Cuidado, jóvenes al volante

Los accidentes de tránsito son una de las principales causas por la que los niños quedan huérfanos. Antes de dar un auto a tu hijo, prepáralo para que sea un conductor responsable.


Yordy Giraldo

Premio, tradición, independencia, librarlos de los peligros de las calles y el transporte público, o simplemente dejar de ser sus chóferes, son algunas de las razones por las que los padres acostumbran obsequiar automóviles a sus hijos cuando éstos llegan a la mayoría de edad. Sin embargo, aunque lo parezca, el sacrificio de comprarles un coche es lo menos importante en un gesto de esta magnitud.

Entre los jóvenes de 15 a 29 años los accidentes de tránsito son la segunda causa de muerte en el mundo, y en México mil 700 personas son hospitalizadas cada día por esta causa; 100 de esas personas quedan discapacitadas de manera permanente, 20 mil mueren cada año y es, además, la segunda razón de orfandad en el país.

Así de letal puede resultar un mal conductor, y así de importante es que cuando decidas que es el momento de sentar a tu hijo frente al volante, te asegures de que esté realmente preparado para el reto, porque no se trata solamente de saber acelerar y frenar, sino de habilidad ante los imprevistos, de saber maniobrar en momentos de apuro y de tomar las decisiones correctas, porque las incorrectas muchas veces provocan muerte. Te presento una lista de verificación que todo padre debe aplicarle a sus hijos antes de darles las llaves del auto:

Conocer el reglamento de tránsito

La mayoría de las personas no tiene idea de cuáles son las reglas del manejo. Límites de velocidad, distancia entre coches, puntos ciegos, vueltas, cinturón de seguridad, son palabras y frases que no les dicen nada. Por favor, asegúrate de que no sea el caso de tus hijos.

Tomar con seriedad la responsabilidad

Al punto anterior hay que agregar que tampoco ven como una cuestión trascendente guiar un auto, pues sienten que no pasará nada, pero pasa todo. Drogas, alcohol, medicamentos, enfermedades incapacitantes, cansancio y velocidad simplemente no se mezclan. ¿Pero sabes qué? Por encima de lo anterior, está el no conducir, con un celular en las manos.

Te invito a ver de nuevo este vídeo: Esto tienen que verlo todos los que acostumbran manejar distraídos ¡Impactante!

Conocer el funcionamiento del vehículo

Si no sabes cómo funciona tu coche, tampoco conocerás sus necesidades, lo que representa un peligro porque los desperfectos, como la falta de precaución, provocan accidentes, y muchas veces fatales.

Advertisement

Tener un seguro adecuado

A veces, por ahorrarnos unos pesos, contratamos lo básico; luego, cuando ocurren percances no hay cómo hacerse responsable. Invierte en tu seguridad y en la de los tuyos.

Relee: 3 razones por las que debes tener un seguro de vida.

Valores cívicos

El civismo hará toda la diferencia entre una persona que asuma las consecuencias de sus actos, y alguien que huirá de ellos. Cerciórate de que en tu familia los haya.

Tener buenos modales

La educación interviene en todas las facetas de nuestra vida, y manejar no es la excepción. Una persona violenta, de malos modos, seguro será motivo de problemas al conducir. Enseña a tu hijo, sobre todo con el ejemplo, cómo comportarse.

Relee: No arriesgues tu vida, maneja sin distracciones.

El primer coche es algo con lo que todos los jóvenes sueñan, y para los padres es un sueño que les encantaría poder cumplirles. Así que si ya decidiste y te esforzaste por desembolsar la nunca despreciable cantidad de dinero que cuesta un coche, el sentido común invita a que te asegures también de que estás poniendo en sus manos una herramienta que les facilite la vida, y no que pueda arruinárselas para siempre.

Toma un momento para compartir …

Yordy Giraldo

Yordanka Pérez Giraldo, Cubana de nacimiento, mexicana por elección.