Abuelos tóxicos: cómo reconocerlos

Conoce las actitudes de los abuelos tóxicos y pon un alto, antes de que sea demasiado tarde.

Adriana Acosta Bujan

No todos los abuelos son como nos han hecho creer en los medios de comunicación, esos ancianos bondadosos, alegres, simpáticos y adorables. Existen abuelos que carecen de estas características y no lo digo porque no tengan virtudes, sino porque pueden llegar a ser tóxicos para nuestros hijos.

En la actualidad muchas mujeres necesitan dejar a sus hijos al cuidado de sus padres o de los suegros para salir a trabajar. Hacerlo en realidad causa una gran tranquilidad para el corazón de las madres, pues bien saben que sus hijos estarán mejor al cuidado de ellos que en otros lados.

Sin embargo, no todo es color de rosa como creemos; algunas veces esos abuelos que dan la vida por sus nietos tienen actitudes nocivas en cuanto a la crianza que deseamos enseñarles a nuestros hijos. Sus ideas o su manera de ver la cosas son totalmente opuestas a lo que deseamos para el bienestar de nuestros hijos, y esto puede traer problemas en el seno familiar.

Por esa razón será importante identificar esas actitudes que tienen los abuelos hacia sus nietos, antes de que surjan consecuencias devastadoras. Por ejemplo, hay nietos que prefieren vivir con los abuelos a pesar de tener unos padres amorosos, solo porque han sido manipulados o chantajeados.

Un “amor” que destruye

Ser abuela me ha hecho la mujer más feliz del planeta, amo a mi nieto con todo el corazón y siempre mis plegarias son para bendecir su camino.

Advertisement

Así como yo, muchas abuelas aman a sus nietos, pero debemos reconocer que tal vez podemos equivocarnos con algunas actitudes, y en lugar de estar haciendo un bien estamos haciendo un mal de manera inconsciente.

Ahora bien, ¿Qué características definen a los abuelos tóxicos?

1. Casa libre sin reglas

El amor que tenemos por los nietos es incondicional, por eso en algunas ocasiones permitimos que ellos disfruten al máximo estar en casa de los abuelos. Dejamos de imponer reglas o límites, lo importante es que ellos sean felices y nos hagan pasar momentos inolvidables.

Sin embargo, todo el esfuerzo que los padres dan a sus hijos para que aprendan a obedecer las reglas se vienen abajo, es decir, son ignoradas en su totalidad.

Esto hace más difícil la crianza de los hijos, puesto que las reglas son impuestas para ser respetadas en casa y en cualquier otro lugar; como si fuera una ley de convivencia y respeto social.

Advertisement

Los niños tienen que aprender que existen reglas en todos lados, que se deben respetar y seguir. Si lo abuelos les permiten hacer y deshacer en su casa, contradiciendo las reglas impuestas por sus padres, entonces serán abuelos tóxicos.

2. Quiero ser la favorita

¿A quién prefieres a mí o a tu otra abuela?, ¿Quién te consiente más?, ¿Con quién te la pasas mejor? Estas preguntas son comunes escucharlas cuando los abuelos son tóxicos, es decir, que solo quieren competir.

Estar manipulando a los nietos para que ellos elijan quién es su favorito no es nada agradable, al contrario, los estarán confundiendo. Recuerda que siempre existen maneras diferentes para demostrar amor; hay abuelos que son muy efusivos y quieren abrazar todo el tiempo a sus nietos y otros no, y eso no quiere decir que no los amen.

No hay que luchar para ser el abuelo favorito, todos son especiales y maravillosos, el corazón de los nietos es grande y seguramente querrán a todos por igual.

3. Así yo te eduqué y dio resultado

Existen abuelos a quienes les gusta entrometerse en la manera en cómo sus hijos educan a sus nietos. Según ellos, la manera en cómo te educaron es la mejor y la más acertada, pero no logran reconocer sus errores.

Advertisement

Están en contra de las nuevas ideas, de las nuevas maneras de educación, tal vez “flexibles” y no tan estrictas como antes. Por lo regular, siempre dicen “Yo no dejaba que tu padre o tu madre hiciera tal cosa”, “No deberías jugar bajo la lluvia”, “Debes leer un libro completo en una semana” entre otras cosas.

No están mal estos ejemplos, pero si contradicen tu manera de criar a tus hijos entonces estás enfrentándote con abuelos tóxicos. Lo recomendable es hablar con ellos para que conozcan tus reglas y así evitar que te contradigan cuando los dejes a su cuidado.

4. Te compro todo lo que quieras

No existe una mejor bendición de tener unos abuelos que te compren todo lo que quieras, en realidad es maravilloso. Pero esta acción tiene sus cosas negativas y consecuencias. Puede ser que tú no tengas el suficiente dinero para darles a tus hijos lo que quieran y por eso algún día ellos te lo reclamen.

También en este punto me refiero a comprar el amor de los abuelos; existen abuelos que piensan que comprando cosas materiales a sus nietos van a ganarse su amor; incluso hasta compiten con los mismos padres.

Pero la realidad es que es un error, el amor se gana con acciones, con constancia, con actos y no con las cosas materiales.

Advertisement

5. Quieren pasar todo el día con sus nietos

Estos abuelos son los que no respetan la privacidad de una familia, el tiempo libre y los días de descanso. Su amor es tan profundo que lo único que los motiva es ver y estar con sus nietos todos los días.

Es preciso comprender que existe un tiempo para estar con los nietos, pues la realidad es que los niños necesitan estar más tiempo con sus padres, porque son ellos los que tienen la responsabilidad de cuidarlos y criarlos.

Todas estas diferencias de ideologías entre abuelos y padres se pueden arreglar con una buena comunicación. No tengas miedo de expresar tus sentimientos, ya que tu intención no es herir a tus padres o tus suegros.

Habla con sinceridad, respeto y sobre todo con mucho amor, para que ellos comprendan sus errores y así puedan vivir en armonía.

Toma un momento para compartir ...

Adriana Acosta Bujan

Adriana Acosta estudió comunicación, es madre de un adolescente, y actualmente se dedica a la enseñanza e investigación a nivel universitario en Puerto Vallarta. Publica sus escritos esperando que ayuden a las personas que leen sus útiles vivencias