¿A qué edad la sonrisa de tu recién nacido es INTENCIONAL y sólo para ti?

Los bebés sonríen desde la panza, ya que se trata de uno de los primeros impulsos neurológicos, pero a esta edad, su sonrisa es de mamá.


Fernanda Gonzalez Casafús

La primer sonrisa de tu bebé te derrite de ternura y te llena de orgullo. Esperabas ese momento con ansias y no dejas de sorprenderte cuando tu hijo hace esa mueca. Sin embargo ¿cuándo es intencional y cuándo se trata de un acto reflejo?

Podemos decir que los bebés sonríen desde la panza, ya que se trata de uno de los primeros impulsos neurológicos; es un acto reflejo, y en un primer momento no es intencional. La mayoría de las veces, y durante los dos primeros meses de vida el bebé aproximadamente, tu recién nacido puede sonreír a menudo cuando está dormido, y aunque a veces pensemos que sueñan con cosas lindas, lo cierto es que se trata de un acto reflejo. Para algunos neurólogos, estos comportamientos sólo muestran ciclos de excitación neurofisiológica, en las cuales el cerebro se ve en la necesidad de descargarse.

Por lo tanto, aunque la primer sonrisa del bebé aún no sea sólo para tí durante sus primeras semanas de vida, no tardará mucho en regalarte una sonrisa auténtica cargada de amor.

La sonrisa intencional

La primer sonrisa intencional de tu bebé aparecerá entre los primeros dos y tres meses de edad, y es la conocida como sonrisa social. Esta sonrisa intencional es la que estará dirigida a tí, como respuesta al reconocimiento visual de tu rostro y a una serie de estímulos que le generan bienestar.

La sonrisa social entonces será, junto con el llanto, una de las primeras formas de comunicarse que tendrá tu bebé y será uno de los indicadores de que el desarrollo de tu hijo avanza favorablemente.

Estas son las etapas de la sonrisa, según los expertos:

  • En el útero: comienza la sonrisa fetal, como acto reflejo
  • Segunda semana de vida: sonríe como acto reflejo y como estímulo a la sensación de bienestar
  • Quinta a Sexta semana: sonríe frente a algunos estímulos, como la voz de su mamá o al hacer contacto visual con ella
  • Luego de los tres meses: Sus sonrisas se vuelven audibles
  • Luego del quinto mes: Le sonríe a los rostros más familiares

Otros gestos que indican su desarrollo

La falta de sonrisa en un bebé puede indicar algunos problemas neurológicos, por lo que si pasados los tres meses de vida el bebé no sonríe, es necesario hacer la consulta con el pediatra, quien determinará probablemente una consulta con un especialista.

Mientras tanto, hay otros hitos en la vida de un recién nacido que indican que su desarrollo neurológico va por buen camino, como por ejemplo hacer contacto visual con su mamá, o seguir las voces de las personas que conoce.

Advertisement

Estimula la sonrisa de tu hijo

Uno de los momentos más lindos con nuestro bebé es cuando lo hacemos sonreir. Estimular la sonrisa de tu bebé de pocos meses puede ser muy beneficioso para su desarrollo, y los expertos recomiendan una serie de consejos para alentar a los bebés a realizar esta mueca de placer.

  • Elige un momento en que tu bebé esté relajado y sin hambre
  • Tómalo en brazos y pon su rostro cerca del tuyo
  • Sonríe y dile unas suaves palabras
  • Intenta hacer contacto visual a menudo
  • Juega con él y háblale en tonos graciosos
  • Juega al peek a boo (esconderse y aparecer)

Este simple acto de cariño de dedicarle tiempo a verlo sonreír, lo hará sentirse amado y por lo tanto, le proporcionará un sentimiento placentero que derivará en una sonrisa. Ten en cuenta que si el bebé es prematuro puede tardar unas semanas más en sonreír.

Tómate tu tiempo para jugar con tu bebé y sobre todo brindarle mucho cariño y palabras afectuosas. Sentirse amado lo hará volverse un bebé risueño y un adulto feliz. ¡Ve a tomar a tu hijo en brazos para que te regale su bella sonrisa!

Toma un momento para compartir …

Fernanda Gonzalez Casafús

Fernanda Gonzalez Casafús es argentina, mamá y Licenciada en Periodismo. Ama los animales, la danza, la lectura y la vida en familia. Escribir sobre la familia y la maternidad se ha convertido en su pasión.