Consejos para decir NO a tiempo

Si sabes que algo que estás a punto de hacer podría acarrearte un problema de salud o físico, aprende a decir que no.


Adriana Acosta Bujan

Pertenecer a un grupo social en el trabajo, la escuela, los deportes o la iglesia es fundamental para todos. Saber y sentir que somos aceptados por la sociedad, fortalece nuestra autoestima; es precisamente por esa razón que muchas veces estamos dispuestas a responder afirmativamente a casi cualquier circunstancia o favor que nos soliciten, ya sea por timidez, comodidad o porque se convierte en un hábito, aunque en realidad lo que deseas decir es: “No”.

¿Cuántas veces te han pedido un favor y por cuestiones emotivas dices que sí? ¿Alguna vez has tenido que hacer cosas que no querías o no podías hacer, solo por no poder decir: no? A medida que vamos creciendo y madurando, resulta más complicado negarnos ante una solicitud o favor. ¿Sabes cuáles son algunas de las consecuencias que ocasiona decir que sí a todo? El no ser capaz de decir que no, puede causarte problemas de autoestima, egoísmo y trasmitir a los otros una imagen de ti como persona de poco criterio; todo esto como consecuencia de un posible miedo tuyo a defraudar a otros y no ser aceptada. A continuación conocerás algunas ventajas de decir no a tiempo y aprenderás como hacerlo:

1. Olvida los miedos

Siempre muéstrate tal cual eres, eso refuerza el carácter, la individualidad, el autoestima y valores como la honestidad, la sinceridad y el respeto. Reflexiona sobre tus necesidades, deseos, prioridades y responsabilidades. Esto no significa que te vuelvas egoísta, pero es importante que puedas entablar un diálogo con los otros y defender tu punto de vista, siempre de una manera educada y sin agredir o lastimar a las personas.

2. No te culpes

Aunque sea tu jefe, un familiar, tu pareja o tu mejor amiga la persona que te está pidiendo algún favor, si éste va en contra de tus prioridades o de lo que piensas, ten el valor de negarte. Evita sentirte culpable y no sientas temor de perder el amor, cariño o la confianza de quien solicitó tu ayuda. Al contrario, si son personas cercanas a ti, aprenderán que eres una mujer segura y que demuestras confianza en ti misma.

3. Usa tu poder

Acostumbra llevar una agenda con tus prioridades; esta es una excelente herramienta para cuando alguien te pide hacer algo que no quieres o puedes realizar. Con solo consultarla o mostrarla, ellos entenderán que es imposible que los puedas ayudar en ese momento y aceptarán tu negativa.

4. No brindes explicaciones de más

Cuando digas no, evita dar explicaciones, excusas o demasiados argumentos, ya que eso puede llegar a confundir o generar desconfianza y malos entendidos. Simplemente da una razón por la cual no quieres o puedes llevar a cabo tal cosa.

Y entonces, ¿cómo exteriorizar un no?

Lo primero que debes mostrar es confianza y seguridad. Te recomiendo que al hablar lo hagas de forma fluida, relajada y asertiva, sin mostrarte nerviosa. Para ello, aquí te dejo algunas palabras mágicas que puedes emplear en cualquier situación:

Advertisement
  • Lo siento

  • Muchas gracias, pero…

  • Lamento mucho no poder aceptar, pero…

  • Quisiera hacerlo, pero es imposible porque…

  • Debo consultarlo primero con mi pareja…

Decir un no a tiempo te ayudará en tu autoestima, tendrás más tiempo para compartir con tu familia y evitarás aceptar cosas que no quieres o no puedes realizar en esos momentos. Comprendo que puede ser difícil o incómodo, pero créeme que te ahorrarás muchas situaciones conflictivas en un futuro. Demuestra a las personas que te rodean que eres una persona con carácter y con poder de decisión.

Te invito también a leer: La terrible dificultad de decir NO

Toma un momento para compartir …

Adriana Acosta Bujan

Adriana Acosta estudió comunicación, es madre de un adolescente, y actualmente se dedica a la enseñanza e investigación a nivel universitario en Puerto Vallarta. Publica sus escritos esperando que ayuden a las personas que leen sus útiles vivencias