Cuidar a los nietos alarga la vida, según la ciencia

No sólo es un placer hacerlo, sino que hace bien a la salud.

Adriana Acosta Bujan

Los hijos son una gran bendición, pero los nietos son el regalo más maravilloso que existe en el mundo. Hace pocos meses recibí la noticia que iba a ser abuela, lo que provocó que mi corazón se llenará de alegría y emoción.

No tarde mucho tiempo en hacerme presente en la vida de mi hijo y nuera, ya que quería compartir junto con ellos, cada etapa del desarrollo de mi nieto. Hace unos días nació y ahora soy una abuela inmensamente feliz.

Cuidar de los nietos alarga la vida de los abuelos

Una investigación realizada por Evolution and Human Behavior, asegura que el cuidado de los nietos hace que los abuelos tengan una vida más larga.

El estudio se llevó a cabo con la aplicación de encuestas, en la cual participaron 500 personas de la tercera edad. Dando como resultado que aquellos que habitualmente cuidaban a un niño tenían un menor riesgo de morir durante un período de 20 años en comparación con aquellos que no lo hacían.

Las razones que provoca que los abuelos vivan más tiempo, es porque al cuidar a sus nietos, ellos obtienen responsabilidades, logrando sentirse necesitados y felices.

Advertisement

¿Por qué se disfruta más a los nietos que a los hijos?

Con mi experiencia puedo compartirte:

1. No son tus hijos

Al no ser nuestros hijos vivimos externamente todo el proceso del desarrollo. Esto nos da otra perspectiva distinta de lo que es un embarazo y de cómo se experimentan los cambios hormonales y el crecimiento del bebé. Incluso ponemos más atención a los cuidados que debe tener la madre, asegurándonos que nuestro nieto nacerá en perfectas condiciones de salud.

2. Externamos nuestra opinión hacia la crianza

Por nuestra experiencia, los abuelos nos sentimos expertos en cuanto a los temas de la crianza. Por lo que proporcionamos nuestra opinión con respecto a distintas maneras y formas de cómo debe ser educado. Sin embargo, lo hacemos de una manera amigable para no caer en la imprudencia, con ejemplos basados en nuestra propia experiencia de vida.

3. Menos responsabilidad

Uno se olvida de las desveladas constantes, de comprar los pañales y calentar la leche a altas horas de la madrugada. Los abuelos disfrutamos de la compañía de nuestros nietos, sin tener obligaciones y responsabilidades.

Advertisement

4. Eres la maestra reforzando la educación de los padres

Los abuelos nos convertimos en los maestros de nuestros nietos. Reforzando la enseñanza de los padres. En algunas ocasiones solemos tener más paciencia y dedicación. Incluso también podemos establecer límites y delegar pequeñas responsabilidades para ayudarlos en su formación y valores.

5. No te da miedo

Hay una frase que me decía mi hijo cuando nació su bebé. “Me da miedo cargarlo, porque lo veo tan chiquito y frágil”. Por supuesto que me conmovió y le dije que no debía tener miedo. Al contrario, que el bebé necesitaba escuchar su corazón para sentirse tranquilo y feliz.

Cuando somos abuelos, nada nos da miedo. Me refiero a cargar a los nietos, cambiarlos de pañal, bañarlos etcétera. Así le enseñamos a los hijos a desarrollar mayor confianza en ellos mismos, ya que el bebé no correrá ningún peligro, ante manos inexpertas.

6. Te distraes y diviertes

Siempre estoy disponible para cuidar a mi nieto. Para mí es lo más divertido y maravilloso. Me llena de energía y dulzura. Como sabes los bebés y los niños son muy elocuentes. Por ello, el tiempo se pasa volando cuando los cuidamos.

7. Eres más permisiva y confiada

Los abuelos somos más arriesgados, permisivos y confiados, ya que nuestra experiencia nos ha enseñado a no ser tan aprensivos. Dejamos que nuestros nietos sean aventureros, que hagan travesuras y disfruten al máximo su niñez. Claro, siempre supervisando todo lo que hacen.

Advertisement

8. Ofrecemos seguridad y estabilidad

La casa de los abuelos siempre será percibida como un lugar tranquilo, seguro y estable. Donde reina la unión familiar. Por lo común es ahí donde toda la familia suele reunirse y compartir experiencias inolvidables.

Los nietos se sienten seguros al estar en casa de los abuelos. Ya que somos más consentidores que los papás.

9. Ayudamos a mantener la familia unida

La prioridad de los abuelos es mantener unida la familia y cuidar de la estabilidad emocional de los nietos. En ocasiones cuando los padres tienen conflictos, solemos expresar nuestro sentir, haciendo reflexionar a los hijos, sobre la importancia de tener comunicación, amor y respeto en pareja. Con la finalidad de evitar que los nietos sufran las consecuencias de las acciones de los padres.

10. Te sentirás con más energía

Algunas veces los abuelos tienen una vida sedentaria, me imagino que será por la edad. Sin embargo, los nietos son los que proporcionan energía a los abuelos, motivándolos a realizar actividades físicas y recreativas. Incluso, con los nietos, podemos desarrollar nuestra imaginación para poder ser partícipes de sus juegos y fantasías.

11. Se deja de pensar en un futuro y se vive el momento

En algún punto de la vida, todos solemos enfocarnos en pensar en el futuro. Trabajamos durante toda la vida para llegar a tener una estabilidad emocional y en ocasiones solemos perder el sentido de pensar en el aquí y el ahora.

Advertisement

Los abuelos dejan de pensar en el futuro y se enfocan en disfrutar cada experiencia que les otorga la vida. Como si fuera un regalo maravilloso. Por ello, disfrutan más a los nietos cada momento.

12. Un vínculo especial

Muchas veces los abuelos somos cómplices, mejores amigos de los nietos y confidentes. Cuando pasan los años, nos convertimos en esa figura que los guiará, apoyará y cuidará para toda la vida. Por ello, se crea un vínculo especial con ellos, que va más allá del amor incondicional.

Un regalo de Dios son los nietos, en ellos podemos expresar todo nuestro amor, ternura y cariño. Ora por ellos y bendícelos siempre. Recuerda agradecer a tus hijos por la maravillosa experiencia que te dan por ser abuela y acompáñalos en su gran aventura de ser padres.

Toma un momento para compartir ...

Adriana Acosta Bujan

Adriana Acosta estudió comunicación, es madre de un adolescente, y actualmente se dedica a la enseñanza e investigación a nivel universitario en Puerto Vallarta. Publica sus escritos esperando que ayuden a las personas que leen sus útiles vivencias