Claves del Homeschooling y cómo no sucumbir en el intento

La escuela en casa ¿es posible? Si estás pensando en ser la maestra de tus hijos, debes conocer las claves del Homeschooling para no sucumbir en el intento.

Emma E. Sánchez

En 2020, a partir de la del paro de labores económicas y productivas en casi todos los sectores del país para evitar la propagación del contagio del coronavirus, una crisis económica mundial comenzó a vislumbrarse. Para los países de Latinoamérica y para todos aquellos cuyas economías y formas de gobierno que no tuvieron un plan de rescate ante la contingencia, las cosas se pusieron bastante complejas.

Uno de los últimos sectores en ser alcanzados por la crisis económica fue el educativo. Una vez que los gobiernos y ministerios de Educación dictaminaron que el ciclo escolar 2020-2021 debía ser a distancia, (esto es, por medio de clases en línea) se dio otra estocada más a diversos comercios relacionados a la educación. Pequeñas papelerías debieron cerrar, al igual que algunas fábricas de mesas, sillas, pizarrones.

La crisis que devino en cambio

Los colegios más grandes y de mayor estatus socioeconómico puedieron resistir un poco más, pero con ellos inició la deserción de familias que, buscando cuidar su economía, inscribieron a sus hijos en colegios un poco más económicos.

Así inicia un descenso hasta llegar a aquellas pequeñas escuelas que deben cerrar, pues los padres y alumnos a quienes daban sus servicios simplemente ya no pudieron pagarlos porque perdieron sus empleos, haciendo con esto que los servicios de educación pública se saturen.

En medio de todo esto, muchos padres de familia comenzaron a analizar el ambiente y a preguntarse: «¿valdrá la pena pagar un colegio por tan pocas horas de servicio en línea?», sumado a que no todos se animan a probar la educación pública.

Advertisement

Entonces viene el gran dilema y duda existencial ¿podré educarlos yo en casa? ¿qué pasa si no van a la escuela un año? ¿debo contratar un tutor? ¿podré yo solo con esto? ¿será válida la educación que yo le provea a mi hijo? ¿podrá obtener un certificado?

“Home schooling” o “educación en casa” como opción

Ahora, me permito compartirte algunas ideas y reflexiones sobre este tipo de educación para que puedas tomar las mejores decisiones para ti y tus hijos.

¿Qué es el homeschooling o educación en casa?

Esta forma de educación es muy popular en los Estados Unidos de América pues su ley sobre educación permite que los padres eduquen a su hijo y no necesariamente vaya a diario a la escuela. El niño debe estar registrado en la zona educativa donde vive, tiene derecho a recibir materiales y ser examinado periódicamente para recibir sus certificaciones y continuar sus estudios en cada etapa. El padre entiende que su base es el programa de educación vigente en su estado y que a partir de ahí será evaluado.

Esta forma de estudio y educación es preferida por algunos grupos religiosos, familias que viven muy lejos de las escuelas o por familias que simplemente deciden tomar en sus manos la educación y no solo la formación de sus hijos.

En México, por ejemplo, no es una forma reconocida de educación hasta el momento pues aquí la ley dice que  «todos los niños deben asistir a la escuela y ser educados por el estado”. Lo cierto es que el estado no tiene esa capacidad real, y desde hace muchos años muchas familias, por razones diversas, optan por la educación en casa.

Advertisement

La educación en casa es una forma de vida, no una moda pasajera

Educar a los hijos en la vida cotidiana ya es en sí una tarea titánica, sentarse con ellos y hacer tarea es una probadita del tiempo y energía que se debe dedicar. La paciencia es el don que se desarrolla y todo en el hogar está orientado al aprendizaje de los hijos.

Debe haber horarios específicos de clases, tú los pones, es cierto, pero durante ese tiempo son clases, no hacer la comida mientras tanto, atender el negocio, la visita o ver la tv. Tu hogar debe convertirse en un centro de aprendizaje durante las horas que determines para trabajar con tus hijos.

Es una responsabilidad, una forma de vida y un compromiso serio. No es un juego el futuro de tus hijos.

¿Puedo ser yo su maestro?

Esa respuesta solo tú la tienes. En mi experiencia, me he encontrado con muy agradables y sorprendentes casos de padres que sin tener idea de pedagogía han sido los mejores profesores que sus hijos requerían. Especialmente lo he visto en la educación intrahospitalaria; esto es, cuando los menores deben pasar largas temporadas en hospital o confinamiento por razones médicas y claro, que pueden ser educados. Por otro lado, he visto a muchos otros colapsar en el intento.

Mi respuesta sería: ¿te consideras apto para el puesto? ¿estás dispuesto a  aprender y ser paciente con tus niños? Jamás debes anteponer tu relación como padre con ellos a un aprendizaje.

Advertisement

Te animo a intentarlo dos meses, planea, organízate y acércate a un docente para que te asesore; tal vez dentro de ti hay un gran docente.

Si no quieres arriesgarte ni por un momento, contrata un tutor o un servicio de regularización.

¿Es muy caro un tutor o un centro de regularización?

En este tema te recomiendo definir cuántas horas necesitas que tus hijos estén con un tutor, por ejemplo, tú puedes dar las lecciones en la semana y el tutor evaluar, regularizar o consolidar los aprendizajes una vez a la semana.

Hay padres que se están organizando y entre varias familias pagan un maestro tiempo completo para todos los niños y se rolan en las casas de todos las lecciones.

¿Qué pasa con la certificación del grado escolar?

Para lograr obtener la boleta o el certificado según lo que tu hijo necesite, debes acudir a la oficina de Educación de tu región. El procedimiento es que tu hijo deberá presentar el examen global de grado y de aprobarlo, le darán su documento correspondiente.

Advertisement

Aclaro, esto es si tu hijo hizo todo el ciclo escolar en casa.

¿Y si pierde el año escolar?

Primero: si decides que tu hijo no vaya a la escuela este año, está bien, pero eso no significa que el niño deba dejar de aprender en casa, sobre todo si se trata de niños menores de 13 años. Todos los menores de esta edad deben tener tiempo para leer, estudiar un tema, hacer ejercicio, ayudar en casa, aprender a cocinar, a lavar, limpiar, hacer sumas y restas, escribir y todo lo que un niño de su edad debe hacer, lejos de perder el tempo en videojuegos.

Un año nunca se pierde si los padres tienen un plan claro para su hijo. Hoy en día hay muchas maneras de educarse a la distancia y miles gratis.

Un año no se pierde, se pueden perder muchos y todo lo construido con tanto esfuerzo si dejas a tu hijo sin un plan de trabajo.

Cuidado: un puberto y un adolescente pueden perder no solo aprendizajes académicos, pueden adquirir malos hábitos, vicios y corromper su mente si no hay retos intelectuales para ellos.

Advertisement

Mi lema: “Una mente desocupada es oficina del diablo”.

Por favor, escríbenos y comparte tus planes y experiencias sobre el tema, de seguro a alguien más le serán de gran utilidad.

Toma un momento para compartir ...

Emma E. Sánchez

Escritora, esposa y madre de tres hijas. Pedagoga, Directora de un centro escolar de educación básica, y asesora de formación familiar. Interesada en el fortalecimiento y formación de la mujer, la familia y el hogar.