Cómo encontrar la paz cuando el mundo se está cayendo a pedazos

Buscas aquietar tu alma y acallar tu mente. La paz está dentro de ti, y puedes encontrarla siguiendo estos simples consejos.

Emma E. Sánchez

Recién conversaba con una compañera de trabajo que está pasando por momentos complicados en su vida: un divorcio doloroso, criar sola a 3 hijos pequeños, un cambio serio en su estilo de vida y economía, deudas, un cambio de casa, abandono de amigos y familiares a causa de su separación, el auto descompuesto, enfermedad en uno de sus pequeños, mucho agotamiento, y por si fuera poco, el fallecimiento de su padre tras una larga enfermedad.

Mientras me contaba que todo esto le ha ocurrido en los últimos 3 meses una pequeña lágrima se asomó en sus ojos, luego sonrió y me dijo –pero ya estoy mejor y todo está saliendo bien–  nos abrazamos con mucho cariño y seguimos adelante con nuestra jornada.

Más tarde volvía a verla a lo lejos, andaba de prisa cumpliendo con sus últimos deberes del día, llevaba a cuestas dos mochilas, su bolso y al más pequeño mientras tomaba de la mano a los otros, se despedía de sus amigas con abrazos y besos, se la veía bien, contenta y de buen ánimo. Tomó a sus hijos y se fue caminando con ellos platicando.

«Ella es una mujer excepcional», pensé para mis adentros; una mujer admirable como muchas que andan por ahí, como quizás tú, que estás pasando por momentos complicados también.

Hay tiempos difíciles, y a pesar de ellos podemos encontrar la paz y sobrellevarlos.

Que la esperanza nunca muera

Uno de los errores graves que cometemos los seres humanos es que no sabemos procesar adecuadamente las emociones que nos generan los problemas de la vida diaria, y permitimos que lleguen a convertirse en problemas emocionales, tales como la depresión y la ansiedad.

Advertisement

Recuerda: Por muy negro que el panorama se vea siempre habrá una luz. La esperanza es esa luz divina que nos permite confiar en que todo saldrá bien de una u otra manera, tarde o temprano pero que las cosas mejorarán. Tener una visión de la vida con esperanza puede ser “una vacuna” ante el ataque sin fin de todas las malas noticias y sucesos a nuestro alrededor.

Busca con quien hablar

Actualmente tenemos a mano muchas maneras de comunicarnos, busca a un familiar, un viejo amigo o  alguien que te haga sentir en confianza para platicar. Muchas veces ni siquiera se trata de hablar sobre los problemas que enfrentamos , a veces solo se trata de conversar, distraerse un poco y reír; con eso podemos sentirnos revitalizados para continuar con nuestro viaje.

También es posible, cuando estás pasando por una situación complicada, que lo que menos quieras es ver a alguien, y es entonces cuando puedes expresar tus sentimientos contigo mismo.

Escribe, habla en voz alta, mírate al espejo y si hay que llorar, ¡pues llora! Y luego a levantar la mirada y seguir adelante con la frente en alto.

Descansa un poco

Enfrentar y resolver problemas requieren de una gran cantidad de energía y esto llega a producir una sensación de agotamiento físico y mental. Si te estás sintiendo de esa manera, toma un poco de tiempo para descansar o dormir un poco, ¡pero solo un poco! Ya que si prolongas los estados de sueño pueden  convertirse en una manera de escape.

Advertisement

Hacer algo que te agrade puede ser más beneficioso que dormir.

Intenta con un pasatiempo, un poco de ejercicio o salir a caminar, intenta relajarte con baño calentito, pintar o dibujar.

Nutre tu cuerpo

No se trata únicamente de comer o no dejar de comer, se trata de alimentarte para estar bien físicamente y tener claridad mental para tomar buenas decisiones y estar alerta. Aunque no quieras, y con más razón si perdiste el apetito, consume alguna fruta, prepara una ensalada fresca y toma agua. Un poco de chocolate puede caerte bien.

Aleja la negatividad y el pesimismo

Quita de tu vocabulario las frases derrotistas, negativas y pesimistas. Evita decir “no hay solución”, “no hay nada qué hacer” ,“es inevitable”, o “esto nunca va a cambiar”. Estas ideas limitan tu creatividad y con ello, el encontrar soluciones y actuar.

Tu mente es poderosa, no le permitas que se pierda en la crítica y el menosprecio. Si aparece un pensamiento negativo, canta una tonada alegre. No te permitas actuar o vivir de manera inferior a tu potencial y capacidades.

Busca a Dios

Desarrollar una vida espiritual y fortalecer nuestra fe, son piezas claves para sobrellevar un dolor y vencer los desafíos más fuertes.

Advertisement

La oración, el ayuno y la lectura de las escrituras siempre han sido gran consuelo y fuente de inspiración para los creyentes.

Tal vez en el pasado jamás habías orado y ni siquiera tienes idea de cómo hacerlo, solo inténtalo y habla con Dios como se habla con un amigo.

No estás solo ni eres el único que enfrenta dificultades

La persona que menos te imaginas enfrenta sus propias batallas. Hay muchos que como tú, están sedientos de esperanza o de una mano amiga que les escuche y les confirme que no están solos, que en este camino difícil hay más esforzándose, con paciencia, haciendo lo correcto y esperando lo mejor.

Sé tú esa persona que puede tender una mano a quien observas que la está pasando mal. Te garantizo, que de hacerlo, tus propias cargas se aligerarán. Lo sé.

Los momentos difíciles de la vida son solo eso: momentos.

Los dolores y padecimientos de esta vida no son eternos, van a pasar, y todo saldrá bien.

Advertisement

Te lo aseguro.

Toma un momento para compartir ...

Emma E. Sánchez

Escritora, esposa y madre de tres hijas. Pedagoga, Directora de un centro escolar de educación básica, y asesora de formación familiar. Interesada en el fortalecimiento y formación de la mujer, la familia y el hogar.