Cómo educar a tus hijos para que les pasen cosas buenas

"Desconectarnos" de las redes sociales y "conectarnos" con nuestras familias y los buenos hábitos perdidos solo pueden traernos buenas consecuencias de todo tipo.

Emma E. Sánchez

“Nada motiva más al ser humano que sentirse querido, apreciado o que le importa a alguien”

Thomas Incel

Hace unos días tuve la oportunidad de viajar para visitar a algunos familiares que hacía años no veía.  Fue muy especial el poder ver a mis primos convertidos en padres y conocer a mis nuevos sobrinos. Esta es una de las partes más emocionantes de envejecer: ver crecer de manera sana a los que amas.

Y por otro lado, cuando este crecimiento sano no se da, es una profunda pena. Por extraño que suene, a veces es así.

Es por esta razón que quiero compartirte en este artículo la importancia de poner en práctica algunos principios muy valiosos en la educación y formación de nuestros hijos para que en el futuro podamos verlos crecer, desarrollarse y salir avante de las dificultades que la vida les va presentando.

Si deseas que a tus hijos, tus nietos o a cualquier menor cercano a ti les pasen cosas buenas en su vida, comencemos a considerar estos cambios en nuestras vidas:

Buenos estímulos desde pequeños

Hace poco más de 30 años, cuando nació mi primera hija, recuerdo que el pediatra muy atinadamente me recomendaba poner un móvil en la cuna de la pequeña. Si era con música mucho mejor, y que su recámara estuviera iluminada durante el día y oscura por la noche.

Advertisement

Hoy como especialista en desarrollo y acompañamiento familiar, veo que el pediatra no estaba equivocado en sus recomendaciones porque estaban basados en poderosas bases que estimulan la mente:

Luz, movimiento y sonido, en pocas palabras

Nada nuevo ¿cierto? Quien tiene un bebé sabe que siempre responderá a estos estímulos; y si agregamos el factor de “placer” o “emoción”, entonces tendremos un aprendizaje que dejará marca de por vida.

No suena mal cuando pensamos que un niño al despertar (luz), su  padre le canta (sonido) a su hijo mientras lo levanta en sus brazos (movimiento). ¡Una imagen hermosa y poderosa en el desarrollo psico-emocional del niño! Pero ahora traduce estos estímulos: cuando el niño está frente a una computadora, teléfono o tableta jugando: hay luz, los objetos se mueven ante sus ojos, tiene efectos de sonido increíblemente reales, y para rematar, gana puntos, le dan una medalla o alguna celebración.

Peligro total: la información penetra de manera directa a su mente donde una y otra vez se traducirá

Resumen: aleja las pantallas de los niños pequeños. ¡Nunca dejaré de repetirlo! Trata de proporcionar actividades donde los niños pasen tiempo al aire libre, jueguen, bailen, canten y sobre todo, abrázalos, llénalos de besos y siempre que estés con ellos, asegúrate de deciles palabras de amor, aprobación, orgullo y reconocimiento de sus talentos, dones, habilidades, sueños y metas.

Escape sano a nuestras dificultades

Todos necesitamos un escape ante los momentos estresantes, algo que nos haga sentir mejor, que nos relaje y nos ayude a no perder el control ante el estrés o presiones del día a día.

Advertisement

Estos escapes pueden ir desde dormir unos minutos, comer un chocolate, salir a caminar, hacer ejercicio, etc. Otros escapes son más nocivos, como fumar, usar drogas, tener relaciones casuales, o ver pornografía. Estas acciones, si bien dan un placer inmediato, a la larga hacen daño,  generan una adicción y que dañan otras áreas de nuestra vida hundiéndonos más que resolver los problemas.

Estas no son salidas o escapes sanos que nos ayuden a salir delante de nuestras dificultades.

Una vía de escape sana podría ser salir a caminar para pensar, leer, orar, tener una actividad relajante, hablar y expresar lo que ocurre y lo que piensan.

En nuestro cerebro se secretan hormonas como la oxitocina o dopamina cuando hacemos algo placentero que luego nos dará tranquilidad y la oportunidad de descansar la mente,  repensar, reflexionar  y entonces retomar la vida para hacer frente a las dificultades.

La vía de escape generada en la infancia o adolescencia el cerebro la recordará constantemente y la presentará en la vida adulta como la primera opción ante la crisis adulta.

Advertisement

Cómo ayudar a nuestros hijos

Enseñar a tus hijos qué hacer ante las dificultades es muy bueno, pero es aún más bueno, enseñarles a buscar maneras sanas para canalizar sus frustraciones, para manejar su estrés y para no ceder ante la ira o cualquier emoción negativa.

Que sea el deporte, tocar un instrumento, escribir, leer, orar, estar con la familia, hablar con alguien las cosas que le pasan y sobre todo, donde encuentren amor y apoyo incondicional.

Cría de tal forma a tus hijos que sean capaces de resistir los golpes de la vida sin necesidad de una droga, de respuestas o resultados instantáneas. Cultiva a su lado alguna actividad a la que sepas, tu hijo pueda  regresar en tiempos difíciles para retomar fuerzas.

Domina tu atención y controlarás tu vida

En los últimos años se puso mucho más en evidencia lo que muchos ya sabíamos sobre el daño y las consecuencias del uso y abuso de las redes sociales en las personas, pero sobre todo en los menores.

Los niños no deben tener ni estar inscritos en ninguna red social

Los adolescentes que ya están en alguna, deben de evitar pasar demasiado tiempo en ellas, lo mismo que pantallas o video juegos.

Advertisement

Los padres debemos estar muy atentos a que nuestros hijos no recurran a las redes para aliviar el aburrimiento, la frustración o alguna  problemática que estén pasando.

Estar visitando o revisando las redes continuamente evita que todos nosotros tengamos periodo de concentración largos, lo que a futuro será que no podamos pensar de manera prolongada. Por ejemplo, para resolver un problema, estudiar, leer un texto largo, leer un libro o encontrar placer y gusto en cosas que nos requieran algún esfuerzo intelectual mayor.

Los psiquiatras alemanes dicen que  “la gente más feliz es quien domina su atención”

Atención, comprensión, resolución de problemas  y dominio de impulsos se desarrollan en la misma parte del cerebro, la corteza pre frontal. De ahí que sea tan importante poder lograr periodos largos y extensos de concentración y por lo tanto, la grave amenaza que resultan las redes sociales pues inhiben estas funciones.

Posterga la recompensa

Hacer cosas por gusto, placer y por el simple hecho que se den de hacer, hoy más que nunca resulta indispensable. Evita premiar por todo y de manera instantánea y de preferencia, inculca a los niños a hacer favores sin pedir nada a cambio, a no recibir remuneración por lo que son su deberes y a sentir orgullo por un trabajo bien hecho por mera satisfacción personal.

Es una dura batalla en un mundo que de la nada y por absurdos recibe “me gusta”  a toneladas.

Advertisement

Domina la tecnología

Esto significa: apaga las notificaciones y pon tu celular en modo avión mientras estás con la familia, especialmente con tus hijos. Controla el tiempo frente a la pantalla, no lo revises cada 5 minutos y no uses tu dispositivo para matar el tiempo. Regresa a un libro, a un pasatiempo físico y de preferencia compartido con alguien.

Domina tu celular y controlarás tu vida

Te deseo mucha fuerza de voluntad en todos y cada uno de estos temas, proponte una meta, sé constante y verás la diferencia. Finalmente, hacer esto hará que a tus hijos les ocurra muchas cosas buenas en la vida.

Toma un momento para compartir ...

Emma E. Sánchez

Escritora, esposa y madre de tres hijas. Pedagoga, Directora de un centro escolar de educación básica, y asesora de formación familiar. Interesada en el fortalecimiento y formación de la mujer, la familia y el hogar.