9 recomendaciones para generar la abundancia familiar

Llegar a vivir de manera cómoda con lo suficiente y algo más no es cuestión de surte, se trata de trabajo, disciplina y el firme deseo de ser generoso. Lee este artículo, lo encontrarás muy interesante.

Emma E. Sánchez

Prometer que la riqueza llegará a tu vida de manera mágica o sin esfuerzo de tu parte es una mentira o implicaría que hicieras una acción ilícita, por lo tanto es mejor ser honesto y decir que si trabajas de manera inteligente y constante podrás lograr tener no sólo lo suficiente, sino hasta un poco más para ti y quienes amas.

Generar la abundancia en el hogar comienza contigo y termina con el último integrante más joven de casa. La familia debe de estar en sintonía y creer que es posible: que se puede vivir muy bien si todos se sujetan a las reglas y a una forma de vida prudente y frugal, en la que todos colaboren, especialmente tu pareja. Cuando el matrimonio no está unido en este propósito y uno se esfuerza en ahorrar pero el otro es despilfarrado, difícilmente se lograrán las metas económicas que beneficien a toda la familia. No pierdas esto de vista.

Lee las siguientes nueve recomendaciones y compártelas con tu pareja, piensen cuáles son las que pueden poner en práctica y cuáles deben de posponer o planear mejor; luego, juntos, comuníquenlas a los demás integrantes de la familia y ¡adelante!, a trabajar juntos por su estabilidad económica y financiera:

1. Vivir según un presupuesto

Mi papá solía decir que “quien controla su cuerpo, su mente y su dinero tiene el éxito asegurado”, y los años le han dado la razón. Si te acostumbras a sujetarte a un presupuesto, será muy difícil que pierdas el control de tu dinero.

Planear los gastos es sencillo, apegarse al plan es lo complejo, pero cuando te esfuerzas quincena a quincena, o mes a mes, pronto estarás desarrollando un hábito y una fortaleza personal que nada más las personas íntegras consiguen tras mucha disciplina y esfuerzo constante. Si fallas un mes, sigue intentándolo, no tires la toalla a la primera.

Advertisement

.

2. Tener un guardadito

Ahorrar en casa: energía, recursos, tiempo. Cuida tus bienes y tu salud, guarda para una emergencia, para adquirir de contado objetos que requieras en el hogar en lugar de usar el crédito; y no olvides ahorrar para tu retiro.

3. Cuánto se gana y cómo se gasta

Muchas parejas no logran el éxito económico por dos razones: el egoísmo y la deshonestidad. Pensar que el dinero que uno gana es sólo suyo limita que fluya la riqueza en el hogar; esconder la manera en la que se obtiene, la cantidad y cómo se gasta a los integrantes de la familia, no es buena señal y genera inseguridad, siembra duda y fomenta el egoísmo. Cuando a los hijos se les involucra, según su edad, en la toma de decisiones, se les prepara para que ellos administren mejor su dinero en el futuro, para que tomen conciencia de lo que cuesta ganarse las cosas y se vuelvan personas productivas, bien administradas y generosas.

.

4. Mal de muchos: compras compulsivas

Estas compras hacen mucho daño, merman no únicamente la cartera y el patrimonio familiar, sino también la fuerza de voluntad.

Advertisement

5. Las tarjetas y su encandilamiento

Las tarjetas de crédito son un instrumento financiero que no es malo, pero sí un arma de dos filos: sé inteligente en su manejo y no te permitas su abuso. Prefiere el ahorro y las compras de contado, no te dejas encandilar por aquello de que “el que nada debe, nada tiene”, eso es una falacia a la que muchos sucumben.

6. Más de una fuente de ingresos

Sin abusar de tus fuerzas o del tiempo que se dedique a la familia, considera tener otro ingreso como un pequeño negocio, hacer horas extras en el trabajo o prestar un servicio que te pueda ayudar a tener otra entrada y para, en caso de perder tu empleo, disponer de un modo digno de salir adelante.

7. No gastar lo que no se tiene

Muchos cometemos el error de gastar lo que no tenemos y endeudarnos para aparentar ser lo que no somos y tener lo que no podemos. Ese estilo de vida sólo siembra desesperación, angustia y una falsa percepción de la realidad.

8. Vivir de manera frugal

Reparar lo que se descompone, reusar, reciclar, arreglárselas sin comprar inmediatamente algo y ser prudente con la administración de los bienes y el dinero, hará la diferencia en la vida de la familia.

9. Generosidad y servicio

Este es el secreto de la abundancia: ayudar a otros, apoyarlos, gastar cuando se deba gastar en el bien de otros, ofrecernos a servir y poner nuestros dones y talentos para que otros también mejoren su situación, siempre traerá más riqueza y beneficios a nuestra vida y todo fluirá para bien de todos.

Advertisement

Vivir con comodidad es posible, y lo mejor es poder ir a la cama en paz sin tener la angustia que generan la deuda, la carencia y el no poder enfrentar los desafíos de la vida porque no se tiene dinero. Eso es lo mejor: disfrutar de la vida y de quienes amamos porque hemos trabajo lo necesario para lograrlo.

Toma un momento para compartir ...

Emma E. Sánchez

Escritora, esposa y madre de tres hijas. Interesada en el fortalecimiento y formación de la mujer, la familia y el hogar.