Cómo ahorrar en familia de forma sencilla y eficiente

Revisa estos prácticos consejos para fomentar tu ahorro familiar y notarás grandes beneficios a corto plazo. Una actividad tan beneficiosa como divertida.

Teresa Guadalupe Correa Pérez

Hoy en día la palabra ahorro en las familias es cada vez menos utilizada, dado que existen muchas maneras de permitirse gastos en «lujos», como lo son las tarjetas de crédito o los préstamos personales.

Pero, ¿realmente estas son facilidades de pago? ¿o sólo nos endeudamos con cosas que no podemos pagar y terminamos regalando nuestro dinero en forma de altos intereses a los bancos? De aquí la importancia de pensar en el ahorro familiar.

Es muy importante que la familia adquiera el excelente hábito de ahorrar, ya que siempre pueden ocurrir situaciones desafortunadas en las que tengamos que desembolsar alguna cantidad fuerte de dinero, y a veces no se cuenta con un colchón de seguridad, debiendo recurrir a cualquier otro medio para conseguirlo.

Algunos de estos medios pueden ser familiares, amigos, casas de empeño o incluso prestamistas sin licencias que nos pueden llegar a estafar, y terminemos pagando mucho más de lo que inicialmente necesitábamos.

Se predica con el ejemplo

Para evitar estas dificultades es necesario que tu familia empiece a ahorrar, y se debe empezar por papá y mamá. Y en realidad no es tan difícil como muchos suponen; puede ser con una actividad fácil y simple, como lo es un bote de monedas, forrado y membretado con la palabra ahorros, en el cual cada miembro de la familia puede ir depositando cambio, como lo que sobró del súper, o las monedas que traen en el pantalón, o simplemente cualquier sobrante.

Advertisement

Así, cuando esté a tope, puedes contarlo y depositarlo, ya sea en una cuenta de ahorro, u otro instrumento financiero que tengas disponible, para lograr guardar de forma segura tu dinero.

Separa presupuestos

Otra actividad importante es que cada quincena se separe en sobres membretados los gastos pendientes que hay a lo largo del mes. Por ejemplo: en un sobre que diga agua, pones la mitad del costo promedio del recibo de agua, y para la siguiente quincena puedes completar los pagos. Lo mismo aplica para el recibo de luz, cable, renta o cualquier otro tipo de gasto fijo.

También, es realmente importante apartar uno que diga «ahorro para emergencias», así tendrás un extra guardado para eventos inesperados.

Algo más, que te ayudará mucho, es que anotes todo lo que vayas comprando, ya sea en una libreta o en un archivo de Excel, para que al final de la quincena elabores una balanza de cuánto gastas, y qué tipo de gastos podrías evitar.

Y claro, hay cosas que no se pueden evitar, como los son los productos alimenticios, los de limpieza e higiene personal, pero al tener un balance, puedes evaluar cuáles disminuir o dejar de hacer, para guardar un poco más.

Advertisement

En el ahorro todos participan

En el ahorro también pueden y deben participar los niños y los adolescentes de la casa. Ya sea con su mesada quincenal o lo que les sobre del dinero de la escuela, ya que este es un excelente hábito a formar, y con el cual ellos mismos pueden pagarse algunos de sus gustos personales a largo plazo.

Para los más pequeños, primero debemos enseñarles qué es el dinero y su valor, que con el dinero podemos comprar cosas, y que además el dinero es una forma de premio a un trabajo y esfuerzo; enseñarles qué hacen los papás para obtenerlo, y poder compartirlo con ellos.

Para ello podrás utilizar el clásico cochinito en el cual puede poner el dinero que sobra, después de comprar un dulce, y le puedes explicar pacientemente que si junta lo suficiente podrá comprar un juguete o una ida al cine.

Recuerda que es muy importante que los niños te vean ahorrando, puesto que aprenden imitando a sus padres y hermanos mayores. También puedes “premiarlos” si obtienen buenas notas, haciendo un pequeño depósito a su cochinito, o dándoles unas monedas a modo de incentivo para mantener su habitación ordenada.

Todo esto es para que aprenda que el ganar dinero es trabajo y esfuerzo, pero que además se debe cuidar.

Advertisement

Responsabilidad familiar

Pero no solo se trata de ahorrar dinero en monedas. También hay que explicarles  a los hijos que es necesario cuidar los consumos de gas, luz y agua, pues se debe cuidar de estos recursos muy necesarios. Algunas medidas a tener en cuenta son: verificar si están cerradas las llaves del agua o apagar la luz si no es necesaria en la habitación, y así se podrán reducir costos.

Todas estas precauciones pueden ser muy beneficiosas en un corto período de tiempo, puesto que evitamos las fugas innecesarias de liquidez económica en el hogar y les enseñamos a los niños a cuidar el planeta.

Por último, recuerda que parte del ahorro es fuerza de voluntad, organización, constancia y paciencia, y algo en que además toda la familia puede participar y salir beneficiada de esto.

Toma un momento para compartir ...

Teresa Guadalupe Correa Pérez

Lou Correa es una apasionada investigadora de ciencia y psicología, amante de los libros, el clima frío y los abrazos cálidos; joven madre de un bebé y esposa.