Cuando llega el momento de despedirse de los hijos: El síndrome del nido vacío

"Les enseñarás a volar, pero no volarán tu vuelo". Tus hijos dejan el nido pero jamás dejarán tu corazón.

Emma E. Sánchez

Soy madre de tres  hijas; la mayor ya va a cumplir 4 años de casada, la segunda está en planes de boda y la tercera está tramitando una beca de estudios fuera del país. Si las cosas salen como lo esperamos, en dos años no habrá ninguna hija en casa. Sus gritos, su música y todo el desorden de sus recámaras se acabarán.

Cuando mi esposo y yo lo platicamos con nuestros amigos, solemos decir, que por fin podremos salir con más frecuencia al cine o algún restaurante, que podremos andar libres y atender nuestros asuntos sin tener que cuadrar las agendas de cuatro adultos, no tendremos que esperar por las noches su regreso y que por fin, podremos armar un pequeño gimnasio en su espacio ahora que se vayan.

Todos reímos y hacemos bromas al respecto, pero hace unos días mi esposo dijo: «Voy a extrañar mucho a las niñas», y vi en él un gesto de tristeza que no le conocía.

Se vale sentir tristeza

¡Por supuesto! Durante años toda nuestra naturaleza nos llevó a cuidar de un ser, a protegerlo, guiarlo, procurarle sus necesidades y por supuesto, que desarrollamos una relación fuerte y amorosa con nuestro hijo. Por lo tanto, sentir tristeza y hasta cierto dolor es normal y sano, pero conforme los días pasen,  todos los miembros de la familia debemos ir adaptándonos a la nueva situación.

Es preocupante cuando pasados unos meses, la tristeza se prolonga o se profundiza, si se alteran funciones cotidianas como  el alimentarse, los ciclos de sueño o hábitos como salir, trabajar o relacionarse.

Advertisement

Si algo así comienza a ocurrir, es necesario reconocerlo y acercarse a algún especialista en salud mental.

Los hijos no pueden ser toda nuestra vida

El llamado “Síndrome del nido vacío” ocurre cuando uno o ambos padres tienen dificultades para entender, soltar o sobreponerse a la salida de los hijos de casa, ya sea porque se casan, se mudan, se van de estudios, o simplemente desean independizarse.

Este malestar y dolor usualmente está relacionado a que los padres no tuvieron más vida fuera de atender y criar a los hijos; de ahí que la madre con más frecuencia, es quien lo padece. Y cuando los hijos se han ido, la vida carece de sentido porque no hay otra cosa más que pueda llenar y satisfacer aparte de sus hijos.

Por ello es tan importante que una vez que los hijos sean adolescentes, padres y madres comiencen a desarrollar alguna otra actividad que les permita primeramente ceder espacio al hijo, y a ellos continuar con su progreso personal y de pareja.

Es complicado, cierto, los hijos son una gran parte de nuestra vida, una muy bella y valiosa, pero no deben ser la totalidad de nuestra vida. Nosotros como ellos, continuamos creciendo y desarrollándonos, y debemos buscar seguir con nuestros propios procesos, pues ahora nos convertiremos en abuelos, suegros y ancianos y la historia del aprendizaje no tiene fin.

Advertisement

La soledad es un sentimiento, no una condición

Sentirse solos es muy diferente a estar solos, y ambas situaciones primero existen en nuestra mente para que puedan llegar a ser una realidad. Así que cuando pienses que al irse tus hijos estarás sola, elimina ese pensamiento y transformar en: «Ahora tendré tiempo y los recursos para ir al gimnasio, tomar esa clase que tanto quería, visitar a mi familia, salir con mi esposo, etc».

La soledad nosotros la sufrimos o la disfrutamos, nosotros la creamos o la desconocemos. En el mundo hay 7550 millones de personas, y nosotros podemos salir y conocer algunas de ellas o podemos estar en casa disfrutando de nuestro propio ambiente en paz y tranquilidad. Tú lo decides.

No hay pérdida, hay ganancia y crecimiento

Los motivos dela salida de un hijo de casa  pueden ser muy variados y todos pueden ser buenos y de crecimiento para todos cuando:

Lo aceptamos

Tu hijo ya decidió irse, ¡la vida lo llama y debe volar! Todos los padres deberíamos sentirnos felices y agradecidos por poder estar ahí en ese momento de verlos despegar y alzar el vuelo en busca de su propia libertad.

Por favor, acepta la voluntad de tu hijo y hazle saber tu confianza y orgullo, tus temores y tristeza, pero luego dale toda la confianza para ir y venir a casa todas las veces que sea necesario. Acepta y apoya su decisión.

Advertisement

Lo asumimos de la mejor manera posible

Sonríe, acepta y suelta. El don de la libertad es el don más glorioso que el ser humano posee y los padres lo otorgamos con fe y confianza porque nosotros preparamos a los hijos para irse. Hazlo con amor, porque los preparamos para volver cuando así lo quieran y con mucha esperanza, pues sabemos que con ellos también nuestros sueños van a cumplirse.

Hacemos nuestro mejor esfuerzo con lo que tenemos

Los hijos se van y nosotros nos quedamos, buscamos superar el dolor y la tristeza, nos recuperamos y cuando nos llaman por teléfono, les decimos que estamos bien, que les extrañamos pero que nos da mucho más gusto que estén haciendo lo suyo.  Luego, limpiamos nuestras lágrimas y seguimos trabajando, ayudando amigos y esperando a ver a nuestros hijos a la primera oportunidad posible con una sonrisa.

A veces la salida del hogar de nuestros hijos fue dolorosa o en medio de grandes peleas y discusiones. Perdona, deja atrás lo malo y rescata la relación eso lo vale todo.

Nada de chantajes, nada de culpas

Lo peor que podríamos hacer en este momento es “coartarle las alas” a un hijo por  egoísmo, por evitar nuestro propio dolor de verlos partir o enfrentar la vida sin nosotros.

Los hijos deben irse cuando deben irse, y nosotros vamos a estar ahí listos para cuando nos necesiten o quieran regresar, pero nunca limitarlos con chantajes o mentiras o haciéndoles sentir culpables por dejarnos solos. Hacer esto, solo trae consecuencias terribles.

Advertisement

Nuevas relaciones

Cuando se es viudo o padre soltero y el o los hijos se van,  pudiera ser más complejo, pero ahora es la gran oportunidad de  comenzar a entablar nuevas amistades y abrirse a un nuevo mundo lleno de oportunidades y alegría.

La vida sigue

Nunca se detiene y lo hará con, sin, o a pesar de nosotros, por eso te invito de todo corazón a que te subas al barco, y te tomes tus vitaminas. Porque ¿sabes?, cuando nuestros hijos regresen a casa, no regresarán solos, vendrán acompañados de nuevos amigos, de esposos y esposas, y las joyas de tu corona aparecerán en forma de nietos hermosos que darán a tu vida mucho más sentido y dirección.

Créelo por favor,  no sufras ni padezcas su salida, solo es el inicio de un nuevo capítulo mucho mejor de tu vida. Ya lo verás.

Toma un momento para compartir ...

Emma E. Sánchez

Escritora, esposa y madre de tres hijas. Pedagoga, Directora de un centro escolar de educación básica, y asesora de formación familiar. Interesada en el fortalecimiento y formación de la mujer, la familia y el hogar.