Así funciona la química de las relaciones felices

Estas hormonas recorren tu cuerpo para darte felicidad en la pareja, pero debes saber de qué manera estimularlas para ponerlas en acción.

Emma E. Sánchez

Todos en algún momento de nuestras vidas hemos podido sentirnos felices, muy contentos, y hasta relajados. A veces han sido ocasiones muy especiales que inclusive han quedado grabadas en nuestra memoria y esperamos siempre que en muchas otras ocasiones, en la vida diaria, podamos experimentar las mismas sensaciones agradables y placenteras.

Particularmente, cuando nos enamoramos es muy clara la sensación de felicidad y bienestar en general que experimentamos; todo parece ser maravilloso en nuestra vida, pero a veces estas sensaciones tan agradables pueden desaparecer de golpe, gradualmente, o mantenerse por muchos años.

Cuando conocemos a alguien inicia la sensación de bienestar y felicidad; y si la pareja se enamora,  la vida de ambos se transforma, y todo pareciera ser miel sobre hojuelas gracias a que sus hormonas están trabajando a su máximo potencial.

Las hormonas de la felicidad

Así se les ha nombrado a la dopamina, la serotonina, la endorfina y la oxitocina, pues  son la explicación química de esas emociones y sensaciones tan agradables que todos hemos disfrutado alguna vez y que mantienen o destruyen nuestras relaciones sociales y amorosas principalmente.

Ahora vamos a conocer cómo funcionan estas hormonas, cuál es su función en nuestras relaciones, y sobre todo, qué podemos hacer para usarlas a nuestro favor y disfrutar sus beneficios.

Advertisement

Al igual que las otras hormonas, estas son endorfinas que se liberan a través de la médula espinal hacia el torrente sanguíneo; básicamente son opiáceos naturales que el cuerpo produce de manera natural, valga la redundancia. Todas estas endorfinas se almacenan en el hipotálamo y se liberan conforme el cuerpo lo requiere, para:

Buscar la calma

Mejorar nuestros estados de ánimo

Reducir el dolor

Retrasar el envejecimiento

Fortalecer el sistema inmunitario

Reducir la presión sanguínea

Bajar la ansiedad

Hay muchas actividades que ayudan a liberar endorfinas, como por ejemplo jugar o bailar, por eso cuando lo hacemos reímos, lo disfrutamos, y sobre todo, nos ayudan a establecer y fortalecer nuestras relaciones interpersonales.

Ten presente esta información  ahora que revisaremos cada una de ellas.

Dopamina

Esta hormona es la gran responsable del placer y la motivación. Su ausencia se relaciona con el Alzheimer, entonces podrás entender su relevancia en nuestras vidas. Ahora ¿cómo podemos aprovechar para fortalecer nuestra relación de pareja?

Dormir juntos

Por salud, todos deberíamos dormir  de 7 a 9 horas para que esta hormona pueda funcionar apropiadamente. Dormir con nuestra pareja y despertar a su lado, crea y mantiene una conexión emocional fuerte que mantendrá la relación durante años.

Advertisement

Procura ir a dormir con buenos sentimientos, para amanecer descansada y con buena actitud. Da las buenas noches a tu esposo así como los buenos días; dormir abrazados hace que la relación se llene de confianza y buenos sentimientos para ambos.

Celebrar logros

Esa sensación de cumplir una meta que nos hace sentir felices puede prolongarse cuando compartimos metas en común y cuando las celebramos juntos, en pareja. ¡Inténtalo!  Juntos podrán mantener la motivación hasta lograrlo.  Si nosotros ponemos de nuestra parte, la dopamina hará lo suyo.

Hacer ejercicio

Nuevamente la motivación y el placer que se experimentan al practicar un deporte pueden ser potenciados cuando lo hacemos en pareja o cuando apoyamos a nuestro esposo en sus esfuerzos, así como cuando él lo hace con los tuyos, animándote.

Serotonina

Se dice que si cada uno de nosotros hiciera algo para que nuestro cuerpo produzca esta hormona regularmente, la taza de depresión y divorcios se reducirían.  Esto es así porque la serotonina es la encargada de mejorar nuestros estados de ánimo, así que imagina que cada vez que nos sentimos enfadados, enojados o en esos momentos donde simplemente quieres desaparecer, podemos hacer algo para cambiar nuestro sentir y evitar peleas innecesarias que a la larga, debilitan nuestra relación.

Entonces, cuando te estés sintiendo mal, considera hacer alguna de estas actividades primero tú sola y cuando sea apropiado, invita a tu esposo y a toda tu familia también a practicarlas.

Advertisement

Ser agradecido

Escribe una nota agradable para alguien, puedes iniciar agradeciendo a tu esposo algo bueno que haya hecho por ti, verás cómo todo tu sentir comienza a cambiar poco a poco hasta experimentar una grata sensación, y tu malestar desaparece.

Disfrutar la naturaleza

Sal a caminar un poco deteniéndote a recrear la vista. A mí en particular me gustan las plantas, y con macetas he podido crear un pequeño jardín donde voy cuando no me siento bien o estoy enojada.

Tener una actitud positiva

Hay un hábito que todos podemos desarrollar, se trata de poder buscar el lado bueno de las cosas. Hay un dicho que dice “Preparados para lo peor pero esperando lo mejor”

Endorfina

Mejor conocida como la felicidad pura.  Todas nuestras relaciones, y en particular las amorosas, pueden mejorar radicalmente y prolongarse a través de los años cuando juntos bailamos, cantamos y nos divertimos.

No hace falta salir a algún lugar o pagar clases para poder disfrutar algo que en casa podemos hacer a voluntad.

Advertisement

En nuestra familia lo que más nos gusta hacer a la mayor provocación es cantar, y como consecuencia casi siempre terminamos bailando unos con otros.  Está de más decir que cuando terminamos, todos nos sentimos felices y relajados.

Cantar nos ha animado inclusive en los momentos más duros que hemos vivido como la pérdida de un familiar y a la larga, se han convertido en dulces recuerdos que nos mantienen unidos

Oxitocina

Esta es la hormona que más debemos  cuidar los matrimonios  y créeme ¡es muy fácil hacerlo!

Abrazar y besar a diario a tus seres queridos y largamente a tu esposo.

Ser generoso con otros: Hay un gran placer en ayudar y socorrer a nuestros semejantes.

Orar y meditar: Si ya es bueno hacerlo de manera personal ¡imagínate todo lo grandioso que puede ser el hacerlo en pareja!

Dense un tiempo para disfrutar juntos. La química de nuestro cuerpo hace su parte, pero nosotros debemos hacer la nuestra para que la magia aparezca. Recuerda, si se trata de nuestra pareja y familia  ¡Vale todo el esfuerzo siempre!

Toma un momento para compartir ...

Emma E. Sánchez

Escritora, esposa y madre de tres hijas. Pedagoga, Directora de un centro escolar de educación básica, y asesora de formación familiar. Interesada en el fortalecimiento y formación de la mujer, la familia y el hogar.