Ahora que te has convertido en madre, hay algo que NUNCA debes olvidar

El mundo gira alrededor de tu hijo ahora que eres madre. Pero hay algo  de lo que te puedes estar olvidando

Fernanda Gonzalez Casafús

Cuando estaba embarazada de mi primer hija, mi marido y yo vivíamos en una burbuja de sueños y anhelos. Enlazábamos nuestros dedos y comenzábamos a fantasear con su pequeño rostro, a imaginar su voz, y a soñar con tenerla en brazos.

Cuando nació, la vida nos dijo ¡despierten! Y nos pusimos a trabajar. Nos habíamos convertido en padres; teníamos ahora muchas responsabilidades. Y hay algo de lo que comenzamos a olvidarnos: de nuestra pareja.

Un bebé cambia tu mundo

Cuando nace un hijo la vida adquiere otro sentido. Y cuando una pareja está firme y sólida ese hijo viene a afianzar la relación. Pero cuando un hijo viene como un intento de afirmar algo que no tiene cimientos, la pareja se resiente y la relación puede aún empeorar.

Y no estoy diciendo que un hijo arruine las cosas, sino todo lo contrario. Un bebé nos hace ver la mejor y la peor versión de nosotros mismos, al mismo tiempo. Y para ello, hay que estar fuertes no sólo individualmente, sino que la pareja tiene que estar lista para enfrentar los cambios.

Hay algo que debes saber

Tu pareja te necesita. Es habitual que las mujeres, cuando nos convertimos en madres, dejemos de lado al papá, pues ahora hay alguien muy frágil y pequeñito que nos necesita. Y aunque ésto sea totalmente cierto, debemos recordar que la pareja es la base de esa incipiente familia, y por lo tanto hay que nutrirla, como a una planta, para que no muera.

Advertisement

Los hombres también deben acercarse a sus mujeres en un momento de tanto torbellino hormonal y emocional como es la maternidad. Pero estoy hablando desde la perspectiva femenina, pues en general, somos nosotras quienes nos encerramos en un círculo sagrado junto a nuestro bebé.

Déjalo entrar al círculo

Deja que tu pareja entre al círculo sagrado. Y aunque a un hombre le parezca inimaginable el vínculo que existe entre una madre y su hijo, ellos son nuestros compañeros de camino, nuestros confidentes y la persona que elegimos. No alejes a tu pareja de tí, y demuéstrale que la necesitas.

Demuéstrale que te importa

Aún recuerdo ver a mi marido algo desencajado las primeras semanas tras el nacimiento de nuestra hija. No sabía muy bien qué hacer, o cómo ayudarnos, cuando yo sólo tenía a la bebita de apenas unas semanas todo el día en brazos, alimentándola.

Ahora recuerdo que yo debería haber integrado más a mi esposo, y haberle demostrado cuánto necesitaba su presencia, sus caricias, sus palabras de aliento. Se lo decía, claro, pero tengo la sensación de que no fue suficiente.

No se olviden de lo que hubo antes

Antes de que nacieran los hijos existía un “nosotros” como pareja. Y eso es lo que uno nunca debe olvidar. Sí, los hijos siempre serán la prioridad de mamá y papá. Pero la base de la familia es el amor que los unió, y por ello jamás hay que descuidar la raíz de todo ello.

Advertisement

El tiempo para la pareja es fundamental

Los hijos acaparan toda nuestra atención. Pero no se sientan culpables de dejarlos un sábado por la noche al mes al cuidado de los abuelos o los tíos. Ustedes se merecen esa cena romántica, o esa aventura divertida, o ese momento de descanso, mirando su serie favorita con un tazón de chocolate tibio entre las manos.

Jamás deben olvidar el amor que los unió

Luego, cuando los niños sean grandes, y cada uno forme su hogar,  tú y él volverán a estar solos, como al principio. Con más razón entonces, deben trabajar codo a codo para que la relación sea fuerte e inquebrantable.

Sean el ejemplo a seguir por sus hijos. Demuéstrenle cuánto se aman, para que ellos crezcan honrando al amor que les dio origen, y respetando la relación de ustedes como pareja. Ese amor que alimenta sus corazones, será el que alimente la historia familiar tras varias generaciones.

Toma un momento para compartir ...

Fernanda Gonzalez Casafús

Fernanda Gonzalez Casafús es argentina, mamá y Licenciada en Periodismo. Ama los animales, la danza, la lectura y la vida en familia. Escribir sobre la familia y la maternidad se ha convertido en su pasión.