Baños de leche para tener una piel súper hermosa (no te preocupes, no tienes que llenar la tina con leche, los pasos son fáciles y SÚPER efectivos)

Bañarse como Cleopatra en la antigüedad hoy es posible sin gastar una fortuna y siguiendo estos pasos.


Emma E. Sánchez

gustas de tomar largos baños en tina para relajarte o embellecer tu piel, está receta no solo te encantará sino que gustarás de hacerla con frecuencia, especialmente para las grandes ocasiones donde no solo debes verte bien sino también ¡sentirte de lo mejor!

Todos sabemos que los baños de leche siempre han sido considerados como baños para favorecer la belleza y salud de la piel, no en balde las historias de Cleopatra que se bañaba con leche de burra diariamente y que inclusive fue gracias a la belleza y tersura de su piel que pudo conquistar al mismísimo Marco Antonio, o bueno, por lo menos eso es lo que cuenta la leyenda.

Así que leyenda o no, la verdad es que la leche puede hacer mucho por tu piel y la combinación de leche y miel es un hidratante que aporta vitaminas, aminoácidos, minerales y proteínas. La piel bien hidratada y nutrida hace que se vea más tersa y lozana, estará más suave y las arrugas se atenúan y por si fuera poco, tomar un baño de leche lo encontrarás mucho muy relajante.

Así que vamos a comenzar con esta delicia de baño:

Leche

No vayas a pensar que para darte un baño de leche necesitarás litros y litros de leche; generalmente para una bañera son suficientes 5 litros según lo menciona

Vix y que esa leche debe ser entera, nada light o deslactosada; aquí debo mencionar que , si padeces de intolerancia a la lactosa, puedes bañarte tranquila, no te pasa nada, ahora que si notas enrojecimiento de tu piel especialmente en los pliegues, debas suspender los baños.

Otra opción es la leche en polvo, media taza de leche con un cuarto de maicena con 1 o 2 litros de leche los resultados son los mismos.

Miel

si está en tus posibilidades, agregar una taza de miel es una gran opción.

Advertisement

Bañera

Hoy en día tener una bañera no solo es un lujo que pocos poseen sino también un artículo de baño que se debe usar con prudencia pues puede llegar a desperdiciarse mucha agua, así que un contenedor de agua donde puedas sentarte y cubrir tus piernas es más que suficiente, podrás remojar las piernas un rato y el resto del tiempo los brazos y el tronco.

Esponja natural

O en su defecto alguna fibra natural para el momento de exfoliar tu piel.

Ahora, cómo preparaa el baño

Primeramente, ¡nada de vaciar todo directo a la bañera! Se mezclan la leche (polvo o liquida) maicena, miel y si gustas un poco de sal marina y algún aroma si lo deseas. Dejas todo en un contenedor amplio donde pueda entrar la esponja.

Te metes a la tina o bañera con agua caliente a tu gusto y te quedas unos minutos para que se remoje la piel, enseguida comienzas a tallarte con la preparación de leche y todo lo demás, conforme te talles, la leche se mezclará con el agua y dejarás que haga su trabajo.

Mientras esto ocurre, puedes poner algún aceite en tu cabello y simplemente descansar y relajarte hasta que el agua baje su temperatura o simplemente poner más agua caliente hasta que te enjuagues completamente.

Este tipo de baños es bueno tenerlos una vez al mes para suavizar tu piel y consentirte un poco.

Cuando salgas del baño ponte alguna crema hidratante o un aceite suave y perfumado.

Si después de un baño de estos puedes irte a la cama, despertarás radiante y relajada ¡lista para conquistar al mundo!

Toma un momento para compartir …

Emma E. Sánchez

Escritora, esposa y madre de tres hijas. Interesada en el fortalecimiento y formación de la mujer, la familia y el hogar.