El dolor de amar y no ser correspondido

Los "corazones rotos" si pueden volver a tener sus partes unidas.

Erika Patricia Otero

Si crees que pierdes por dar amor y no recibirlo de vuelta, estás equivocada. Amar es un acto natural del ser humano promedio; que por efecto de estos sentimientos forma una familia, tiene hijos y los cría, cuida y protege.

Desde luego, también hay ocasiones en los que amamos a una persona que está lejos de sentir algo por nosotros. Es doloroso, lo sé, pero por fortuna, no es una situación que dure eternamente.

Hace unos años yo pasaba por una situación como la que he descrito antes y estaba sufriendo mucho; sin embargo, recordé una frase que había leído; decía que si bien amabas a alguien que no sentía lo mismo por ti, quien perdía no eras tú, si no quien no te corresponde. Para ser honesta es una frase que creí, y aun hoy en día me mantiene en pie.

Amar es necesario para la supervivencia del ser humano

Según el escritor español Eduardo Punset, el amor es una emoción humana que requiere una correspondencia para que sobreviva. Punset sostiene en su libro «El viaje del amor» que éste es un “instinto evolutivo de fusión con otro organismo”, es decir, básicamente los seres humanos lo NECESITAMOS para existir; como quien dice: «Sin amor, no hay vida».

La ciencia del amor

Advertisement

La neurociencia dice que el amor es un proceso que nace directamente en el cerebro; éste involucra zonas cerebrales como el hipotálamo, la corteza prefrontal, la amígdala cerebelosa, el núcleo accumbens y el área tegmental frontal.

Además de ello, se hay involucradas las descargas de diferentes tipos de neurotransmisores como oxitocina y vasopresina, que son producidas en el hipotálamo y liberadas en la glándula pituitaria. Lo que hacen éstos dos neurotransmisores es estimular la liberación de dopamina (causante del cúmulo de emociones que se sienten cuando estamos enamorados de alguien) directo al hipotálamo.

El dolor del amor no correspondido

¡Y si que duele!. Todos conocemos el sufrimiento que trae consigo el amar a alguien que no nos quiere o el rompimiento de una relación sentimental; y todo esto se manifiesta en el organismo a manera de depresión.

La depresión viene como respuesta al vacío emocional que resulta insoportable; además de ello, te sientes mal contigo misma pues no sabes que es lo que has hecho mal para que las cosas dejarán de funcionar o para que no se fijará en ti. A eso se une la perdida del interés por las cosas que antes te gustaban

La depresión nuevamente es una manifestación de la acción de los neurotransmisores, en está ocasión está involucrado la alta producción de cortisol, que está aunada a la reacción de estrés por la situación angustiosa por la que se pasa en momentos de pérdida.

Advertisement

Con todo ese conjunto de sensaciones y malestares vividos a lo largo de meses, mientras se supera el «corazón roto», es normal que sientas que no deseas volver a sufrir por amor. Afortunadamente, al pasar esas sensaciones horribles estarás de nuevo preparada para amar, aunque quizás con un poco más de mente fría y no tanto con el corazón. Pero para lograrlo antes deberás pasar por un proceso de recuperación.

¿Cómo sanar un corazón roto?

Es un proceso en el que debes poner lo mejor de ti para sanar tus heridas. Si, el tiempo pasa y con el paso de los días las cosas parecen mejorar, pero debes poner de tu parte, de lo contrario podría volverse una situación crónica que te podría estancar hasta nueva orden. Esto es lo que puedes hacer.

1 Aceptar

Roy Baumeister, psicólogo de la Universidad Case Western Reserve. llevó a cabo un estudio  que sostiene que la falta de aceptación del rechazo, transforma a la persona rechazada en alguien colmado de amargura y termina acosado por la ansiedad.

Es así cómo la aceptación de que has sido rechazada por esa persona que significa tanto para ti, es el primer paso para avanzar en el proceso de sanación.

El sufrimiento de ese amor no correspondido nace del anhelo por alcanzar lo que es imposible; así que lo que ocurre al aceptar esa realidad es que te aterriza y ayuda a ver las cosas claras.

Advertisement

Piensa que el hecho de que desees estar con una persona, no obliga a ese ser humano a fijarse en ti. El amor no es una emoción que se fuerce, nace de manera espontánea y nadie escoge de quien se va a prender.

2 «Aterriza» tu amor idealizado

Lo más natural es que nos enamoremos de un ideal de persona; es decir, comienzas a querer a alguien que has idealizado, pero esto no quiere decir que esa persona sea como tu la imaginas.

Es importante que lo hagas para que VEAS de manera clara y sepas que te has enamorado de una imagen mental que TÚ  has creado; y al aterrizar su imagen y ponerla como algo mucho más real, es posible que te des cuenta de lo equivocada que estabas y que esa persona no es tan perfecta como creías.

3 Continua con tu vida

No tienes una razón para frenar tu existencia por el rechazo. Pueda que tengas desinterés en las cosas que antes te gustaba hacer, pero negarte a vivir obstaculiza tu proceso de superación del dolor.

Debes forzarte por salir, seguir estudiando, ejercitarte o lo que sea que te guste hacer para pasar tus ratos libres. Una mente ocupada no tiene tiempo para invertir en los pensamientos que le hacen sufrir; por eso, quedarte en casa sin hacer nada, te llevará a pensar una y otra vez en el desamor, y para nada te conviene.

Advertisement

4 Proyecta una vida futura feliz

La psicóloga Dolores Rizo explica que proyectarse a futuro, hace que muchos de tus buenos deseos que tienes se hagan realidad; todo en función de que fijas tu atención en metas claras por cumplir.

Esto me lleva a recordar una pregunta frecuente que hacemos los terapeutas cuando alguien llega a nuestra consulta con una situación de desesperanza; ésta es :»¿Cómo te ves de acá a 3 años?»

Lo que pretendemos es que la persona vea más allá de la situación dolorosa por la que está pasando; y que vea existe una vida más allá de lo que sea que esté viviendo ahora.

Hacerlo le dará el impulso que requiere para continuar con su vida. Otra opción es plantearse una lista de «deseos por cumplir». Esta lista lo que hace es ubicar la atención en algo más que el sufrimiento; puede costar un poco, pero si de verdad te centras en lograr cosas que de verdad te interesan, de a poco observarás que tu vida toma un rumbo más positivo.

Advertisement

5  No tienes razón para cambiar

Créeme, si esa persona no siente por ti lo que deseas que sientas no es porque seas «defectuosa»; sencillamente no le interesas de la manera que te gustaría.

Jamás pretendas cambiar para agradarle a alguien; cambia porque sientes que hay aspectos en ti que no te ayudan a ser mejor para tu propio beneficio, pero jamás para gustarle a esa persona que para ti es especial.

Por último debes tener claro que «el amor no está diseñado para que sufras, si no para que lo disfrutes». Si amar a alguien te hace sufrir, entonces estás fija en la persona incorrecta; esa debería ser suficiente señal para no persistir más en algo que solo te hace llorar y no te hace mejor.

Toma un momento para compartir ...

Erika Patricia Otero

Psicóloga con experiencia en trabajo con comunidades, niños y adolescentes en riesgo.