Cómo ayudar a mi hijo a que tenga amigos

Adriana Acosta Bujan

Cuando mi hijo era pequeño, recuerdo que hacía todo lo posible para que él estuviera rodeado de amigos (más porque era hijo único), así que para mí era vital que él compartiera con niños de su edad para poder socializar, en un momento me convertí en la segunda madre de varios compañeros de la escuela de mi hijo, con tal de verlo feliz. Ahora él es un joven y solo tiene seis amigos y ahora comprendo que lo importante es la calidad de los amigos y no la cantidad.

Recordemos que todos somos diferentes, mientras unas personas son considerados el alma de la fiesta, otros prefieren acurrucarse con un libro, por lo que, hacer amigos no es una prioridad social, sino que va más allá, me refiero a desarrollar habilidades en nuestros hijos.

Según los expertos las habilidades que deben tener los niños para poder tener amigos son las verbales, interpersonales y emocionales, para mejorar el desarrollo cognitivo, ya que tener amigos nos hace más felices lo que contribuye a un mejor rendimiento escolar, además que todos necesitamos tener un vínculo de pertenencia.

Si tu hijo tiene todas estas habilidades podrá conversar más rápido con las personas que le rodean y así conseguir amistades, además aprenderá a compartir y ser útil mostrando empatía para fortalecer los lazos de amistad.

¿Cómo ayudar a los hijos a tener amigos?

Advertisement
  1. Palabras mágicas

“Por favor, perdón y gracias”, desde pequeños es importante enseñar a los hijos a decir estas palabras de respeto, gratitud y humildad, puesto que serán más empáticos, ayudándolos a socializar y a adaptarse de mejor forma al entorno que los rodea, logrando interactuar de forma eficaz.

¿Cómo enseñarlas? Es fácil, incluye las palabras en tus conversaciones cotidianas, recuerda que los niños aprenden con el ejemplo de los padres, incluso, enséñales el significado de cada palabra por ejemplo: “gracias” expresa agradecimiento, “por favor” denota a obtener las cosas que desean de manera respetuosa y “perdón” denota a un sincero arrepentimiento a reconocer errores.

  1. Control de sus emociones

Es normal que los niños muy pequeños sean egoístas y no quieran compartir sus juguetes, provocando que sean poco empáticos con las personas que les rodean, para ello, es importante ayudar a tu hijo a controlar sus emociones de enojo y frustración, practicando los valores de compartir y de perdonar. El doctor Dan Kindlon explica que si los padres son permisivos y no los enseñamos a esperar su turno, a posponer la satisfacción y a resistir la tentación, es probable que los hijos no tengan un carácter sólido y así no puedan conseguir amigos.

¿Cómo hacerlo?

Existen muchas técnicas como por ejemplo: respirar (inhalar y exhalar), en ese tiempo se pensará en el aquí y ahora, para reflexionar sobre lo positivo o negativo de la situación que provocó un enfado. Otra técnica es calmarse para poder estar tranquilo y pensar en solucionar la situación, incluso no está por demás, explicar que toda acción lleva una consecuencia.

Advertisement
  1. Ayudarlos a tener sentido del humor

Algunas veces las bromas son una manera de socializar, además fomentan la imaginación y la complicidad entre compañeros. ¡Claro! Hacer bromas tiene que ser con respeto para no dañar a los demás. El psicólogo Louis Franzini  aconseja qué para alimentar el buen humor en los hijos, debemos cantarles desde pequeños imitando voces de personajes, utilizar libros, películas, disfraces que convierta una aburrida situación en algo gracioso.

  1. Organiza encuentros con sus amigos

Una manera de ayudar a los hijos a tener amigos es organizando encuentros para que se reúnan con niños de su edad, puede ser que los invites a tu casa para comer después del colegio y así jugar toda la tarde. Recuerda que cuando los hijos son pequeños deberás ayudarlos a jugar para fomentar su imaginación.

  1. No te involucres en peleas de niños

Como mamá deseas que tu hijo siempre sea feliz, sin embargo, en la vida real, es normal que todos los amigos lleguen a enojarse y tener conflictos entre ellos por tener diferentes puntos de vista. Lo más sano y recomendable es que no te involucres en las peleas de niños, deja que tus hijos resuelvan sus diferencias, así ellos lograrán comprender a los demás y a solucionar sus problemas. Puedes explicarle a tu hijo que lo más probable es que su amigo no quiso hacerle daño y que tiene que escuchar sus razones para entenderlo.

Recuerda que el verdadero significado de la amistad es compartir buenas y malas experiencias de vida, así como ayudarse mutuamente, aprender a escuchar, expresar tus puntos de vista, entre otras cosas.  ¡La amistad es un lazo sólido que se debe cuidar todos los días con buenas acciones!

 

Advertisement

 

 

Toma un momento para compartir ...

Adriana Acosta Bujan

Adriana Acosta estudió comunicación, es madre de un adolescente, y actualmente se dedica a la enseñanza e investigación a nivel universitario en Puerto Vallarta. Publica sus escritos esperando que ayuden a las personas que leen sus útiles vivencias