9 señales genuinas de que tu hijo te ama

Además de los besos y abrazos, tu hijo hace algunas cosas para decirte cuánto te ama.

Fernanda Gonzalez Casafús

Cuando tienes hijos la vida pasa descaradamente frente a tus ojos. Y cuando nos detenemos a ver el rostro de nuestros hijos descubrimos el inmenso amor que nació intempestivamente en nuestro corazón. Pero también vemos cómo ellos nos devuelven ese amor a través de sus actos cotidianos.

Tener hijos pequeños puede ser agotador, lo sé. Pero también es una de las experiencias más gratificantes en la vida. Nuestro agotamiento físico y mental es proporcionalmente directo al amor que ellos nos dan y que nosotras, las madres, somos capaces de brindar.

Tus hijos te aman, y lo sabes. Y aunque a veces algunos actos te saquen de quicio, para ellos tú eres el ser más importante en este mundo. Y con sus pequeños gestos cotidianos gritan en silencio ¡Te amo mamá!

1 Te busca sin cesar

Desde que es un recién nacido, para tu hijo tú eres su mundo. Buscará estar contigo día y noche. Y aunque a veces te sientas saturada, es la mejor forma de demostrarte que te ama y te necesita.

2 Quiere tu atención constantemente

Los niños pequeños requieren constante atención de sus padres. Entonces estará todo el tiempo diciendo “mira mamá”, y te mostrará sus hazañas una y otra vez. Mis hijos pequeños lo hacen todo el tiempo; ellos buscan mi aprobación y se ponen felices cuando les presto atención.

Advertisement

3 Se angustia cuando se separa de ti

Alrededor de los 8 meses de edad los bebés transitan una etapa llamada por los expertos “angustia de la separación”. En esta etapa los niños comienzan a ponerse ansiosos ante la separación de su madre.

Apenas desapareces de su vista, tu bebé comenzará a llorar. Esto es completamente normal, y tu hijo necesita toda la contención y apoyo. Te está diciendo que te necesita para atravesar este camino hacia la independencia.

4 Todo lo quiere hacer contigo

Jugar, estar contigo, sentarse sobre tu falda, estar contigo cuando tú cocinas o limpias, etc. Todo quieren hacerlo contigo. Eres su ejemplo, su modelo a seguir. Tu hijo te ama tanto que le complace enormemente compartir todas sus actividades contigo.

Él traerá sus pinturas para colorear contigo, querrá hacer castillos de arena, siempre contigo, y donde vayas, él querrá ir. Tómalo como una muestra insoslayable de amor. Y disfrútalo, porque cuando menos lo esperes, estarás rogando que esto vuelva.

5 Te hace enojar

A partir de los 2 años los niños comienza la etapa de los berrinches. Los pequeños no pueden controlar sus emociones, por lo que se frustran rápidamente. ¿Y cómo es que esto es una prueba de amor? Sucede que para tu hijo tú eres en quien él deposita toda su confianza. Y con nadie se siente más a gusto que contigo.

Advertisement

Por ello, descarga todas sus emociones frente a ti, en un intento de que tú ayudes a gestionarlas. Los expertos aseguran que ésta es una fiel prueba de amor, que demuestra que tu hijo se siente plenamente confiado contigo.

6 Busca complacerte

Aunque a veces no parezca, y pienses que es un pequeño revoltoso, tu hijo busca complacerte y que seas feliz. Él adora ver tu sonrisa.

Cuando mis hijos intentaron hace un tiempo prepararme el desayuno hicieron un desastre en la cocina. No pude enojarme, ellos intentaban sorprenderme, y lo hicieron. Su intención fue complacerme y retribuir amor. Debemos ver cada acto de amor en las acciones cotidianas de nuestros hijos.

7 Quiere dormir junto a ti

La naturaleza nos creó de tal forma que un niño pequeño necesita dormir junto a su mamá para sentirse seguro y protegido. Cuando tu hijo demuestra que no puede dormirse sin sí, está diciendo que te necesita y eres su mundo.

Los expertos respaldan esta práctica hasta los 3 años de edad, pues beneficia el desarrollo neuronal de los niños, al tiempo que refuerza su autoestima. El colecho convierte a los niños en adultos emocionalmente sanos, y favorece el vínculo parental.

Advertisement

8 Jamás se fija en tu aspecto

Ellos no se fijan en tu pelo revuelto, en tus arrugas o en lo que quedó de tu vientre tras los embarazos. Ellos aman a su mamá tal cual es, y para los hijos, su mamá siempre será hermosa.

Eso es amor verdadero, pues los niños valoran de sus padres un montón de aspectos pero jamás se fijan en la cuestión física. ¿Quién puede amarnos más profundamente que ellos?

9 Te regala sus dibujos

Un garabato que luego va transformándose lentamente en un dibujo con sentido. Todos los trazos de nuestros hijos, que nos regalan con amor, son la más fiel demostración de cariño para con nosotros.

Ellos sienten que deben regalarnos su mejor obra de arte, porque la merecemos, y porque la valoramos. Para tu hijo, regalarte un dibujo, o una flor, o una piedra que encontró, es un genuino acto de amor.

Tú eres la gran motivadora de ese amor

Si tu hijo tiene todas estas demostraciones de amor es porque tú estás fomentando ese vínculo. Tu hijo siente que eres especial y lo demuestra desde que nace, con su mirada, sus llantos, sus gorjeos y sus primeras sonrisas.

Advertisement

Luego, sus besos y abrazos diarios reforzarán ese amor que crece día a día. El vínculo que tienes con tu hijo es inquebrantable, y sólo una madre puede dar fe de ello.

Un vínculo celestial

El amor recíproco entre una madre y un hijo crece desde el vientre. Cuando sabes que lo cargas dentro de tu ser, comienza a gestarse un amor que trasciende lo terrenal.

Entonces, acaricias tu barriga, lo piensas, lo nombras, lo sueñas. Y luego, cuando nace, tu corazón sale de tu pecho y no puedes creer que serías capaz de sentir tanto amor.

Abraza y besa a tu hijo. Desde el primer minuto de vida tenlo en tus brazos, pues es eso lo que los bebés necesitan. Fomenta el vínculo a través de tus actos cotidianos.

Escúchalo cuando él lo necesita, pero escucha también tu corazón de madre, que junto con tu intuición, te marcarán el camino. Tu aura maternal sabe lo que tu hijo necesita, y el amor que le profesas, él te lo devuelve con creces.

Advertisement

Comparte este artículo con todas aquellas madres que aman profundamente a sus hijos.

Toma un momento para compartir ...

Fernanda Gonzalez Casafús

Fernanda Gonzalez Casafús es argentina y mamá de dos. Licenciada en Periodismo, especialista en Redacción Digital y Community Managment. Ama los animales, la danza, la lectura y la vida en familia. Escribir sobre la familia y la maternidad se ha convertido en su pasión.