8 verdades que los ancianos desean que aprendas antes que sea tarde

Solo tienes una vida y vale la pena vivirla sabiamente.¿Estás dispuesto a aprender de aquellos que hablan con la voz de la experiencia?

Erika Patricia Otero

Seguramente conozcas el dicho que dice: «Mas sabe el diablo por viejo que por diablo». Básicamente, habla acerca de la sabiduría que viene de la mano con los años, y es cierto. Los ancianos a través de sus muchas experiencias de vida, acumulan conocimientos que las personas jóvenes no tienen.

No es que los ancianos lo sepan todo; pero en efecto, saben mucho más que todos los que no hemos superado los 65 o 70 años. Además, me atrevería a decir que hay cosas que ni los años nos ayudan a comprender.

Cómo sea, lo interesante es que jamás es tarde para aprender de esas cosa que de verdad le dan significado a la existencia. Por eso, hoy mi deseo es compartir algunas de ellas contigo.

1 La primera persona con la que debes ser amable eres tú

Esto es algo que cuesta mucho. A veces te autocastigas de formas impensables y que no piensas que sea dañino. Además, a veces comes mal, te insultas si cometes un error o no logras un objetivo. Por si fuera poco, tienes malos hábitos y vicios que deterioran tu organismo.

Pese a todo eso, crees en ti pero te exiges de manera incansable y deseas alcanzar la perfección; algo que sabes es imposible. Lo cierto es que entre más rápido seas conscientes de eso, menos daño te harás.

Advertisement

Aceptar que eres imperfecto es el primer paso para ser más amable contigo. Esfuérzate por enfocarte en tus logros; actúa si deseas que algo cambie en ti y cuando lo logres, siéntete feliz de ello.

2 Ser una buena persona es gratificante

Si hay algo agradable y que gane la buena estima de las personas es ser una buena persona. Por lo general, quien decide ser amable, compasivo y generoso con los demás, es una persona que sabe lo doloroso que es tropezarse con una persona engreída.

Nada te cuesta dar una sonrisa, ceder  tu puesto en el transporte público a alguien, saludar al llegar a una tienda, decir «por favor«, «gracias» y perdón». Aunque no creas esos pequeños detalles, no solo te hacen una mejor persona para con los demás, sino también para contigo mismo.

Haz el propósito cada día de hacer algo bueno por alguien, de alimentar a un animal en necesidad, de ayudar a alguien con hambre. Créeme, no son grandes cosas, pero en serio que cambian la vida de quienes son tocados por tu amor y compasión.

3 ¿Quieres tener abundancia? Sé agradecido

Vivimos en un mundo tan enfocado a lo negativo y a lo que hace falta, que ser agradecido por lo que se tiene es algo a lo que se le resta importancia.

Advertisement

Cuando comienzas a agradecer lo que tienes, empiezas a darte cuenta que eres abundante en formas que ni sabías.

Comienza hoy dando gracias por tu hogar, por tu familia, por tu empleo y tu salario. Sigue agradeciendo a diario por tu salud y por cada pequeña cosa que tienes la gracia de tener. Verás no solo como llegan más maravillas a tu vida, sino que también empezarás a ver con más optimismo la existencia.

4 Trabaja, pero que la vida no se te vaya en ello

Es cierto que si deseas lograr una meta, debes trabajar por ello. Sin embargo, dedicar tu vida al trabajo con el fin de lograr éxito puede llevarte a perder muchas cosas y personas valiosas de tu vida.

Pueda que sientas que esforzarte hasta los fines de semana para lograr tus metas sea algo loable; pero en realidad, cuando llegues a viejo te vas a dar cuenta que muchos de los sacrificios que hiciste no valieron la pena.

Sé justo con el tiempo que inviertes a tu trabajo, a tus metas profesionales; pero no descuides tu salud, tu familia y tu bienestar.

Advertisement

5 Cada fracaso es una lección que aprender

Fracasar es muy doloroso. Pierdes la fe en ti, en las personas y sientes además que has perdido el tiempo. Pese a eso, cada caída o fracaso siempre deja una enseñanza que te ayuda a no volver a cometer los mismo errores de antes.

El fracaso es una oportunidad para hacer mejores planes, cambiar metas, fortalecerse y seguir adelante con lo que sea te plantees realizar en tu vida.

Cuida que el fracaso no se apodere de tu vida y tus deseos de progresar. A veces es necesario parar y respirar para poder observar el panorama de una mejor manera; entonces, podrás seguir adelante con la seguridad que te dio la caía de antes e ir con pie más firme por lo que sea te hayas propuesto alcanzar.

6 Vive en el «aquí y el ahora»

En lo personal soy sumamente consciente de que esto es un grave error en el que muchos caemos sin darnos cuenta. Piensa un poco en lo siguiente: Vivir recordando el pasado, te sume en la depresión; vivir preocupado de manera constante por el futuro va a llevarte a sufrir de ansiedad. Por eso, es vital que siempre trates de vivir el presente; como dijo el Maestro Oogway  de la película infantil Kung Fu Panda:

Resultado de imagen para maestro oogway frases

Advertisement

Lograr vivir en el presente aunque no lo creas puede ser un poco difícil, pero no es imposible. Lo que puedes y debes hacer, es vivir de manera consciente. Para ello, dedica más tiempo a tu familia y disfruta de las cosas que te pasan. De a poco, te darás cuenta que estás construyendo recuerdos y vivencias que son la más valiosa herencia que tendrás y dejarás a tu familia.

7 No permitas que la procrastinación tome el control de tus días

Algunas personas suelen dejar para otro momento las cosas que necesitan su atención ahora. Esa acción te lleva a perder la concentración en lo que haces, dejas las cosas a medias y no las terminas nunca.

Empéñate en terminar cada tarea que comiences, fuérzate a hacerlo y no comiences algo antes de no haber terminado eso que estabas haciendo. Para hacerlo, debes estar concentrada en tu presente y cada cosa que hagas. Si te empeñas vas a lograrlo porque si tienes en tu mente que puedes hacerlo, lo vas a lograr.

8 Una acción vale más que mil palabras

A veces las palabras se quedan en meras promesas sin cumplir, mismas que hacen a las personas a perder la confianza en ti.

Mejor actúa. Si ves que alguien necesita tu ayuda, no tardes en ayudar. Si sientes que tus hijos necesitan una palabra de ánimo, un abrazo o reclaman tu atención, dales eso de ti y verás como esa incondicionalidad hará que te valoren y amen más.

Advertisement

Procura usar tus palabras para expresar palabras amables, para agradecer, para estimular a los demás a seguir luchando y no para juzgar ni dañar. Eso te hará la vida más amable.

A cualquier persona mayor que pidas consejo te dirá que hay cosas de las que te arrepientes y no puedes cambiar. Sin embargo, es bueno que las conozcas ahora que eres joven y puedes implementarlas en tu vida; de verdad que le darán un significado increíble a tu existencia. Tu familia lo agradecerá y al final de tus días te sentirás más satisfecha de lo logrado.

Toma un momento para compartir ...

Erika Patricia Otero

Psicóloga con experiencia en trabajo con comunidades, niños y adolescentes en riesgo.