Ayuda a tus hijos a entender y controlar sus emociones

Aceptar sus emociones para reconocerlas y saber afrontarlas. Y nosotros, estamos allí para ayudar a que eso suceda.

Emma E. Sánchez

Uno de los aprendizajes más importantes que un ser humano puede y debe lograr es el reconocer, controlar y aprovechar sus emociones. Cada día son muchos más los que se dan cuenta que nuestras sociedades requieren de educación emocional, pues gran parte -si no es que la mayoría de los problemas de nuestros tiempos-, tienen su origen en el poco o nulo conocimiento y dominio de nuestras emociones.

Hasta hace unos pocos años la gente comenzó a creerle a los pediatras, psicólogos y pedagogos y hacerles caso en cuanto a criar a los niños con más amor y diálogo, y sin golpes o rudeza.

Quienes nos dedicamos a la formación y educación de los menores estamos plenamente convencidos que los niños sienten conscientemente, y mediante sus emociones comienzan a aprender y distinguir quien los quiere de quien no lo hace.

Los niños, sobre todo los más pequeños, experimentan el enojo, la alegría, el miedo, la tristeza aunque no sepan exactamente qué es o puedan nombran lo que experimentan, pero lo sienten y lo viven. La gran tarea para los adultos en ayudarles a reconocer lo que sienten y aprender a auto regularse.

Aceptar las emociones

Un error muy común entre los padres es pensar que su hijo siempre esté feliz, y la vida en general no funciona así. Tendemos a caer en la trampa de pensar que nuestro hijo “debe ser un niño feliz” y el día que no lo es ¡el mundo se viene abajo!  Nadie en este mundo puede ser completamente feliz  toda su vida y lo importante es aprender a sobreponernos ante los momentos complicados y salir adelante con una buena actitud.

Las emociones no deben evitarse o negarse, se deben reconocer y aceptar, para entonces poder movernos hacia adelante. Las emociones son pasajeras, vienen nos dicen algo y se van. No es bueno que se queden por mucho tiempo con nosotros, la tristeza se puede convertir en depresión y aún la alegría interminable puede volverse una neurosis.

Advertisement

En este  artículo, podrás encontrar una lista muy interesante de algunas recomendaciones para padres de familia con las cuales podemos ayudar a nuestros hijos a entender sus emociones y auto regularse.

Aprender a reconocer y  controlar nuestras emociones  es trabajo de toda una vida, de ahí que sea tan importante ayudar a nuestros hijos a aprender cuanto antes para evitarse dolor y sufrimiento más adelante.

Comenzar a enseñar desde la cuna

Las canciones infantiles nos permiten hacer caras y gestos, subir y bajar el tono de nuestra voz para que el bebé comience a imitarnos. También es positivo el hecho de ser sensibles a lo que el pequeño siente, reconocer sus emociones y validarlas.

Los bebés observan el rostro de la madre y aprender a leer las emociones. Mediante los gestos que ella hace al hablar, tan pronto el bebé observa un rostro, buscará imitar; si le sonríen el bebé sonreirá, si cambiamos a una cara triste, el bebé hará lo mismo e inclusive comenzará a querer llorar, esto es gracias  a las neuronas espejo.

Así de maravilloso es nuestro cerebro.

Advertisement

Nombrar las emociones

Decir “estoy enojado” o “me siento muy triste” le ayuda al niño a reconocer los gestos que corresponden al enojo, el tono de voz, las palabras que definen la emoción; pero sobre todo, el niño aprenderá a actuar cuando él también se enoje.

Si tú te enojas y rompes cosas, no dudes que el niño hará lo mismo. Pero si cuando tú te enojas hablas de lo que te molesta y tomas agua, respiras o caminas un poco, tu hijo buscará hacer lo mismo.

Los niños aprenden de manera impresionante tan solo con observar

Fíjate en tu hijo; si se cae, buscará tu cara y si te ve espantado llorará, pero si ve que sonríes y lo animas a seguir intentándolo él también se reirá y se incorporará.

Mediante nuestras miradas podemos dar fuerza o temor. Toma conciencia de tus palabras, tus actas y sobre todo, de la forma en la que reaccionas frente a tus hijos.

Piensa que tu pequeño está tomando lecciones de vida mientras tú parpadeas. No olvides que el miedo se aprende.

Advertisement

La emoción no es el problema, sino lo que hacemos con ella

Una vez que los niños pueden reconocer y nombrar las emociones que experimentan, la lección más importante es enseñarles lo que podemos hacer o no hacer con ellas. Los niños deben saber que las emociones son importantes y muy útiles, que es sano experimentarlas porque nos dan mensajes con los que podemos tomar acciones, y esas acciones son lo más importante a hacer, y lo primero es reaccionar correctamente.

Habla de sentimientos y emociones con los niños

Hablar de emociones no los hace débiles ni menos hombres a los niños o más cursis a las niñas. Pensar de esa manera es un grave error, hombres y mujeres somos mejores seres humanos cuando nos reconocemos como seres sensibles y empáticos a las emociones de quienes nos rodean.

No escondas ni niegues las emociones

Sentirte frustrado y pretender que no te sientes así y actuar de otra manera, solo enseña a los menores a ser incongruentes y a luchar contra ellos mismos ¿Qué necesidad hay de eso?

Enséñales qué hacer o cómo reaccionar

Aprovecha las situaciones del día a día y habla con tu familia sobre lo que sucede, cómo te sientes y qué harás, cada integrante de la familia puede hacer lo mismo y compartir juntos, fortalecerse, darse ánimo y disfrutar juntos.

Este trabajo emocional en familia blinda a tus hijos de cualquier ataque que pudieran recibir fuera del núcleo familiar. Créeme, vale mucho la pena.

Advertisement
Toma un momento para compartir ...

Emma E. Sánchez

Escritora, esposa y madre de tres hijas. Pedagoga, Directora de un centro escolar de educación básica, y asesora de formación familiar. Interesada en el fortalecimiento y formación de la mujer, la familia y el hogar.