Criar a mi hijo con apego ¿Error o acierto?

Amar a a tu hijo "en exceso" nunca será malo para él. Pero ¿Qué dicen los especialistas?

Adriana Acosta Bujan

Todos los padres amamos inmensamente a nuestros hijos, ellos son el fruto del amor, motivación y alegría. El vínculo afectivo que se forma entre padres e hijos, va más allá de las palabras, es un sentimiento que penetra nuestra alma y entendimiento.

Los padres deseamos que los hijos aprendan a ser independientes, que asuman sus responsabilidades, que sean capaces de solucionar sus conflictos y encuentren su felicidad. Pero para lograrlo, se requiere de un camino constante lleno de aprendizajes, sin un exceso de sobreprotección, pero con mucho amor.

El apego, es bueno en la infancia

El psicólogo John Bowlby, explica que el apego es un vínculo afectivo muy fuerte entre los hijos y padres, que determina el desarrollo de la personalidad del niño, su forma de relacionarse con los demás y en su autoestima. Es el proceso en el cual los hijos utilizan a los padres como fuente de bienestar y seguridad.

Los niños desde que nacen necesitan sentirse seguros, protegidos y amados, por esa razón muchas veces suelen buscar cualquier contacto visual o físico con la madre. Incluso seguramente has experimentado que tu pequeño te sigue a todos lados y cuando te sueles ausentar por un lapso de tiempo, llora inconsolablemente.

Esto sucede porque los niños carecen de autosuficiencia y depende mucho de los padres. Hasta los 5 y 7 años, ellos deberán ser más independientes, jugando libremente por su cuenta y asumiendo responsabilidades sencillas como vestirse, hacer su tarea y ordenar sus juguetes. Podremos decir que el apego hasta la edad de los cinco años es natural y bueno.

Advertisement

El apego: consecuencias

Cuando el desapego infantil no se realiza con éxito, es probable que el niño desarrolle problemas  afectivos y cognitivos, así como ansiedad, baja autoestima y dificultades en sus relaciones sociales hasta su adultez. Esto se pasa cuando se experimenta un sentimiento de pérdida o amenaza hacia el abandono.

El desapego emocional: implica una vida feliz para tus hijos

1 Amor

Las madres por lo regular expresamos nuestro amor, cariño, protección y disponibilidad, cuando el bebé realiza cualquier señal como el llanto. En los primeros años el niño necesita respuesta inmediata de la madre; cuando es atendido el bebé crecerá más confiado en sí mismo, será autónomo, lo que le permitirá explorar su entorno.

Después de los seis meses hasta los dos años, el niño debe acostumbrarse a la pérdida de la figura de apego con la madre, esta debe ser paulatina, de lo contrario tendrá efectos negativos en su desarrollo, como: estrés, agitación o depresión.

Cómo lograrlo

El niño lucha incansablemente por recuperar la figura materna y su apego, por lo ello, se recomienda separarte por lo menos una hora a la semana, para que tu hijo se vaya acostumbrando a no verte.

Podrás observar que poco a poco cuando tu hijo se reencuentre contigo podrá tomar actitudes de hostilidad o desinterés, pero no es de preocuparse, ya que él está aprendiendo a desapegarse. Incluso, él desarrollará habilidades afectivas con las personas que le rodean.

Advertisement

2 Tiempo de calidad

Por lo regular las madres están con los hijos las 24 horas del día cuando son muy pequeños. Sin embargo, cuando van creciendo es importante que retomen sus actividades y rutina cotidiana, lo que provoca dejar a un lado el cuidado excesivo de los hijos.

Cómo lograrlo

Para que exista un desapego sin consecuencias, es importante que la madre haga participe a su hijo de las cosas que realiza. Llevártelo al jardín mientras riegas las plantas, siéntalo en su sillita cuando preparas la comida y así, poco a poco tu hijo comprenderá que tienes otras actividades que hacer.

De esa manera tu hijo tendrá curiosidad por explorar su alrededor, llamando su atención hacia otras cosas, lo que provoca que poco a poco se vaya desapegando de ti. Cuando te acompaña él se sentirá seguro y confiado, al grado de intentar jugar por sí solo.

3 Cuidado de otros

El niño debe desarrollar sus habilidades afectivas para relacionarse con los demás y tener independencia. Por lo tanto, las madres debemos asegurarnos que ellos logren aceptar estar con otras personas extrañas.

Cómo lograrlo

Dejar a tu hijo pequeño al cuidado de otra persona responsable puede ser una decisión difícil de tomar, sin embargo, no se trata de que lo dejes todo el tiempo, al contrario, puedes cuidarlo con la presencia de esa persona extraña (ante la percepción de tu hijo). Con el transcurrir del tiempo, tu niño aprenderá que no solo estas tu para su disposición, sino que existen otras personas que lo pueden ayudar a sentirse amado y protegido.

Advertisement

Pequeñas reglas

Estamos conscientes que los hijos necesitan conocer de límites y reglas para que ellos sean independientes. Cuando son pequeños es más sencillo lograr que ellos aprendan a ejecutarlas. Las reglas harán de ellos ser personas más seguras y confiadas, descubriendo sus habilidades, lo que provocará que sean menos apegados.

Cómo lograrlo

Mediante juegos, puedes hacer que tu hijo comprendan las reglas o cualquier orden que le impongas hacer. De esa manera enfocará su mente en tratar de complacerte y al mismo tiempo irá descubriendo su capacidad de ser autosuficiente, sin necesitar tanto de tu ayuda o guía.

5 Comunicación

Los niños pequeños suelen sumergirse en un mundo de fantasía, por el contacto que tienen con el mundo exterior. Algunas veces, experimentar o aventurarse a lo desconocido provocará que ellos sean más apegados a ti.

Sin embargo, para que tu hijo pueda desarrollar su confianza y controlar sus miedos, angustias o dudas por sí solo, deberás tener una buena comunicación con él, para que en su grado de inmadurez comprenda la diferencia entre lo real e irreal.

Cómo lograrlo

Tu presencia y participación en los juegos de tu hijo es fundamental para que él pueda sentirse seguro y así poco a poco irá desapegándose de ti. Ya que con el tiempo aprenderá que él solo puede ser capaz de vencer sus miedos o de resolver sus problemas sin tu ayuda.

Advertisement

Puedes lograr que tu hijo tenga un proceso sano en su desapego contigo, recuerda siempre reconocer sus logros, para que él obtenga confianza y seguridad, al mismo tiempo que se sienta amado.

Toma un momento para compartir ...

Adriana Acosta Bujan

Adriana Acosta estudió comunicación, es madre de un adolescente, y actualmente se dedica a la enseñanza e investigación a nivel universitario en Puerto Vallarta. Publica sus escritos esperando que ayuden a las personas que leen sus útiles vivencias