Cómo mejorar tus relaciones y sentirte feliz

La felicidad que las relaciones sociales sanas nos dan está a tu alcance. Decídete y  trabaja por ella.

Emma E. Sánchez

Seguramente alguna vez te ha pasado que de la nada alguien se enoja contigo por algo que no sabes ni entiendes, pero lo cierto es que se ofendió o está sentido; y por otro lado, seguramente también te ha pasado que tú te enojaste con alguien por algo que dijo o hizo y lo que iba muy bien simplemente se acabó.

Ya sea de una u otra manera, terminas sintiéndote mal e inclusive triste por no tener muchos amigos o por experimentar algunos fracasos en relaciones que para ti eran importantes.

Las relaciones humanas son sumamente complejas y difíciles de entender a cabalidad, pero siempre posibles a mejorar y conservar.

Nos enojamos, nos sentimos tristes y muchas veces tenemos situaciones que no sabemos cómo enfrentar o solucionar y terminamos gritando, peleando o escapando de todo a nuestro alrededor, afectando a otros y eso era lo que menos querías hacer.

¿Te ha pasado? A veces querías hacer algo bueno y agradable para alguien y las cosas salieron justo al revés; muy frustrante ¿cierto?

Bela Gandhi, escritora y coach de superación personal comparte algunas recomendaciones para poder mejorar nuestras relaciones personales o familiares y fortalecer los lazos afectivos y de amistad con todos los que nos rodean, ya sean compañeros de trabajo, el chofer del transporte y todo aquel que se cruce en tu camino.

Advertisement

Todas estas recomendaciones las puedes realizar fácilmente y no te tomarán más que un minuto pues son sencillas y solo es cuestión de que desees en verdad mejorar tu relación con la gente, y así podrás poco a poco aumentar tu círculo de amistades, mejorar la calidad de tus relaciones y por supuesto, sentirte tranquilo y feliz.

Primero, la pareja

Es tan sencillo tener contenta a nuestra, pareja aunque a veces no creemos que sea posible y el orgullo o el egoísmo nos ciegan; y lo que pudo haber sido fácil se vuelve complejo, duro. Lo peor es que muchas buenas parejas terminan separadas o viviendo infelices haciendo daño a quienes más aman.

Así que pon atención, y sobre todo ¡a poner en práctica desde hoy!

Abrazos largos y apretados

Muchas veces nos justificamos diciendo: “Yo no soy  cariñoso, así me criaron, así soy y ni modo que cambie”. Esas palabras no construyen una relación. Todos podemos cambiar y mejorar, cuando lo hacemos, todo mejora a nuestro alrededor. Has un esfuerzo por ser un poquito más cariñoso y amable.

Mensajes cariñosos recordándole por qué lo amas

Si el contacto físico no es tu fuerte tal vez puedes comenzar con pequeñas notas afectuosas. Hoy en día las redes sociales y las diversas formas de comunicación instantánea ayudan mucho.

Advertisement

Detalles, detalles. Están de nuestro lado. Manda un corazón, una imagen  que exprese lo que a ti se te dificulta. Una palabra amable puede cambiar al corazón más duro.

Una flor, un dulce, algo que le diga: «pienso en ti», «te recuerdo» o «eres importante para mí».

Claro que es muy agradable recibir un regalo, pero jamás sustituirá el afecto que nuestras palabras y acciones pueden demostrar.

Hazlo también con tu familia y amigos

A veces nos distanciamos de amigos queridos sin darnos cuenta, para todos ellos, y familiares también, puedes hacer esto:

Manda un artículo divertido un gif o un chiste como pretexto para luego invitarlo a comer

Sonríe, camina sonriendo, contesta el teléfono y sonríe, la persona al otro lado de la línea lo nota, y eso crea una sensación cálida y agradable para hablar. Nunca menosprecies el valor de una sonrisa. Quien se siente feliz, atrae gente feliz.

Graba un mensaje gracioso, una canción de la juventud y mándaselo a tu hermano que está lejos.

Haz una video llamada espontánea a tus padres.

Manda una vieja foto del colegio a un grupo de ex alumnos.

Escribe un breve mensaje alegre, efusivo o lleno de amor para alguien especial.

Cuando decimos que no tenemos tiempo para ver a alguien, escribir o llamarle, muy en el fondo es que simplemente no queremos hacerlo por alguna razón. Cuando se quiere a alguien o alguien nos interesa encontramos el tiempo para hacernos presentes. Solo piensa que si hoy no cultivas la amistad y el afecto en los que te rodean, mañana te encontrarás solo.

Advertisement

Invierte hoy en las amistades y familias de tu futuro

Las personas mayores que no cuentan con una buena amistad pueden llegar a sentirse muchísimo más solos y hasta abandonados que aquellos que tienen alguien con quien platicar y disfrutar del pasado.

Algunas personas tienen toda la buena intención de ser un poco más amables y resultan bruscos cuando intentan hacerlo, se sienten incómodos, fuera de lugar y hasta ridículos ¡Por favor! ¡no pienses eso! Concéntrate en hacer esos pequeños esfuerzos, es como todo: entre más lo ejercitemos más pronto nos saldrá mucho mejor, hasta que se convierta en parte de nuestra forma de ser.

Si sientes que relacionarte con la gente te es difícil o te intimida demasiado, sientes que todo mundo busca abusar de ti, y que la relación que inicias termina mal, tal vez sea una buena idea consultar con algún psicólogo o profesional para recibir una atención particular a tus necesidades.

Todos los seres humanos hemos sido creados para ser felices, formar y pertenecer a una familia, tener amigos con quienes compartir este maravilloso viaje y tú no eres la excepción, la felicidad que las relaciones sociales sanas nos dan, está a tu alcance, decídete y  trabaja por ella.

Toma un momento para compartir ...

Emma E. Sánchez

Escritora, esposa y madre de tres hijas. Pedagoga, Directora de un centro escolar de educación básica, y asesora de formación familiar. Interesada en el fortalecimiento y formación de la mujer, la familia y el hogar.