Cuarentena: momento de anidar, amar y conocernos

El puerperio es una etapa de recogimiento para la mamá, el papá y el bebé. Es un tiempo donde la familia nace.

Emma E. Sánchez

Seguramente has escuchado que cuando nace un bebé no debemos ser imprudentes visitando a la nueva mamá o quedarnos mucho tiempo y no dejarla descansar, o andar tocando y cargando de brazos en brazos al bebé.

Pero ¿alguna vez te has preguntado qué es lo que sucede en el interior de esos hogares donde ha nacido un hijo?

No solo se trata de una madre adolorida o cansada o de un bebé que está adaptándose a su medio, o de un padre que está tratando de entender todo lo que está ocurriendo en su vida; se trata todavía de algo mucho más serio y profundo.

Un muy querido amigo describió la cuarentena de su esposa  como “el tiempo en que vivimos dentro de un gran útero”,  y describe esos primeros cuarenta días con su bebita y su mujer como un tiempo muy íntimo donde en verdad “se formó” su familia.

4 grandes verdades

Sus palabras, junto con las opiniones y experiencias que muchos otros padres viven cuando sus hijos nacen sin importar si es el primero o cuarto hijo, nos permiten comprender cuatro grandes verdades de este tiempo sensible y valioso.

Si tu bebé está por nacer, te invito a leer estas cuatro verdades, para que cuando llegue tu bebé puedas estar muy consciente del tiempo que vivirás, y entonces puedas estar preparada para disfrutarlo con calma y entrelazar corazones.

Advertisement

Tiempo para preparar el nido

El sentimiento de “hacer nido” va a comenzar a aparecer unas semanas antes de tu fecha de alumbramiento. Es algo muy curioso: simplemente vas a querer comenzar a tener todo listo para la llegada de tu hijo.

Hay algunas madres que  arreglan el cuarto, la camita, la ropa y todo lo que está en sus manos. Las mujeres, de repente, tenemos una gran explosión de energía en medio del terrible cansancio del último trimestre y ponemos todo al día para esa próxima llegada. Sorprendentemente, la gran mayoría, da a luz a los días siguientes inmediatos.

Esta energía es parte de ese proceso que tu naturaleza va marcando. Sé prudente y no te excedas, y mucho menos te preocupes por tenerlo todo; la verdad es que un recién nacido solamente tiene una gran necesidad: una madre que lo ame y que esté deseosa de poder recibirle.

Lo material, es secundario y llegará a veces de maneras totalmente inesperadas. En México hay un dicho que dice que los hijos recién nacidos “traen la torta bajo el brazo”, lo que quiere decir que todo lo que requieras llegará para atenderlo y cuidarlo.

Cualesquiera que sean tus circunstancias, nunca olvides que él te necesita a ti y te necesita bien, lo demás llegará si tú estás bien con tu bebé.

Tiempo para desarrollar el “instinto materno”

Así como sentiste el deseo de tener aquello que requiere tu hijo, nuevas emociones y sentimientos  comenzarán a surgir una vez que nazca tu pequeño.

Advertisement

Mientras estás en el hospital, hay mucha gente entre médicos, enfermeras, amigos y familiares que van y vienen, y tú recibirás mucha ayuda de parte de todos. Y habrá algunas cosas que según surjan se irán tomando decisiones, ¿cómo qué?: Como si fue parto natural o cesárea, que determinará en gran manera tu recuperación, por ejemplo.  O la salud de tu pequeño al nacer, si requerirá de alguna atención particular o podrá pasar tiempo contigo.

Lo que sea que ocurra en el hospital, ten paciencia, sobre todo contigo misma. Los médicos o especialistas te irán indicando el tiempo para comenzar a amamantarlo y tenerlo junto a ti.

Una recomendación muy buena es que antes de dar a luz elijas muy bien el lugar donde lo harás, habla todos estos detalles, y de ser posible que queden por escrito para evitar abusos o mal entendidos en un tiempo donde tu único interés debe ser tu pequeño.

Una vez que el bebé esté en tus brazos y pase tiempo contigo, todo comenzará tomar su lugar, ten paciencia.

Tiempo para que nazcan la mamá y el papá

La cuarentena o el puerperio comienza una vez que sales del hospital y llegas a casa.

Cada familia es un caso particular, único y diferente, por lo que jamás deberás comparar tu experiencia con la de alguien más, ¿por qué? Porque muchas veces hacer esto es el inicio de la famosa depresión post parto.

Advertisement

Una cosa es buscar información o respuesta a tus dudas y otra muy diferente es copiar o compararte. Buscar resolver te fortalece, te vuelve un poco más resilente, te mantendrá; atenta pero sobre todo tus instintos maternos se desarrollarán.

Cuando buscas que todos te resuelvan, copias o te comparas, bloqueas ese crecimiento personal y corres el riesgo de sentirte débil, fuera de lugar o incapaz de ser la madre que el niño necesita.

Considera muy bien a dónde vas a ir a pasar tu cuarentena: ¿la casa de tu madre? ¿tu suegra? ¿otro familia? ¿tu propia casa?

De esta decisión sigue una mucho muy importante y muchas veces determinante para el nacimiento de un papá ¡sí! El papá de ese pequeño nace cuando toma en sus brazos a su hijo y comienza a atenderlo y ser responsable de él, y a veces, las abuelas o tías y hasta la mamá, hacen a un lado al padre privándolo de su participación y toma de responsabilidad.

Ten mucho cuidado con no anular a tu esposo, él es el padre, y junto a ti también aprenderá a tomar su papel.

Este artículo surgió justamente de ese querido amigo que te mencioné al principio: él y su esposa se encerraron en su pequeño apartamento en la ciudad de México en medio del invierno. Él iba y venía buscando tener todo listo, con mucha alegría y orgullo contaba cómo cerró puertas y ventanas para evitar el frío, cómo bañaba a su hija y a su esposa le hacía las  curaciones en la herida de su cesárea, cocinaba y atendía todo.

Este hombre en cuarenta días se volvió un esposo devoto, pues comprendió de primera mano que su hermosa esposa había cruzado el valle de la muerte regresando con una hermosa hija. Se convirtió en un padre para su hija como pocos he conocido y esto, -créeme- fue porque le permitieron asumir su rol y responsabilidad en un tiempo perfecto.

Advertisement

La ayuda es buena pero la pareja requiere de mucha intimidad para re construirse ahora como papá y mamá.

Tiempo para tener tiempo

Ahora la ley permite que los padres pasen algunos días con licencia de paternidad, no lo dudes y aprovechen todo el tiempo que puedan para quedarse junto a su bebé. Esos días son fundamentales para conocerse y conectarse, el proceso de lactancia se instala, la madre se va recuperando, y el cambio emocional y hormonal está en pleno.

Así que paciencia, descanso y dense tiempo para vivir con calma estos procesos; la vida cambia, y cambia para bien cuando permitimos que las cosas fluyan y tomen su curso natural.

Si al término de la cuarentena te vas a reincorporar al trabajo, debes disfrutar de este tiempo con calma y paciencia, y bajo ninguna circunstancia creas la falsa idea de evitar pasar tiempo con el pequeño para “no vincularte demasiado y sufrir la separación”. Tu bebé requiere desarrollar ese vínculo y apego para que todo su ser se desarrolle plenamente.

Si tienes la posibilidad de quedarte en casa y dejar el trabajo por un tiempo ¡hazlo! ¡no lo dudes! También puede ser complejo, pero vale la pena.

Te lo garantizo, y tu bebé te lo agradecerá.

Toma un momento para compartir ...

Emma E. Sánchez

Escritora, esposa y madre de tres hijas. Pedagoga, Directora de un centro escolar de educación básica, y asesora de formación familiar. Interesada en el fortalecimiento y formación de la mujer, la familia y el hogar.