Amamantar baja las posibilidades de una de las COMPLICACIONES más mortales para las madres

Amamantar a un bebé con leche materna no sólo es beneficioso para el bebé sino también para la madre


Fernanda Gonzalez Casafús

Amamantar a un bebé con leche materna no sólo es beneficioso para el bebé sino también para la madre. Un nuevo estudio sugiere que las mujeres que amamantan a sus hijos tienen menos riesgo de sufrir accidente cerebro vascular luego de la menopausia.

De acuerdo al informe, publicado en la revista de la Asociación Americana del Corazón, las mujeres que amamantan tienen un 23 por ciento menos de riesgo de accidente cerebrovascular después de la menopausia y este riesgo baja mientras más años se amamante. Los investigadores dicen que el accidente cerebrovascular es la cuarta causa de muerte entre las mujeres estadounidenses de 65 años o más, y la tercera causa de muerte entre mujeres hispanas y afroamericanas mayores en los Estados Unidos.

Qué es el ACV

Un accidente cerebro vascular o ACV se produce cuando el cerebro no recibe la suficiente irrigación sanguínea. Hay dos categorías de ACV: los que se producen por bloqueo de sangre al cerebro (llamado ataque isquémico) o los que suceden cuando hay una hemorragia o derrame cerebral (denominado ataque cerebral hemorrágico). Si no es tratado a tiempo, el accidente cerebro vascular puede ser mortal.

El cuerpo puede avisar cuando una persona está por sufrir un ACV, y esos síntomas generalmente son:

  • Mareos, pérdida de equilibrio
  • Dificultad para caminar
  • Debilidad en un lado del cuerpo
  • Dificultad para ver
  • Confusión o dificultad para hablar
  • Dolor de cabeza repentino

Formas de prevenir un ACV

Además de amamantar o haber amamantado durante muchos años, existen otras acciones que pueden prevenir un accidente cerebro vascular:

  • Llevar una dieta saludable
  • un peso saludable
  • Hacer ejercicio regularmente
  • No fumar
  • Limitar la ingesta de alcohol
  • Controlar la presión arterial alta y la diabetes

Es decir que aunque no hayas amamantado por mucho tiempo, aún puedes cuidarte y llevar una vida saludable para prevenir ésta y muchas otras enfermedades.

Amamantar, un beneficio dual

La leche materna es ideal para los recién nacidos y bebés, pues contiene anticuerpos que protegen el sistema inmunitario de tu hijo, además de que le aporta todos los nutrientes necesarios.

De acuerdo a la OMS, la lactancia materna protege a la madre reduciendo el riesgo de cáncer de ovario y de mama, diabetes tipo 2 y depresión post parto. Por lo tanto, si estás amamantando, sigue haciéndolo para proporcionar a tu hijo todos los beneficios de la leche materna, pero también para cuidar y favorecer tu propia salud.

Advertisement

Además de todos los beneficios físicos de la lactancia materna, el mayor de ellos es el vínculo que puedes generar con tu bebé, ya que favorece el apego seguro. Y ésto será muy provechoso para la relación con tu pequeño.

Mientras tanto, si no has podido amamantar o no deseas hacerlo, puedes seguir favoreciendo el vínculo con tu hijo como lo vienes haciendo, brindándole todo tu cariño y caricias mientras le das el biberón, o jugando con él cuando le haces unas cosquillas y le cantas su canción favorita.

No olvides nunca hacer tus chequeos de rutina y mantener una vida saludable. Comparte este artículo con otras mujeres para ayudarlas a conocer más acerca del beneficio de la lactancia materna.

Toma un momento para compartir …

Fernanda Gonzalez Casafús

Fernanda Gonzalez Casafús es argentina, mamá y Licenciada en Periodismo. Ama los animales, la danza, la lectura y la vida en familia. Escribir sobre la familia y la maternidad se ha convertido en su pasión.