Con estas recomendaciones tu hijo puede interesarse por la ciencia

Apela a la curiosidad de tu hijo. Los niños son científicos naturales en sus primeros años, no permitas que ese deseo y motivación se apaguen.

Emma E. Sánchez

Desde el año 2000 ha estado surgiendo un  problema realmente serio a nivel mundial, pues todas las universidades más prestigiosas están reportando el bajo interés de las nuevas generaciones por el estudio de las ciencias exactas. Cada año son menos los jóvenes que ingresan a estudios superiores de Química, Biología, Física o Matemáticas, e inclusive en algunas ingenierías.

Son pocos los estudiantes que acceden a las universidades y aún menos los que terminan sus estudios, limitando con esto, el desarrollo de nuevas tecnologías y el avance de la ciencia a nivel internacional.

Cuando se investiga el por qué los jóvenes no se interesan por estudios en carreras científicas, se encuentran algunas razones y mitos, por cierto tristes como estos:

«Son carreras para hombres»

Pensar que el estudio de una carrera científica es solo para hombres es totalmente falso, por lo que debemos de animar a nuestras hijas a desarrollarse en cualquiera de ellas como lo haríamos con cualquier otro joven.

«Solamente los que son muy inteligentes pueden estudiar ciencias»

Esta es otra falsa creencia. Lo que es cierto, es que muchos de los alumnos que llegan a este tipo de carreras, fueron niños que recibieron estímulos intelectuales favorecedores, tuvieron acceso a materiales de construcción, libros, y sus familias favorecieron la indagación y la observación del mundo que les rodeaba. Los padres de familia podemos hacer esto para que nuestros hijos puedan hallarse en posición de escoger lo que quieran, y no a limitarse por nuestra negligencia.

Advertisement

«Hay que esforzarse mucho»

Por esto digo que es triste, pues como decía el dicho aquel: “si las cosas que valen la pena fueran fáciles, cualquiera las haría”, nuestros jóvenes hoy en día desconocen la cultura del esfuerzo y el sacrificio y con mucha tristeza, escogen a veces sus futuras profesiones buscando terminarla bajo la ley del menor esfuerzo. Esto es, escogen lo que sea más fácil, ni siquiera por su gusto o mejora personal a futuro, se deciden por lo fácil y rápido.

«Son carreras muy difíciles»

No hay estudio difícil para la mente deseosa de aprender y entrenada en el esfuerzo y la constancia. Si un jovencito siente el deseo de conocer y entender  las maravillas de la ciencia, verá cómo hacerlo. El problema es que nunca fue entrenado, no desarrolló habilidades y no desea esforzarse bajo ninguna circunstancia.

«No hay trabajo o se gana muy poco dinero»

Actualmente, son muchas las universidades que están ofreciendo becas y muchísimas más las empresas y gobiernos que están apostando a investigadores y científicos. La oferta económica es buena y se va a poner mejor.

Lo que podemos hacer hoy para favorecer el pensamiento científico en nuestros hijos

Estas recomendaciones son muy buenas, especialmente si tus hijos son pequeños, pues tendrás más tiempo para poder ayudarles  a desarrollar habilidades y estar en capacidad de elegir su futuro profesional.

Material de construcción

Su creador fue Ole Kirk Kristiansen que en 1932 fundó una compañía de juguetes de madera, pues él era carpintero y fue hasta 1961 que este gran juguete apareció. Hacia 1968 la compañía ya era reconocida a nivel mundial por sus juguetes tan revolucionarios ¿ya sabes de qué juegos estamos hablando?

Advertisement

Efectivamente, estamos hablando de los bloques plásticos mejor conocidos como LEGO o TENTE (la marca española) o EXIN que se comercializó en América latina.

Se trata de pequeñas piezas de anclaje que les permite unirse y formar sets previamente diseñados y las creaciones que cada niño se imagine, y ahí radica tanto su éxito como su gran aportación al desarrollo mental de los niños.

Anna Gold, Directora del programa de educación y divulgación e investigadora de la Universidad de Colorado en Boulder, se encontró con una amplia divergencia entre los estudiantes que habían jugado con LEGOS en su infancia y los que no tuvieron esa oportunidad.

La Dra. Gold menciona que hay estudiantes universitarios que simplemente no tienen desarrollada la habilidad espacial. Ahora es muy importante resaltar que esas habilidades espaciales se pueden entrenar y que mejoran con la práctica; también es necesario resaltar que las diferencias de desarrollo de habilidades entre hombres y mujeres desaparecen cuando las niñas habían jugado con bloques de construcción o ciertos video juegos que favorecer el pensamiento espacial.

Material para hacer experimentos caseros

Actualmente en el mercado existen muchos paquetes ya armados para que los niños  puedan tener su primer laboratorio y puedan manipular  algunos objetos y experimentar, pero recuerda que en casa hay muchas cosas con las que los chicos pueden comenzar a “probar”  y buscar explicaciones a sus preguntas.

Advertisement

Lupas, microscopios, binoculares, catalejos y telescopios

Cuando en casa hay uno o varios de estos objetos al alcance los niños es muy probable que los usen y comiencen por ellos mismos a hacer conjeturas y buscar información.

Enseña a seguir el método científico

No hay nada de complicaciones, recuerda observar, hacer una hipótesis o una explicación ante lo que observamos, y luego buscar experimentar para ver si lo que pensamos es correcto o de otra manera.  La imaginación, la fantasía, los cuentos y leyendas son tan necesarios como el investigar, indagar y experimentar para lograr conocimiento.

Intenta contar un mito para explicar cómo buscaban resolver en el pasado los fenómenos naturales y luego cómo los hombres investigaron hasta entender mejor nuestro mundo haciendo ciencia.

El ejemplo como siempre, es lo mejor

El esfuerzo, la disciplina, el deseo de aprender y conocer son contagiosos, son una forma de vida que los hijos buscan emular. Si tú lees, tu hijo hará lo mismo, si tú te interesas por conocer y aprender, él hará lo mismo, si tú te detienes un momento a observar las estrellas, los cambios de las plantas o el cómo funcionan las cosas, tus hijos intentarán hacer lo mismo.

Pensar es ejercitar la mente y así como el cuerpo y el espíritu requieren ejercitarse. Nuestra mente, y más la de un pequeño, requiere de desafíos para crecer y aprender. Apela a la curiosidad natural del niño, ellos son científicos naturales en sus primeros años, no permitas que ese deseo y motivación se apaguen ¡son la flama ardiente del aprendizaje humano!

Advertisement
Toma un momento para compartir ...

Emma E. Sánchez

Escritora, esposa y madre de tres hijas. Pedagoga, Directora de un centro escolar de educación básica, y asesora de formación familiar. Interesada en el fortalecimiento y formación de la mujer, la familia y el hogar.