Conéctate contigo mismo para poder conectar con quienes más amas

Sigue estos consejos para aprender a mejorar tu relación con los quienes amas, conectando desde el lado más profundo del corazón.

Danitza Covarrubias

Las época de Navidad y fin de Año son, por un lado, de fiesta y jolgorio. Pero también, por otra parte, de agobio: correr a comprar los regalos, preparar la cena de navidad, las piñatas, los gastos. Todo esto, más las responsabilidades habituales, generan un tremendo estrés.

Este estrés se ve reflejado de diversas maneras; a veces con malestar físico, como dolor estomacal, dolor muscular, sensación de vacío o dolor en el pecho. A veces se refleja en una tensión fuerte en tus relaciones importantes, donde llega a haber roces, incluso gritos. Otras, de pronto tienes la sensación de estar fuera de la realidad, o que no tiene sentido el presente. En otras oportunidades, hay un llanto que pareciera es «de la nada» o sin explicación.

En realidad, es el estrés que habla por ti

Y así, nos olvidamos de lo esencial de las festividades, de las vacaciones. Nos olvidamos que lo importante es compartir.

En muchos países donde hace frío en las fiestas decembrinas, el clima invita a quedarnos adentro. Dentro de casa, de la cama. Esto ayuda sentir el cuerpo, sentir para ir hacia el corazón. Ir dentro para conectarnos. Conectar con nosotros mismos, conectar también después con quienes nos relacionamos.

Muchas veces es difícil volver a relacionarnos desde este otro lugar más profundo. Te comparto algunas ideas para lograrlo.

Advertisement

Consejos para conectarse con uno mismo:

1 Detente

Deja de correr a hacer todos los pendientes. Detente a tomar un café, o un delicioso baño. Detente y siente qué necesitas ¿Descansar tal vez? O un abrazo, llorar; lo que sea, es válido. Pasa un poco de tiempo contigo. Escribe un poco de aquello que te sucede. A veces necesitas leerte para poder escucharte.

2 Pide ayuda o reparte las obligaciones

En general la cena queda en manos de una sola persona, y esto suele ser muy estresante. Si se reparten los platillos suele ser menor la carga. O mejor aún, si se reúnen en una casa con cocina amplia, pueden todos cocinar juntos y generar más convivencia.

3 Pon el celular en modo avión

A menos de que haya una situación delicada, no pasa nada si respondes tus mensajes hasta media hora después.

Cuando logras conectar contigo. Logras conectar con los demás. Logras también empatizar y poder entablar una relación más sana, donde no estás urgido de ser atendido. Estás en capacidad de atender la relación, puesto que ya te atendiste tú.

Conéctate con tus seres queridos

1 Haz un intercambio, pero de cartas

A veces nos cuesta decir con palabras aquello que hay en nuestro corazón. Es más fácil poder escribirlo, y entregarlo. Para quien recibe la carta esto se convierte en un tesoro personal, pues esas palabras de cariño estarán por siempre ahí para cuando las necesite. En esta carta puedes reconocerle al otro sus talentos, compartirle tus recuerdos favoritos de él, o con él.

Advertisement

2 Mira a los ojos

A veces a las personas se les dificulta mirarse a los ojos. Mirarse es volver a sentir. Dale espacio a que ello surja. Míralo, redescubre en su rostro el afecto, la maravilla de esta persona que está contigo. A veces da risa, pero esa misma risa une también. A veces dan ganas de llorar, y es sentir todo el amor. Incluso tal vez haya cosas que resolver con el otro. Arriésgate a acercarte desde un lugar más real.

3 Conversa de temas personales

Platica con tus seres queridos acerca de lo que te sucede, pide un consejo, pregúntales qué viven, o incluso de su pasado. Estos temas generan cercanía. Saber historias de tus personas cercanas que desconocías te hacen sentir más cerca de ellos. Compartirles historias tuyas también hará que ellos sientan esa cercanía contigo; es decir, los harán redescubrirse tal vez en esas historias, en aspectos que no conocían el uno del otro.

Ahora bien, ¿cómo hacer para conectar en una reunión familiar?

Consejos para la cena navideña:

1 Deja el celular

Conéctate con las personas presentes, y envía a los ausentes mensajes antes o después, cuando estés solo. Pero no cuando estén reunidos en familia.

2 Juego de las preguntas

Cada persona hace una pregunta y todos la responden. Pueden ser preguntas simples, por ejemplo: cuál es tu color favorito. O pueden ser preguntas más profundas como cuál es su recuerdo favorito de su vida. Esto hará que interactúen todos de manera interesante. Descubrirán que hay aspectos que no conocían los unos de los otros.

Advertisement

3 Juegos de mesa

Puede ser dominó, baraja, o tu juego de la infancia. Los juegos hacen que haya convivencia, risas, y que estemos unos con otros.

4 Tomar fotografías

Tomarse fotografías juntos a veces hace que haya unión, risas, ideas. Genera un recuerdo para siempre.

5 Juego de regalos

Hagan un regalo de despensa, o de higiene, o neutral como calcetines. Después hagan una rifa con ellos, o traten de abrirlos con guantes de tela. Este juego les hará convivir y estar todos presentes en la actividad.

6 Bailar en pareja

Bailar a veces une a las personas. Hace que estén en el mismo ritmo, en la misma sintonía.

7 Conversación abierta

Conversen mucho, ya sea de temas externos, o personales, familiares. Pregunten la historia de la familia. Incluso pueden hacer cada uno una retroalimentación positiva a cada miembro de la familia. Haz un agradecimiento a cada uno. Puedes recordar y compartir un recuerdo de algo que algún miembro de la familia haya hecho por tí.

Advertisement

Y tú, ¿qué otras actividades has hecho en familia? ¿qué te conecta con ellos?

Toma un momento para compartir ...

Danitza Covarrubias

Danitza es originaria de Guadalajara, Jalisco, en México. Licenciada en psicología y maestra en desarrollo transgeneracional sistémico, con certificación en psicología positiva, así como estudios en desarrollo humano, transpersonal y relacional. Psicoterapeuta, docente, escritora y madre de 3. Firme creyente que esta profesión es un estilo de vida.