CBD: ¿Remedio natural o aceite de serpiente moderno?

¿Es realmente efectivo el aceite de cannabis? ¿O se trata de una moda?

En el siglo 19, miles de trabajadores de China ingresaron a los Estados Unidos como trabajadores en el Ferrocarril Transcontinental. Trajeron con ellos tradiciones orientales y medicinas populares, incluido el aceite de serpiente.

El aceite de serpiente es aceite extraído de la grasa de la serpiente de agua china, y se usa en muchas medicinas chinas. Se dice que alivia el dolor, especialmente cuando se aplica tópicamente a la piel. El aceite es rico en ácidos omega-3 que pueden combatir la inflamación, y los trabajadores lo aplicaban después de trabajar todo el día en el ferrocarril. Sus homólogos estadounidenses lo intentaron, y pronto algunos estadounidenses con inclinaciones empresariales comenzaron a vender aceite de serpiente como remedio para todo, desde artritis hasta dolores de cabeza y «quejas femeninas».

El aceite de serpiente puede tener propiedades curativas, pero el término «aceite de serpiente» vino a simbolizar la publicidad falsa de productos que no funcionan. Esto se debe a que a fines del siglo XIX, los vendedores crearon productos de aceite de serpiente a partir de serpientes de cascabel, que no tienen los mismos ácidos omega-3 que la serpiente china, o vendieron productos con el nombre de «aceite de serpiente» que no tenían aceite de serpiente en absoluto.

Un hombre llamado Clark Stanley se robó el foco de atención cuando tomó una serpiente viva y la abrió en la Exposición Mundial de Chicago de 1893, afirmando que tenía grandes poderes curativos que había aprendido de los nativos americanos. Stanley luego puso la serpiente en agua caliente, extrajo la grasa del agua y elaboró ​​el «aceite de serpiente de Stanley», que vendió en ese momento.

Algunos años después, los investigadores federales probaron un lote de producto de Stanley y descubrieron que no contenía ningún aceite de serpiente, sino que estaba hecho de aceite mineral, aceite graso (probablemente sebo de res), capsaicina de chiles, trementina y alcanfor. En 1917, Stanley se encontró en la corte y finalmente fue multado por vender aceite de serpiente falso.

Advertisement

Los consumidores descubrieron que habían sido engañados, y «aceite de serpiente» llegó a ser un término que representa cualquier producto que sea solo un engaño, o que no esté a la altura de sus afirmaciones.

CBD o aceite de Cannabis: ¿Propiedades curativas o aceite de serpiente de hoy?

Quizás el producto más popular en el mercado en 2019 sea el CBD (cannabidiol), que se prevé sea una industria multimillonaria en los próximos dos años. El CBD es un cannabinoide derivado de partes de la planta de cáñamo.

El cannabidiol tiene una mala reputación, a veces, porque el cáñamo está en el género del cannabis, al igual que la marihuana. Sin embargo, el cáñamo no contiene THC (o contiene solo cantidades mínimas del 0,3 por ciento o menos), el cannabinoide psicoactivo que aumenta la cantidad de usuarios.

El cannabidiol o aceite de cannabis no intoxica a sus usuarios, pero se cree que interactúa con los sistemas corporales naturales de los seres humanos y los animales de tal manera que puede ayudar o curar muchas dolencias, desde el dolor de la artritis hasta el eccema, y ​​desde las convulsiones hasta los ataques de pánico.

¿Cómo podría un tipo de subproducto vegetal ayudar de tantas maneras? ¿Y por qué deberían importarle los cristianos?

Advertisement

El sistema endocannabinoide dado por Dios

En la Biblia, el rey David escribió en el Salmo 139 sobre muchas de las formas en que Dios conoce su creación y ama a las personas en particular. David dice en los versículos 13 y 14 (Nueva Versión Internacional): “Para ti creaste mi ser más íntimo; me tejiste en el vientre de mi madre. ¡Te alabo porque soy una creación admirable! ¡Tus obras son maravillosas!

Parte de la manera en que Dios hizo maravillosamente a los humanos y animales es con un sistema incorporado o endocannabinoide. Los médicos e investigadores médicos todavía están aprendiendo acerca de este sistema, que se descubrió por primera vez a principios de los años noventa.

Los científicos descubrieron que los seres humanos y los animales tienen receptores cannabinoides en nuestro cerebro, células linfáticas, vasos sanguíneos, corazón, hígado, intestinos y más. Mientras los estudios continúan, los investigadores y los profesionales médicos creen que el el CBD o aceite de cannabis, basado en el cáñamo, hace que nuestros receptores cannabinoides se activen.

Cuando los receptores se activan correctamente, los cuerpos permanecen en homeostasis o equilibrio. Eso significa que todos los sistemas funcionan correctamente y no hay inflamación. Los seres humanos y los animales de hoy, especialmente en los Estados Unidos, están plagados de inflamación que causa el intestino permeable, dolor en las articulaciones y músculos, afecciones de la piel, afecciones psicológicas como ansiedad y ataques de pánico, y otras dolencias.

Estas condiciones muestran signos de calma o alivio si nuestro sistema de cannabinoides funciona correctamente. Y el  aceite de CBD parece ayudar en esa buena función.

Advertisement

¿Beneficios reales o publicidad falsa? ¿Qué aceite es «bueno»?

¿Cómo sabes si el aceite de cannabis que pruebas está realmente lleno de los beneficios potenciales para la salud del cannabidiol, o si el producto que compras está lleno de placebo, un aceite de serpiente moderno?

Los productos de CBD aún no están aprobados por la Administración de Alimentos y Medicamentos en muchos países, por lo que no existe una regulación o garantía gubernamental de que los productos contengan realmente las cosas buenas que dicen que tienen, o si contienen ingredientes dañinos que se supone que no deben tener.

Sin embargo, muchos productores proporcionarán información que los consumidores necesitan para tomar decisiones informadas.  Aquí hay algunas formas en que puedes hacer tu “tarea” para decidir qué producto de CBD podría ser adecuado para ti.

-Investiga de dónde proviene tu producto de CBD. ¿Dónde se cultivó? El cáñamo absorbe todo del suelo en el que crece, por lo que si se cultivó en un suelo lleno de plomo u otros contaminantes, es probable que el aceite de CBD también esté contaminado. Si no sabes de dónde vino, la mejor recomendación es no comprarlo.

-Aprende a leer las etiquetas de los productos y entiende la cantidad real de CBD contenida en los artículos que compras. Muchos aceites y cremas comerciales pretenden contener CBD, pero en realidad solo tienen aceite de cáñamo, que proviene de las semillas del cáñamo y no tiene CBD (o solo cantidades mínimas). O también puede suceder que el CBD sea el último ingrediente en una etiqueta que enumera primero una variedad de rellenos como aceite vegetal o aceite de coco.

Advertisement

Un triglicérido de cadena media como el aceite de coco es un buen sistema de distribución para el CBD, pero debe haber suficiente CBD en el producto para marcar la diferencia. Aunque todavía no hay listas de dosis universales reguladas disponibles, la Clínica Mayo sugiere dosis de CBD para algunos trastornos, por ejemplo, de 200 a 300 miligramos diarios para la epilepsia y de 40 a 160 mg para los trastornos del sueño.

-Busca empresas que ofrezcan transparencia sobre sus productos, desde la granja hasta el paquete terminado. Las compañías de buena reputación de CBD publicarán o le permitirán ver los resultados de las pruebas de laboratorio de terceros en cada lote de aceite de CBD que utilizan en sus productos. Los resultados de estas pruebas muestran exactamente qué hay en el aceite de CBD, bueno o malo, y demuestran que el aceite probado contiene el porcentaje de CBD que afirma tener.

CBD: ¿Realmente ayuda?

Cuando el CDB se cultiva, se extrae, se empaqueta y se utiliza de la manera correcta, hay miles de testimonios positivos. De hecho, la razón por la que la industria del CDB está superando la capacidad del gobierno para regularlo es precisamente porque muchas personas están entusiasmadas con el hecho de que las compañías están lanzando nuevos productos diariamente. Los medios positivos y el boca a boca están ganando miles de seguidores y usuarios de CBD.

Personalmente, mi peluquera acaba de compartir conmigo cómo desapareció el dolor de rodilla de una vieja lesión la primera vez que usó el CBD, mientras que su esposo dijo que su sueño había mejorado mucho.

Una madre que conozco compró CBD para su esposo que había servido en el ejército en el extranjero y sufría de trastorno por estrés postraumático. Ella pensó que eso lo ayudaría y, a su vez, ayudaría a su matrimonio. Esta esposa y madre no solo creen que ayudó a su esposo, sino que también mejoró sus niveles de ansiedad tanto que se convirtió en distribuidora de una gran empresa de CBD.

Advertisement

Otra mujer a la que entrevisté afirma que el CBD la ayudó a superar una adicción a las pastillas para el dolor que desarrolló después de dos accidentes. Estas son solo algunas de las historias que he escuchado personalmente en las últimas semanas. La lista continúa.

Jeremías 30:17 dice: «Recuperaré tu salud y sanaré tus heridas».

Quizás los descubrimientos científicos recientes que respaldan el CBD como beneficiosos, y el apoyo abrumador del público revelan que este extracto vegetal puede ser una herramienta natural, dada por Dios para la curación.

Como siempre, busca el consejo de tu profesional médico antes de realizar cambios en tu rutina de salud.

Traducido y adaptado por Fernanda Gonzalez Casafús.

Artículo original de Natalie Gillespie: CBD: Natural Healing Agent or Modern Day Snake Oil?

Advertisement
Toma un momento para compartir ...