Cómo hacer que las vacunas de tus hijos no sean una pesadilla

Las vacunas pueden llegar a ser una verdadera pesadilla, pero si lees estos consejos seguro lograrás que tu hijo sufra mucho menos


Camila Ignacia Gómez González

Las vacunas son por lejos uno de los temas más controversiales que puede existir cuando se es padre. La decisión de ponerlas conlleva tener que lidiar durante días con los malestares que éstas provocan, sin embargo, debo confesar que esa NO es la parte más dura.

Lo terrible del proceso es ver cómo tu pequeño bebé llora sin parar cuando recibe el pinchazo en su cuerpo. Sin embargo, desde hace algún tiempo se están promoviendo algunas técnicas que ayudan a que el dolor se vea disminuido y el proceso sea menos doloroso, tanto para la madre como para el bebé.

Algunas de ellas son:

Tetanalgesia

Consiste en amamantar al bebé mientras es vacunado. Mientras esté pegado al pecho de su madre el bebé no podrá sentir tanto dolor como si no lo estuviera.

En algunos países, como Chile, es una excelente opción a la hora de vacunar. Solo se debe informar a la enfermera que hará el procedimiento para que ella sea quién diga hacia que lado poner al bebé para suministrarle la dosis de la vacuna.

Tomar en brazos

Si la tetanelgesia ya no es posible, entonces contener en brazos es una excelente opción para poder calmar la ansiedad del pequeño. Lo importante es evitar que el niño se mueva, para que no deban repetir el procedimiento.

Llevar su juguete favorito

El pinchazo de la aguja no duele tanto, lo que en verdad impresiona a los niños es ver una jeringa. Así que una buena forma de lograr calmar el llanto es llevando su juguete favorito, de esta manera de distraerá y no se dará cuenta de lo que está sucediendo.

No transmitir los nervios o la ansiedad

Los bebés son capaces de leer el lenguaje no verbal de los demás, es por eso que cuando la madre está estresada, ellos manifiestan su llanto sin control.

Advertisement

Así que lo importante es recordar que no se debe demostrar nervios excesivos para que de esta manera el proceso pueda llevarse a cabo tranquilamente.

Explicar

Cuando los niños son más grandes es importante que sepan porqué son vacunados y para qué. De esta forma pueden conocer lo que está pasando y las consecuencias de NO hacerlo. No dudes en usar un lenguaje sencillo y sin mucho rodeo.

Técnicas de respiración

Enséñale que mediante la respiración puede lograr relajarse en ese momento de tanto estrés. Muéstrale cómo respirar de manera correcta y hazlo en conjunto con él mientras pasa el pinchazo.

Muéstrate orgulloso

Al finalizar el proceso de inoculación, dile a tu hijo que estás muy contento por su valentía para enfrentar enfermedades que pueden llegar a ser mortales en caso de no recibir las dosis adecuadas de vacunas.

Y por favor, nunca dudes en seguir las indicaciones del médico o enfermera a cargo del proceso de vacunación. Pues algunas de ellas pueden presentar síntomas secundarios como fiebre, malestar general, decaimiento y otros tipos de molestias. Que no resultan ser nada si se comparan a lo que deberían vivir si por alguna razón una de esas enfermedades atacara su pequeño cuerpo.

Toma un momento para compartir …

Camila Ignacia Gómez González

Camila, es Relacionadora Pública, con orientación en Marketing, actualmente reside en Villa Alemana, Chile. Es esposa y madre, y ama escribir para ayudar a fortalecer los lazos familiares.