A pesar de las adversidades, elijo amar a mi esposo

Elegir amar a tu esposo siempre tendrá grandes recompensas. Si crees en el amor verdadero, verás la vida de otra forma.

Emma E. Sánchez

Todos los matrimonios en algún momento de nuestra historia pasaremos por aflicciones, conflictos y  desafíos que nos harán dudar o reconsiderar permanecer juntos.

Te cuento tres pequeñas historias:

Cierto matrimonio vivía feliz con sus cuatro hijos pequeños y llevaba una vida totalmente normal, como cualquier familia;  hasta que una enfermedad degenerativa acabó con la movilidad de la madre dejándola postrada en una silla de ruedas, pudiendo a penas mover un solo brazo.

Con mucho esfuerzo durante muchos años,  la familia salió adelante. Criaron a sus niños, les dieron educación, y un día formaron sus propias familias.

El padre siempre fue un hombre devoto de su familia y su hogar, y no fueron pocas las veces que pude ver cómo subía y bajaba a su esposa del carro para colocarla en su silla de ruedas, y poderla llevar a su lado. Cuando él envejeció, sus yernos le ayudaban para poder cargar a su querida esposa, y luego él, personalmente empujaba su silla de ruedas.

Advertisement

Ella falleció primero  y solo dos años después él también falleció.  En su funeral me impresionaron mucho las palabras del hijo mayor acerca de su padre. Él dijo: «cuando mi madre enfermó, mi papá pudo haber decidido dejarla, pero decidió cuidarla. Cuando nosotros crecimos, él pudo decidir también irse y dejarla, pero decidió quedarse a su lado. En todos los años que estuvieron juntos, mi padre siempre decidió amar a mi mamá». Esas palabras se me quedaron grabadas.

Nosotros siempre podemos decidir amar a nuestra pareja pase lo que pase.  Amar es una decisión personal

Conocí otro maravilloso matrimonio, donde él alguna vez le fue infiel a su esposa,  y en una muy sincera charla con ellos, me contaron cómo él  fue con ella y confesó su error. Luego, cómo ella decidió no solo perdonarlo, sino  seguir con él y amarlo mejor que antes.

Este buen hombre en medio de lágrimas contaba la historia de sus errores y cómo su maravillosa esposa lo había ayudado a ser un hombre y un padre de verdad. Ella pensaba “que yo valía la pena y decidió amarme a pesar de mis muchas debilidades”  Ambos también envejecieron y murieron, dejando una familia grande y fuerte como pocas.

Cuando reconocemos el valor de nuestro compañero, lo amamos verdaderamente

María era muy feliz,  apenas tenía pocos años de casada, una hija pequeñita y otro bebé venía en camino,  cuando una tarde llegó su esposo a casa y le confesó que había realizado una serie de malos negocios, algunos inclusive ilegales.

En unas horas fueron embargados, en una semana habían perdido su carro, su casa, el trabajo y muchas de sus posiciones. En el afán de liberar a su esposa de las terribles consecuencias de sus errores,  él le ofreció separarse y evitar lastimarla más, cuando él se lo propuso, ella simplemente dijo: «No, yo no puedo abandonarte con estos problemas», y decidió quedarse junto a él.

Advertisement

Juntos enfrentaron las consecuencias legales, la pobreza, el escarnio de conocidos y de la familia misma, pero de igual manera, juntos trabajaron, construyeron otro hogar, tuvieron un tercer hijo, y hoy en día son abuelos; tienen una familia unida, son muy amados por su generosidad, y han llegado a ser un pilar en su comunidad.

Decidir amar a nuestra pareja, es un ejercicio diario que nos ejercita para resistir y salir adelante cuando las grandes pruebas de la vida llegan

 

Tú decides amar a tu pareja cada vez que haces lo siguiente:

Estás consciente de las debilidades de tu pareja

Esto es, que no te ciegas, que conoces sus alcances pero sobre todo, que puedes reconocer su potencial para sobreponerse a sus propias debilidades. Tú amas a tu pareja cuando no te burlas ni abusas de sus debilidades y pueden hablar de ellas sin mayores complicaciones.

Cuando aceptas a tu pareja como es

Si eres capaz de ver su debilidades o virtudes, conocer sus defectos, y puedes vivir con ello sin pretender cambiarlo, entonces estás ejerciendo el amor de una manera muy honesta que solo generará confianza entre ustedes.

Advertisement

Eres capaz de reconocer los puntos débiles de tu matrimonio

El matrimonio es asunto de dos y las dos personas lo crean o lo destruyen. Nuestro matrimonio será muy fuerte en tanto ambos cónyuges reconozcan sus debilidades y trabajen en sus fortalezas.

Buscas resolver los problemas más que buscar culpables

Buscar culpables y castigarles o exhibirlos es una práctica destructiva en las relaciones de pareja.  Cuando uno de los dos comete un error o presenta una conducta nociva, es muy buena idea revisarse juntos y enfocarse en la resolución y no en hacer sentir mal o dar una lección a la pareja.

Cuando se proponen metas juntos

Trabajar juntos en metas comunes no solo nos une como matrimonio, también nos ayuda a conocernos mejor y medir nuestras fuerzas. Negar las cosas que sí podemos hacer juntos es igual de perjudicial que ignorar aquellas en las que sí somos capaces de trabajar juntos.

Cuando perdonas y no vuelves a mencionar el pasado

Dicen que la mujer perdona pero no olvida, y puede ser cierto, pero en el caso de amar y verdaderamente perdonar a nuestra pareja, el hecho de no estar recordando y echando en cara los errores del pasado, puede ser tan valioso y fortalecedor que el perdón mismo.

Decir que hemos perdonado no sirve de nada cuando cada vez que nos enojamos volvemos a sacar la interminable lista de errores pasados. Tú demuestras amar a tu pareja cuando dejas los errores en el pasado, y aunque estén perfectamente clasificados en tu memoria, eres incapaz de herir removiendo el pasado.

Advertisement

Cuando lo prefieres a él antes que a tus amigas, tu trabajo

Hay tiempo para todo y para todos, y una manera de saber dónde está tu corazón es preguntarte ¿Con quien te gusta pasar el tiempo? ¿A quién prefieres tener a tu lado un viernes por la tarde?

Lo tratas con respeto y consideración

Las bromas pesadas y el maltrato no son nunca muestras de amor para nuestra pareja, y tampoco lo es el que permitamos que nuestros hijos, familiares y amigos lo hagan.

Cuando tú misma cometes errores y lo admites

Así evitas peleas y discusiones innecesarias; las cosas se pueden resolver mejor y más rápido. Las parejas maduras y felices lo practican a diario.

Cuando le animas a desarrollar sus propios dones y talentos  

No hay manifestación mayor de amor por alguien que cuando le otorgas la libertad de ser y manifestarse. Si eres capaz de animar a tu pareja a desarrollar sus propios talentos y gustos, y puedes disfrutar viéndolo ser feliz, entonces en verdad lo amas muchísimo.

Decidir amar, implica sacrificio  y mucho esfuerzo, inclusive a veces por periodos largos de tiempo, pero siempre tendrás la seguridad que vale mucho la pena hoy esforzarse, porque será el cimiento de algo mucho más  grande y mejor para ti y los que amas. Te lo aseguro.

Advertisement
Toma un momento para compartir ...

Emma E. Sánchez

Escritora, esposa y madre de tres hijas. Pedagoga, Directora de un centro escolar de educación básica, y asesora de formación familiar. Interesada en el fortalecimiento y formación de la mujer, la familia y el hogar.