Diez razones para abrazar más a tu familia

Estudios recientes han demostrado que abrazar y ser abrazado constantemente trae consigo grandes beneficios para la salud. Necesitamos de cuatro a doce abrazos al día para crecer.


Miriam Aguirre

En el diccionario la palabra “abrazo” es definida como “estrechar a otra persona entre los brazos como medio de expresión o demostración de afecto”. Estudios recientes han demostrado que abrazar y ser abrazado va más allá que ese gesto, y su práctica constante (de cuatro a doce abrazos diarios) trae consigo grandes beneficios para la salud. Un buen abrazo dura más de 20 segundos y debe ser dado y recibido por personas en las que confías. Una reconocida terapeuta familiar, experta en el tema, dice: “Necesitamos cuatro abrazos al día para sobrevivir. Necesitamos ocho abrazos al día por mantenimiento. Necesitamos doce abrazos al día para crecer”.

¿Por qué debes abrazar más a los miembros de tu familia? A continuación te comparto diez muy buenas razones para hacerlo:

1. Sentimiento de seguridad

El ser abrazado te da una sensación de compañía y alivia la soledad e inseguridad, y te ayuda a desbloquearte en lo emocional. Los estudios hechos en niños nos dicen que los pequeños que reciben más abrazos se relacionan con otras personas fácilmente y presentan menos problemas de conducta.

2. Sentimiento de felicidad

Sin lugar a dudas el recibir un abrazo te hace sonreír de forma instantánea y ver las cosas de manera positiva. El ser abrazado produce una reacción hormonal importante en tu cuerpo. La oxitocina proporciona una sensación de bienestar y ayuda a fortalecer los lazos familiares; se trata de la misma hormona que afianza el amor maternal y el enamoramiento.

3. Eleva la autoestima

Nadie puede negar que el recibir un abrazo apretado y de corazón lo hace sentir querido, valorado y especial.

4. Refuerza los lazos familiares

Una familia unida está acostumbrada al contacto físico cariñoso de los otros miembros de la familia: abrazos, besos, darse la mano o apoyarse del brazo de alguien te une más a ellos, promueve la empatía y el entendimiento.

5. Es un medio de relajación

El abrazar relaja tus músculos y la tensión corporal, y puede disminuir el dolor físico y fortalecer tu sistema inmunológico, haciéndote más fuerte y menos propenso a enfermarte.

Advertisement

6. Es un antidepresivo

El abrazar promueve una actitud positiva ante la vida y nos saca de la soledad y del aislamiento. Provoca también la producción de serotonina y dopamina, las hormonas responsables de la felicidad.

7. Combate la ansiedad y el estrés, y ayuda a que tengas mejor memoria

El recibir abrazos frecuentemente reduce la ansiedad, esto, a su vez, reduce el apetito (ocasionado por la misma ansiedad) y hace que las personas se mantengan más tranquilas y alegres; por lo mismo combate el insomnio y retrasa el envejecimiento.

8. Reduce la tensión arterial

El recibir abrazos de manera regular hace que la presión sanguínea se mantenga estable y que la hormona cortisol (que produce el estrés) disminuya y no se eleve causando malestares y enfermedades.

9. Te enseña a dar y a recibir,

…y mejora tu capacidad de relacionarte con otros a nivel social. Estimula también la gratitud; después de todo, el acto de dar un abrazo es como dar un regalo, dar un poco de ti y de tu calor, es acercar a la otra persona a tu corazón.

10. Te une más sentimentalmente a tu pareja

En el mundo de una pareja el lenguaje no hablado, el corporal, es casi tan importante como el verbal. Una pareja que es feliz, que confía y que no está distanciada en lo emocional lo demuestra con su cercanía física.

Así que no tengas miedo de abrazar y no pierdas una sola oportunidad de abrazar o ser abrazado. Recuerda que si en este momento tú no necesitas una manifestación de amor no significa que tu hijo o tu esposo no lo requieran. ¿Por qué no empezar ahora mismo, y sorprender a algún miembro de tu familia con un gran abrazo de oso?

Fuentes: The benefits of hugging, Oxytocin activated with a hug, and

.

Toma un momento para compartir …

Miriam Aguirre

Miriam Aguirre nació en México D.F. y actualmente vive en Argentina. Tiene un título en Educación Infantil. En su tiempo libre disfruta de leer novelas románticas, caminatas con su esposo y jugar con sus dos hermosas hijas.