Cuando el amor se convierte en factura por cobrar

Dar sin medida se convierte muchas veces en un cúmulo de resentimientos por lo que no se recibió de forma recíproca.

Danitza Covarrubias

¿Alguna vez te ha sucedido que una persona te da mucho, pero al final está enojado contigo? O, por el contrario, que das mucho a una persona, pero al final te sientes molesto, ¿o decepcionado?

Muchísimas veces nos han dicho, sobre todo en el arte dramático, que el amor lo puede todo, que el amor vencerá. El amor siempre existe, aunque no siempre las cosas salen bien. Es porque cuando se trata de relaciones, es importante que además del amor, haya orden. Te explicaré un poco acerca del orden en el amor.

Los órdenes a cuidar en tus relaciones

Recientemente surgió un autor que aportó esta teoría, y que ha tenido un efecto bastante importante en los sistemas familiares. Su gran aportación fue precisamente, los órdenes del amor.

Aquí te platico algunos de los órdenes a cuidar en tus relaciones:

1 El vínculo

Toda relación inicia con algo que los vincula, que los une. En el caso de padres e hijos, el vínculo se da porque los padres pasaron la vida a los hijos. Cuando se trata de hermanos es porque ambos comparten las mismas raíces familiares. Cuando hablamos de la pareja les une su elección, un proyecto de vida compartido, la sexualidad misma. Esta unión es en sí misma; o hay manera de borrarla, ni aunque se niegue. Reconocerla y tomar lo que de este vínculo genera es importante.

Advertisement

Hay quienes dicen “ese ya no es mi hermano”, sin embargo no por ello se modifica la realidad, sigue siendo su hermano. Surgen estas frases ante diferencias fuertes en la relación. En realidad lo que quieren terminar es la relación, pero no se puede borrar el vínculo. Reconocer y darle lugar al vínculo es uno de los órdenes primeros.

2 El intercambio

El intercambio tiene que ver con la relación, cómo es que se relacionan las personas, qué se dan, que toman del otro. Las llamadas, mensajes, regalos, pláticas, discusiones. Esto es lo que hace que una relación crezca, o que una relación se vea disminuida.

Es también, en general, donde se generan los problemas de relación. Y esto tiene que ver con el orden en cómo relacionarse. El intercambio será diferente dependiendo del tipo de relación. Si es una relación entre iguales -como lo es de pareja-, o si es una relación jerárquica, como lo es entre padres e hijos. El intercambio entre iguales debe ser parejo, mientras que en las relaciones jerárquicas, uno da, y el otro toma. Cuidarte en el intercambio de las relaciones es importante para que las relaciones florezcan, y es otro orden del amor.

3 El orden

Cada relación tiene sus propios valores, reglas, maneras de convivir. Respetar esos valores íntimos de la relación es otro orden del amor. Por ejemplo, una regla entre amigos, se dice, es que no puedes andar con un ex de tu amigo. En la pareja, generalmente la exclusividad es otro valor en la relación. Romper estas «normas», es meter a la relación en alteraciones importantes.

El amor es amor, pero no amamos a todos por igual

Cuando pensamos en las relaciones, siempre pensamos en el amor, sin embargo es importante diferenciar:

Advertisement

El amor incondicional

Tenemos equivocadamente conectado el amor incondicional, con la generosidad incondicional. El amor es otra cosa diferente a la relación. Puede haber muchísimo amor, y que la relación no sea sana, o que haya poca generosidad, o demasiada.

El amor puede decir “te amo así, sin condiciones, así tal cual”. Y los padres dan así, sin condiciones. Cambian los pañales de su bebé, le dan de comer, le bañan, le atienden cuando enferman, sin condiciones, y en la medida de sus posibilidades. Estamos hablando de una relación jerárquica, donde los mayores dan a los menores, así, sin medida.

Sin embargo cuando queremos llevar esto a una relación entre iguales, la relación tiende a romperse, puesto que este dar desmedidamente rompe con el orden de igualdad. Incluso, pudiera romper con el respeto al otro de verlo en su plena dignidad de igual.

El amor entre iguales para evitar facturas

Cuando estamos en una relación entre amigos, generalmente solemos expresar “siempre le tengo que llamar yo, ahora que me llame ella”, por ejemplo. Tiene que ver con la imperiosa necesidad de sentir equidad en la relación, y sobre todo, en el intercambio.

Es por eso importante que cuando estés en una relación entre iguales, te cuides de no llegar a este punto donde sientes que es injusto.  Para eso, no puedes obligar al otro a darte, obviamente. Sin embargo, es importante te cuides a ti mismo en la relación, donde amorosamente dejes de dar, para que esto genere en el otro el espacio y movimiento de dar. También para cuidarte a ti mismo dentro de la relación.

Advertisement

Esto no quiere decir que tengas que llevar una hoja de contabilidad con cada persona. Solo quiere decir que estés atento a ti mismo, y atiendas si surge un malestar al respecto. Atiéndelo, y atiéndete.

La importancia de nutrirte en la relación

No solo es importante dar en tus relaciones, también es importante tomar. Tomar no significa tampoco exigir ni pedir, ni robarle al otro, significa tomar lo que esa relación te da. A veces mirar sus ojos lindos; a veces su presencia, a veces un abrazo. Algunas otras veces su alegría, su buen olor, un buen consejo, complicidad. Y sí, también  el café, o una invitación al cine. Toma para poder llenar tu alma y dar. Dar con amor.

De otra manera, el dar sin medida, se convierte muchas veces en un cúmulo de resentimientos por todo lo no recibido a cambio. Se convierte en un bloque de facturas, que se terminan cobrando de manera inconsciente, con peleas, reclamos, incluso con agresiones pasivas.

Por  ejemplo, una esposa que siempre está al pendiente de su hombre, y que le plancha, le lava, le hace cariños, le llama, le envía mensajes, pero que no siente reciprocidad de su pareja. De pronto, él tiene una junta importante de trabajo, necesita que se recoja su traje de la tintorería para ese día. Y de pronto, justo ese, que es importante para la pareja, olvida la mujer recoger. Y así, pudiera decirse que inconscientemente “se cobra” todo lo dado, y que no fue valorado, en lo que no hubo reciprocidad.

Es importante en las relaciones poder comprender en qué tipo de relación me encuentro, cómo estoy, y qué es lo adecuado dependiendo de esto. Reconocer el vínculo, y decidir qué tanto quiero que crezca o no la relación. En pocas palabras, tener orden, para que el amor florezca.

Advertisement
Toma un momento para compartir ...

Danitza Covarrubias

Danitza es originaria de Guadalajara, Jalisco, en México. Licenciada en psicología y maestra en desarrollo transgeneracional sistémico, con certificación en psicología positiva, así como estudios en desarrollo humano, transpersonal y relacional. Psicoterapeuta, docente, escritora y madre de 3. Firme creyente que esta profesión es un estilo de vida.