Comer en estos horarios tiene sus consecuencias ¡Conócelas!

El ponerse un horario fijo para ingerir las comidas es más importante de lo que crees, el no hacerlo puede traerte problemas de salud irreversibles


Erika Gaytán

“Cada vez que tengo hambre, como”, “a la hora que me desocupe”, “si tengo tiempo como, sino hasta en la noche me desquito”, “no me da tiempo de preparar tantas cosas”, son algunas de las más comunes respuestas que obtuve al preguntar un grupo de conocidos sobre su horario de comida.

Es verdad, en ocasiones son tantas las actividades que se tienen que pareciera imposible poner un horario dedicado a la alimentación diaria, y el hecho de comer (dedicándoles 20-30 min.) es tiempo que se resta para sacar el trabajo. Aunque se escuche horrible, esto es cierto, por esa razón se hace a un lado o se posterga.

Sin embargo es de suma importancia no dejar de alimentarse al menos tres veces al día ya que de no hacerlo te puede provocar cansancio, disminución de glucosa y otros daños severos en el funcionamiento de tu cuerpo.

“El horario de comidas es tanto o más importante que la cantidad” misma de alimentos, afirma el académico de Medicina Carlos Acuña de la Universidad de Santiago de Compostela, España, esto gracias al ´ritmo circadiano´ (ciclos de 24 horas) del cual se piensa puede sincronizarse con la alimentación y digestión y al haber un cambio en sus horarios puede interrumpir la función intestinal y por ende provocar problemas gastrointestinales.

Consecuencias de comer a deshoras

  • 1. Aumento de la masa corporal

Se da cuando la cantidad de materia presente en un cuerpo humano supera la altura de la persona antes indicada.

https://www.definicionabc.com/salud/masa-corporal.php

  • 2. Provoca diabetes tipo 2

Se presenta cada vez que te saltas este alimento o te tardas en ingerirlo corres el riesgo de padecer 21% de diabetes tipo 2.

  • 3. Ocasiona obesidad

Es la acumulación de grasa debajo del diafragma y en la pared torácica, la cual puede ejercer presión en los pulmones, dificultando la respiración hasta en la hora de dormir.

Advertisement

4. Aparece el colesterol ´malo´

La acumulación de grasa que no es benéfica al cuerpo y que puede obstruir o bloquear las arterias donde circula la sangre.

5. Problemas con la presión arterial

Se le llama así a la fuerza que ejerce el corazón para bombear sangre hacia todas las arterias, la cual se presenta cada vez que palpita.

Establecimiento de un Horario fijo

Este se establece partir de que despiertas, no debe pasar más de una hora para que desayunes (si acostumbras una colación entre comidas, también procura que sea en un horario específico). La comida se debe realizar entre las 13 y 15 horas. La cena entre 19 y 21 hrs., en su defecto dos horas antes de acostarte a dormir.

Gracias a los trabajos de investigación realizados por Chistopher Colwell a ratones con la enfermedad de Huntington, al establecerles horarios fijos han observado una mejor movilidad en la frecuencia cardiaca, una mejora en sus tareas motoras y un ritmo más normal en sus actividades, lo cual siempre es alentador para el ser humano.

Recientes investigaciones sugieren que el comer bajo un horario estricto podría producir una gran mejoría en pacientes con enfermedades neurodegenerativas, de las cuales hasta la fecha no existen cura, como es el caso de la enfermedad de Huntington (degeneración de las neuronas que causa movimientos incontrolados, pérdida de facultades intelectuales y alteraciones emocionales).

Aunque te pueda parecer una misión imposible debes hacer un gran esfuerzo para poner te horarios y comer al menos en 30 minutos, con la finalidad de que mastiques adecuadamente y le permitas a tu organismo a tener una buena digestión, con esto evitarás una complicación en tu salud a largo plazo.

Si tienes amistades cuyo horario de comida sea un completo desorden no olvides compartirlo, antes de que sea demasiado tarde.

Toma un momento para compartir …

Erika Gaytán

Oriunda de la tierra del taco, el mariachi y el folklore. Periodista de profesión y corazón. Por muchos años he tenido la fortuna de colaborar como docente en la educación de niños, adolescentes y jóvenes. La música, la enseñanza, la investigación, lectura y escritura son mis grandes aficiones.