El eficaz pero polémico método para que tu bebé duerma toda la noche

Este método para dormir a los bebés promete una alta tasa de éxito pero es muy polémico. ¿Estarías dispuesta a probarlo con tu bebé?

Adriana Acosta Bujan

Uno de los desafíos más complicados para los padres que tienen bebés en casa, es hacer que ellos duerman toda una noche completa sin despertarse, lo cual pareciera ser una misión casi imposible de lograr. Y aunque en ocasiones recurrimos a trucos caseros por Internet o consultamos algunos consejos de nuestras abuelas para ayudarnos con sus opiniones y consejos, algunas veces no funcionan porque todo depende del temperamento del bebé, de su salud y de las energías que haya desgastado.

Pareciera que todo está perdido y que ver a nuestro bebé dormir toda una noche es algo que solo algunos padres tienen la suerte de experimentarlo. Sin embargo, hay un especialista llamado Richard Ferber que propone una solución y nos da algunas ideas, un poco polémicas para, ya que se trata de un método que puede ir en contra de algunas ideologías, sobre todo, de la crianza con apego y la crianza amorosa.

El autor del libro “Solucione los problemas de sueño de su hijo” da a conocer su método, respaldado por diversas investigaciones realizadas por la Academia Estadounidense de Medicina del Sueño para brindar confianza a los padres y así invitarlos a probar su técnica.

Es importante aclarar es que este método no funciona para todos los bebés, ya que todo depende de la edad, la madurez, la salud física, entre otros factores. Te invito a conocerlo, pero recuerda consultarlo con tu propio especialista antes de aplicarlo, ya que es considerado por muchos como un método cruel.

Qué debes saber

Este conocido pero polémico método consiste en enseñarle a los padres que sus bebés pueden llorar por periodos de tiempo razonables (limitados) para que sus pequeños aprendan a consolarse por sí solos y así logren dormir toda la noche.

Advertisement

Esta idea de dejar llorar a nuestros bebés puede sonar muy desalentadora por el amor inmenso que sentimos los padres por nuestros hijos, y porque sabemos que el llanto prolongado puede en ocasiones perjudicar la salud de nuestro bebé. Sin embargo, el método propone un llanto supervisado y controlado para que no afecte a los bebés.

Cómo empezar

1. Rutina de sueño

Es importante que tu bebé tenga una rutina antes de dormirse, por ejemplo el baño caliente una hora antes de dormir, tomar su leche tibia , untar aceite o cremas en su cuerpo y arrullarlo. Tal vez te guste cantarle o leerle un cuento, mientras le das palmaditas en su espalda para sacar el exceso de aire.  

Una vez que ya terminaste con la rutina, es importante dejar a tu bebé en su cuna totalmente despierto, así podrá acostumbrarse a su cama para dormir solo.

2. Crea un ambiente adecuado

Para poder tener un descanso reparador es fundamental crear un ambiente relajante. Algunas ideas son: poner música con sonidos de la naturaleza, cerrar cortinas y la puerta de la habitación, aplicar algún aromatizante o vela en el cuarto para que desprenda olores agradables, prender una pequeña lámpara, entre otras cosas.

Cuando acuestes a tu bebé en su cuna, puedes acariciarlo y decirle cosas bonitas para que se vaya acostumbrando a dejar tus brazos.

Advertisement

3. Salir de la habitación

Una vez que tu bebé está somnoliento y con mucho sueño (pero aún despierto), será hora de salir de la habitación. Es lógico que tu bebé llorará para llamar tu atención y hacer que regreses, para no estar solo. Sin embargo, esos momentos son cruciales para aplicar el método Ferber.

Según este método, cuando tu bebé comience a llorar debes dejarlo por tres minutos sin que él te vea, puedes esconderte. La idea es que no se dé cuenta que estas ahí. Luego regresas y lo calmas. Poco a poco comienza a acariciar su cabeza y sus manitas, vuelve a decirle cosas bonitas. En este punto puedes bajar el volumen de la música relajante o apagarla por completo para indicarle que ya es hora de dormir.

Ten en cuenta que es muy importante no cargarlo o sacarlo de su cuna.

4. Vuelve a la habitación

Repite este el proceso cuando tu pequeño esté tranquilo, es decir, salir y entrar a la habitación de tu bebé con tiempos más prolongados de llanto. Pero cuidado: “con supervisión”, es decir escondiéndote, pero siempre vigilando a tu bebé. Por ejemplo, la segunda vez que lo hagas, el método recomienda que lo dejes llorar por 5 minutos y luego regresa, cálmalo y vuelve a salir; la tercera vez déjalo llorar por uno 10 minutos. Parece mentira, pero hay padres que están dispuestos a pasar por esta dura situación de ver llorar a su bebé.

Con el mismo llanto, tu bebé se podrá consolar por sí solo, dice la teoría del especialista, ya que se cansará y así aprenderá a dormir “como un angelito”. Así, progresivamente, se irá aumentando el tiempo del llanto del bebé cada noche.

Advertisement

Consejos

  • El método Ferber funciona aproximadamente al cuarto día de haberse aplicado correctamente todos los días, si es que te animas a escuchar sufrir a tu hijo por más de 3 minutos.
  • Lo recomendable es hacerlo cuando tu bebé haya cumplido de 3 a 5 meses de edad, según los especialistas.
  • Asegúrate que sea siempre que tu rutina de sueño sea a la misma hora para formar un buen hábito.
  • No dejes de hacer tus cosas para que la casa esté en silencio total, puesto que tu bebé tendrá que acostumbrarse a dormir con un poco de ruido.

Si bien el método Ferber puede llegar a ser exitoso para lograr que tu bebé duerma toda la noche, sigue siendo tan polémico como antinatural, según muchas personas que abogan por la crianza respetuosa. Si tienes dudas, lo ideal es consultarlo con tu especialista. Ten en mente que todo lo que hagas siguiendo tu instinto y tu corazón, será lo correcto para tu hijo ¡Te deseo mucho éxito!

Toma un momento para compartir ...

Adriana Acosta Bujan

Adriana Acosta estudió comunicación, es madre de un adolescente, y actualmente se dedica a la enseñanza e investigación a nivel universitario en Puerto Vallarta. Publica sus escritos esperando que ayuden a las personas que leen sus útiles vivencias