Deja tus problemas en manos de Dios y tu vida cambiará

"Echa sobre el Señor tu carga, y él te sustentará; no dejará para siempre caído al justo".

sad woman praying

Erika Patricia Otero

Cuando pasamos por épocas oscuras, sentimos que no vamos a salir nunca de ellas. En esos momentos todo se torna triste y nos invade un sentimiento de agobio que no se mitiga con nada; ni siquiera con el apoyo o el optimismo de quienes nos aman.

Es más, esas muestras de apoyo muchas veces generan desesperación. Es que, ¿cómo puede alguien atreverse a tratar de influir de manera positiva en nosotros cuando estamos «en la lona»? Sí, es raro, pero esas muestras de ánimo pueden llegar a ser mal recibidas.

Todos podemos cambiar la perspectiva

Pese a eso, siempre podemos dar un giro a esa perspectiva tan negativa que adoptamos durante las tribulaciones ¿Es difícil hacerlo? Sí, pero no imposible.

En mi caso personal aborrecía que alguien llegara a animarme, pero como todos los seres humanos podemos cambiar para mejor, pues ese cambio se obró en mí. Fue en ese momento cuando comencé a ver las situaciones difíciles como lecciones de las que debía aprender algo. Además de eso, supe que necesitaba mantener la mente clara y  buen ánimo para que no se me hicieran tan pesadas, y lo hice.

¿Cómo lo logré?

Bueno, en realidad me di cuenta porque fui testigo de cómo la vida bendice cuando uno se empeña en tener una buena actitud y fe. Tuve para ello el ejemplo de una antigua compañera de universidad que no duraba en sus baches muchos tiempo; todo gracias a que siempre tenía una buena actitud. Ella fue el ejemplo que cambió mi vida.

Advertisement

Yo llevaba años estancada y con un intenso malestar. Me preguntaba de manera constante qué era lo que hacía mal en mi vida para merecer tanta ruina. Una noche me arrodillé y oré por ayuda, y la obtuve. La respuesta me cayó como agua fría. Fue como si alguien me dijera: «cambia tu actitud y todo a tu alrededor cambiará para bien», y así fue.

Comencé a forzarme a mantener un buen ánimo; costó mucho porque muchas veces solo deseaba odiar a todos los que eran felices. Me empeñé en dar gracias a Dios por las cosas que ponía en mi vida. Así fue como me di cuenta que tenía más cosas de las que ser agradecida, que de las que amargarme porque no tenía.

Un día ya no tuve que forzarme a tener una buena actitud, se volvió algo natural en mí.

Me volví una persona optimista y con fe pues empecé a ver «el vaso medio lleno».

Opté entonces por alejarme de las suposiciones y comencé a basarme en los hechos para llegar a las conclusiones acertadas; fue entonces cuando descubrí que a veces se sufre más por lo que uno imagina que por lo que realmente sucede.

Puedes optar por lo que te recomiendo. Sin embargo, también puedes apoyarte en las escrituras mientras estás en tu proceso de cambio de actitud; en realidad, te harán el cambio más fácil y te motivarás más.

Advertisement

Escrituras como fuente de apoyo

Las escrituras son un excelente complemento que te colmarán de fe en momentos de dificultad.

Algunas en las que podrás apoyarte al 100 por ciento son:

Deuteronomio 31:6

«Esforzaos y cobrad ánimo; no temáis, ni tengáis miedo de ellos, porque Jehová tu Dios es el que va contigo; no te dejará, ni te desamparará».

Filipenses 1:6

«Estando persuadido de esto, que el que comenzó en vosotros la buena obra, la perfeccionará hasta el día de Jesucristo».

Mateo 28:20

«… he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo».

Advertisement

1 Pedro 5:10

«Mas el Dios de toda gracia, que nos llamó a su gloria eterna en Jesucristo, después que hayáis padecido un poco de tiempo, él mismo os perfeccione, afirme, fortalezca y establezca».

1 Corintios 10:13

«No os ha sobrevenido ninguna tentación que no sea humana; pero fiel es Dios, que no os dejará ser tentados más de lo que podéis resistir, sino que dará también juntamente con la tentación la salida, para que podáis soportar».

Lucas 22:31-32

«Dijo también el Señor: Simón, Simón, he aquí Satanás os ha pedido para zarandearos como a trigo; pero yo he rogado por ti, que tu fe no falte; y tú, una vez vuelto, confirma a tus hermanos».

Hebreos 4:14-16

«Por tanto, teniendo un gran sumo sacerdote que traspasó los cielos, Jesús el Hijo de Dios, retengamos nuestra profesión.Porque no tenemos un sumo sacerdote que no pueda compadecerse de nuestras debilidades, sino uno que fue tentado en todo según nuestra semejanza, pero sin pecado. Acerquémonos, pues, confiadamente al trono de la gracia, para alcanzar misericordia y hallar gracia para el oportuno socorro».

Salmos 55:22

«Echa sobre Jehová tu carga, y él te sustentará; no dejará para siempre caído al justo».

Advertisement

Salmos 46:1-3

«Dios es nuestro amparo y fortaleza, nuestro pronto auxilio en las tribulaciones. Por tanto, no temeremos, aunque la tierra sea removida, y se traspasen los montes al corazón del mar; Aunque bramen y se turben sus aguas, y tiemblen los montes a causa de su braveza».

Efesios 6:10

«Por lo demás, hermanos míos, fortaleceos en el Señor, y en el poder de su fuerza».

Puntos en común de estas 10 escrituras bíblicas:

-Deposita tus cargas en Dios.

-Después de la prueba llega la bendición.

-De la prueba siempre saldrás perfeccionado.

Advertisement

-Jamás estarás solo en momentos de tribulación aunque así te sientas.

-Ten buen ánimo porque no durará por siempre.

En pocas palabras, fue lo que aprendí en mi proceso de cambio de actitud. Sí, muchas veces me sentí sola, pero no lo estuve. Salí de esas pruebas siendo una mejor persona en muchos aspectos, tanto para mi beneficio como para el de quienes me querían. Y por último, pero no menos relevante: me hice consciente de que era receptora de miles de bendiciones a diario y que era mi deber ser agradecida por esos beneficios que en su momento no merecí.

Si estás leyendo este artículo es porque pasaste o estás pasando por una situación difícil. Yo desde mi propia experiencia puedo decirte que las pruebas no duran para siempre. Yo cambié mi actitud, me hice más fuerte gracias a ello y a la fe; si yo pude, ¡tú puedes!

Te deseo siempre lo mejor, y mucho ánimo.

Advertisement
Toma un momento para compartir ...

Erika Patricia Otero

Psicóloga con experiencia en trabajo con comunidades, niños y adolescentes en riesgo.