lo tanto tampoco sabes cómo resolverlo. Este es uno de los casos en los que una mirada profesional puede ser de gran utilidad.

4 Congruencia dices, haces, sientes

Las personas aunque no tengan estudios respecto a la salud mental suelen expresar sentirse «locos». Cuando expresan esto se refieren a cuando dicen una cosa, hacen otra, pero sienten una distinta.

Es decir, los pensamientos, sentimientos y acciones van en direcciones distintas. Esto causa la sensación de locura personal. Las personas buscan esa congruencia, esa sensación de sensatez personal. Cuando no lo la logras a pesar de tus esfuerzos, es menester buscar ayuda.

5 Crisis

Como en el trauma, hay eventos que nos ocasionan un desajuste personal. A diferencia del trauma, la crisis nos permite seguir siendo funcionales. Sin embargo, de no atenderse,, puede llevar a empeorar hasta el punto de no poder hacer las actividades normales y cotidianas.

Advertisement

Por ejemplo, cuando hay una crisis en la relación de pareja, no hay ruptura, no hay un trauma, sin embargo, hay un desajuste en el cual no se encuentra solución.

En general, las parejas llegan a la consulta cuando ya hay un daño mayor. Es preferible acudir a ayuda profesional antes de que no haya vuelta atrás en la ruptura de la pareja.

6 Adicción

En nuestra sociedad, la mayoría de las adicciones son socialmente aceptadas. Por ejemplo los vinitos para relajarse, el cigarro, comprar compulsivamente, o comer de manera desmedida. Incluso el “workaholic”, que es alguien que no puede dejar de trabajar se considera como un gran elemento para las empresas.

Sin embargo, las adicciones en el fondo tienen un gran componente emocional. Hay un vacío profundo, casi existencial, que no pueden llenar. Es a través de estas adicciones que lidian con esta sensación. Poder descubrir el verdadero vacío ayudará a poder decidir cuándo tomar, cuándo comer, cuándo fumar, trabajar, o incluso dejar de hacerlo.

7 Síntomas físicos

Existe el paradigma de que las enfermedades son una expresión de lo que le sucede al alma en el cuerpo. Puede ser que compartas esta idea o no, o que le des el beneficio de la duda. Lo que sí es cierto y está comprobado es que un mejor estado anímico y bienestar emocional afectan positivamente el sistema inmunológico.

Advertisement

Si estás atravesando por alguna enfermedad, o síntomas físicos, puedes acudir a un profesional de la psicología como una ayuda extra para que recuperes tu salud integral.

8 Crecimiento personal

Muchas personas creen que el psicólogo sólo es cuando estamos locos. Sin embargo, el crecimiento no sólo es fisiológico. Cada vez que tenemos una nueva experiencia, crecemos también en conciencia y en el autoconocimiento. Entrar a un proceso personal puede también tratarse de buscar crecer, en el autoconocimiento, en la conciencia, en la espiritualidad.

¿Porqué la espiritualidad? Porque a veces no encontramos sentido a nuestra vida. Es difícil poder mirar la parte espiritual si la parte humana no es mirada. Crecer en conciencia es también crecer en el espíritu.

Ir al psicólogo, como ya algunos dicen, no debería ser signo de locura, sino de salud mental y amor propio. Siempre somos ciegos a nuestras situaciones. Un ojo externo siempre ayuda a mirar más allá de nuestras narices. Ampliar la mirada a nuestra realidad nos hará tener acciones que nos hagan lograr vivir lo que deseamos.

Lee también: ¿Cómo elegir, en pareja, un psicólogo?

Toma un momento para compartir ...

Danitza Covarrubias

Danitza es originaria de Guadalajara, Jalisco, en México. Licenciada en psicología y maestra en desarrollo transgeneracional sistémico, con certificación en psicología positiva, así como estudios en desarrollo humano, transpersonal y relacional. Psicoterapeuta, docente, escritora y madre de 3. Firme creyente que esta profesión es un estilo de vida.