Amor, gracias a ti mi parto fue maravilloso

En este momento maravilloso para cada mujer, en el que somos fuertes pero también tan vulnerables, el papel del padre que contiene y anima, es invaluable.

Marilú Ochoa Méndez

Nadie duda que el papel principal en el nacimiento de un bebé lo ocupan la madre y su hijo.  El personal de salud (médicos, parteras, anestesistas) es partícipe del momento, y ejercen la función de facilitadores, pero si ellos faltan, la vida seguirá su curso, y eventualmente, el bebé nacerá.  Sin embargo, contar con una clínica segura y profesionales de la salud expertos, hace una inmensa diferencia en la misma situación.

Otra gran diferencia, la hace la presencia del padre de la criatura durante el parto.  El objetivo de estas líneas es abundar sobre su gran aporte a este momento familiar tan importante.

Su presencia sostiene e impulsa

Las mujeres que hemos vivido un parto sabemos lo que es sentirnos vulnerables y poderosas al mismo tiempo.  Vulnerables porque nuestro cuerpo se prepara para abrirse y dar paso a una nueva vida con dolores constantes y agudos.  Poderosas porque somos portal de vida del mejor regalo que nos podría dar Dios.

Cuando arrecia la agudeza de cada contracción, las palabras de apoyo y calidez nos son de gran ayuda.  Que nuestro esposo respire con nosotras, que nos dé ánimos, hace la gran diferencia.

Hace casi un mes fuimos bendecidos en casa con un lindo bebé, y -de nuevo- conté con el apoyo invaluable de mi marido, que fue testigo e impulso del milagro de la vida abriéndose paso a través de mi cuerpo.

Advertisement

Recuerdo bien el parto de mi primer hijo, que fue especialmente difícil para mí.  Yo me encontraba muy agotada y no respondía con mucha eficacia a las indicaciones del ginecólogo, pero el impulso de mi esposo que me decía con emoción que casi venía nuestro pequeño milagro, movió todas las fibras de mi ser, y realicé el esfuerzo final, que fue premiado con el nacimiento de mi hijo. No hubiera sido lo mismo sin él.

Recibe contigo el don de la vida, y se vuelve padre

A la madre se le nota el embarazo en el vientre, en el brillo de los ojos y hasta en los movimientos.  A un varón no. Sin embargo, cambia por completo su mundo al saber que han sido partícipes del milagro de la vida.

A pesar de que asista a los ultrasonidos, y mire al bebecito patalear en tu vientre, para él su hijo es solo una idea.  Esta idea cobra forma al mirarse en ese pequeño ser que él ayudó a crear.  El encuentro cara a cara marcará definitivamente su alma, y lo hará padre de manera práctica, no solo ideal.

Impulsar y promover que tu marido te acompañe al parto ayuda a esa conexión entre ellos, y será un momento inolvidable para tu esposo, no lo dudes.

Te desarmará su ternura varonil

Hombres y mujeres en sus riquezas complementarias, equilibran la vida familiar.  Contar con el respaldo fuerte y vigoroso de tu esposo en esta etapa de tu vida te mostrará un lado tierno de él que te derretirá.

Advertisement

Como muestra, te comparto el video que muestra a Kendall Caver con un bello gesto hacia su esposa en medio de la labor de parto en el hospital.  El hombre se paró junto a Jasmine, su compañera de vida, como él la llama, y le mostró unos textos para animarla, darle ánimo, y ayudarla a respirar.


En sus letras, el amoroso joven le aseguraba que ella podía con el esfuerzo, y la invitaba a esforzarse con él por traer al mundo a su bebita.

Como este detalle, descubrirás varios en tu esposo, que verá quebrada la sequedad que a veces atrapa a los hombres, que frente a la inocencia encarnada en su propio hijo, dejan salir su encendido corazón, y mucha ternura.

Recuerda y valora las diferencias entre ambos

Tras el nacimiento de tu bebé, al iniciar la vida en familia, te invito a dejar las expectativas y a comenzar el disfrute del papel de cada uno en la crianza de tu recién nacido.

Es importante dialogar mucho sobre lo que tú necesitas y él requiere en esta nueva etapa.  Tu esposo puede tener reservas para atender a un ser tan frágil y pequeño. Recuérdale que tú las experimentas también, y que involucrarse ambos activamente en la atención de su hijo redundará en el fortalecimiento de su familia.

Advertisement

No hay nada que tú hayas aprendido a hacer por su hijo que él no pueda aprender también.  En este sentido, quiero retomar una parte del diálogo amoroso de Kendall Caver mostrado en el video anexado arriba, él le recuerda un consejo que recibieron al casarse: «Tendremos problemas, pero no hay nada que juntos no podamos resolver«, anotaba este hombre.

Asimismo, tu esposo y tú enfrentarán muchos cambios con la llegada de su hijo, pero nada que el diálogo amoroso y el espíritu de servicio y donación no puedan enfrentar.  Juntos concibieron este hermoso regalo, y juntos sabrán salir adelante del reto.

Hoy, mi recién nacido disfruta la fuerza de las manos grandes y seguras de mi esposo, que al cargarlo en su pecho, une de nuevo los corazones que conocieron su latido mutuo durante el parto.  Verlos juntos me llena de emoción.

Sé que mi hijo sintió y valoró la presencia amorosa de mi esposo durante el parto al ver que a sus dos meses, no le quita la vista de encima a mi marido, y disfruta su seguridad y palabras cariñosas cuando se bañan juntos en la regadera.

Si estás por dar a luz, permite, invita y promueve que tu esposo comparta contigo ese bello momento, los unirá como pareja y te dará mucho aliento.

Advertisement
Toma un momento para compartir ...

Marilú Ochoa Méndez

Enamorada de la familia como espacio de crecimiento humano, maestra apasionada, orgullosa esposa, y madre de siete niños que alegran sus días. Ama leer, la buena música, y escribir, para compartir sus luchas y aprendizajes y crecer contigo.