9 síntomas de malestar que JAMÁS debes pasar por alto en tus niños

Para evitar problemas mayores es mejor que estés atento a estos 9 síntomas de malestar en niños (que muchos preferimos ignorar) y prevengas un mal mayor.


Erika Otero Romero

Toda persona que tenga niños pequeños bajo su cuidado debe estar al tanto de ellos, ya que así como cuando el niño se siente enfermo y llora debido al malestar, en otras ocasiones no lo hará y se mostrará como si nada y quizás solo se queje de un leve malestar que puede parecer insignificante, pero es probable que de intrascendente no tenga nada.

Es por ello que se hace importante estar atentos a los siguientes síntomas en los niños, pues ellos pueden ser el aviso de un mal mayor. Esos 9 síntomas que no debes ignorar en tus pequeños los encontrarás a continuación.

1. No responde a los sonidos fuertes

Esta es una señal para estar atento principalmente en los recién nacidos y bebés que aunque si bien no todos responden de la misma manera ante estímulos similares, sí que debe haber alguna similitud. Por eso, si notas que tu niño menor a tres meses no responde a sonidos fuertes ni se siente incómodo con ellos, lo recomendable es que haga una cita con su pediatra, así podrá ver si padece algún tipo de problema auditivo.

2. Pérdida de la audición

Durante el crecimiento, lo habitual hoy día es que los niños tengan acceso a dispositivos electrónicos para escuchar música, jugar, ver películas etc., sin embargo, algo que no se tiene en cuenta es que la audición corre serios peligros debido a la exposición a este tipo de aparatos.

Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), alrededor del 12,5 por ciento de los niños de 6 a 19 años presentan daño auditivo permanente debido a la exposición a ruidos fuertes.

Tu puedes evitar que tu hijo exceda el sonido que usa en esos dispositivos, controla el tiempo que usa audífonos y tiene acceso a equipos con volumen creciente, y desde luego acude al otorrinolaringólogo para saber que puedes hacer por tu pequeño

3. Problemas de enfoque

Si notas que tu bebé nunca parece centrarse en objetos o tiene dificultades para encontrar objetos cercanos como su cara o su mano, informa a su pediatra.

Es vital que esté atento a los signos que pueden indicar que su niño en edad escolar está presentando un problema visual, estos pueden ser: entrecerrar los ojos, frotamiento de los mismos, dificultad para leer o sentarse muy cerca del televisor.

También asegúrate de preguntarle a él o a su maestra si tiene dificultades para ver en la pizarra o tablero. Muchos de los niños que son calificados como malos estudiantes, la mayoría de las veces no rinde en la escuela por defectos visuales y no por un trastorno tipo psicológico.

Advertisement

4. Fiebre alta y dolor de cabeza severo

La fiebre es común en los niños cuando tienen enfermedades tipo virus estomacales o infecciones menores. Cuando una fiebre alta es acompañada por un fuerte dolor de cabeza, tan severo que su niño tiene dificultad para mantener los ojos abiertos, es posible que eso sea un síntoma de una enfermedad grave y debe llevarlo al pediatra para descartar meningitis o cualquier otro mal. Si la meningitis es detectada a tiempo puede ser la diferencia entre la vida y la muerte de su pequeño.

5. Dolor abdominal

Aunque puede ser habitual que un niño tenga dolor de estómago debido a cambios en su dieta alimenticia o por llenura debido a que ha comido mucha “comida chatarra”, este también puede ser una señal de un mal que requiera más atención. Por eso si tu niño presenta los siguientes malestares, es posible que se trate de una apendicitis y si o si debes consultar al pediatra.

Los síntomas son:

Dolor abdominal en el lado inferior derecho

Vómito

Diarrea

Dolor de estómago cuando se toca

La principal diferencia entre la apendicitis y un dolor de estómago, es que en la primera el dolor tiende a hacerse más intenso con el paso del tiempo.

6. Fatiga extrema

Lo normal es que los chicos estén colmados de energía, por ello si tu hijo se muestra desganado entonces debes estar atenta.

Hay varios motivos de fatiga extrema, puede ir desde anemia, malabsorción de nutrientes, dolores de cabeza y depresión, permita que sea el médico que diga qué es lo que está pasando con su hijo y que ambos hablen de lo que sea esté pasando.

7. Problemas respiratorios

Según el Centro de control y prevención de enfermedades (CDC por sus siglas en ingles), casi el 10 por ciento de los niños en los Estados Unidos tienen asma.

Advertisement

El asma se distingue porque los chicos tienen dificultad para respirar al jugar o hacer ejercicio, silbido al exhalar, dificultad para respirar o dificultad para recuperarse de una infección respiratoria.

El tratamiento no cura el asma, pero si minimiza los síntomas o detiene los ataques de asma cuando se presentan. Lleve a su niño al pediatra si nota que su niño no puede respirar bien.

8. Pérdida de peso

La pérdida de peso inexplicable en niños siempre es algo que genera preocupación. Que suba y baje de peso de manera ocasional es normal, pero no cuando el pequeño baja de forma dramática de peso. Es vital que lleve al niño al médico y le haga saber lo que está ocurriendo.

9. Sed excesiva

La sed excesiva en niño puede ser señal de diabetes, por ello, si notas que tu niño por más que toma agua no parece satisfacer su sed, llévalo al médico inmediatamente.

Según el Centro de control y prevención de enfermedades, alrededor de 151.000 personas menores de 20 años de edad en los Estados Unidos sufren diabetes tipo 1. El exceso de sed es sólo un síntoma, otros incluyen aumento de la micción, hambre extrema, pérdida de peso y fatiga.

Existen muchas razones por las cuales tu hijo necesitará ir al médico mientras está en proceso de crecimiento, recuerda que el bienestar y la vida de tu pequeño está en tus manos.

Toma un momento para compartir …

Erika Otero Romero

Psicóloga con experiencia en trabajo con comunidades, niños y adolescentes en riesgo.