El matrimonio es más que un “…y fueron felices para siempre”

En el matrimonio no siempre se es feliz para siempre, debes luchar por cuidarlo cada día.

Erika Patricia Otero

El matrimonio puede llegar a ser una suerte de lotería: a veces esperas mucho de tu amor y recibes cantidades infinitas de todo un poco; y otras veces no esperas nada, deseas que la vida te sorprenda y lo logra con creces.

Cuando decides unir tu vida a la de la persona que amas, sabes que también eliges enfrentar no solo las cosas buenas; también debes asumir lo “feo”, los retos, las diferencias, los problemas económicos, de salud, los miedos, las desilusiones y hasta el fracaso; pero si se aman, si luchan hombro a hombro, tengo la certeza de que serán fuertes y felices cada día de su vida marital.

El matrimonio al igual que la vida: unas de cal y otras de arena

Casarse no es solo la ceremonia de boda, la fiesta y la luna de miel; esas son las situaciones más bonitas, pero momentáneas. La prueba de fuego para el amor viene después de eso, cuando comienzan a conocerse de verdad, con sus más y sus menos.

Amar a alguien por sus cualidades es sencillo, seguir amándolo aun cuando conoces sus dificultades y defectos, es de verdad el reto.

Advertisement

Puedes asegurar en estos momentos que si amas estarás con él o ella en las buenas y las malas; pero ¿en realidad estás dispuesta a acompañarlo, apoyarlo y confortarlo si llega a ser diagnosticado con una enfermedad grave o si quedan en la ruina? ¿Crees que él corresponderá de igual manera?

Yo admiro los matrimonios de antes, como el de mi abuela. Mi abuelo sufría de epilepsia, mi abuela siempre estuvo a su lado, cuidándolo en sus crisis, llevándolo al médico, soportando sus estados de ánimo terribles después de cada ataque. Ella aguantó con amor y resignación hasta el día que finalmente él no soportó más y murió.

Puedo decir que mi abuela, que fue viuda por 29 años, lo amo hasta el día que ella murió. Ese es el amor que se elige un día tras otro y no se duda un segundo. Ese amor indeleble que sin importar los años o la distancia, garantiza a ambas partes fidelidad, compromiso, lucha y perseverancia.

¿Puedo hacer algo para que mi pareja me elija una y otra vez?

Estoy segura que sí. Pero debes siempre tener presente que ambos deben tener un real compromiso en el matrimonio, esa es la base para que juntos se amen siempre pese a las dificultades de la vida.

Advertisement

1. Amor

Cuando digo amor no me refiero al enamoramiento. Éste es un sentimiento, una emoción inicial de la relación de pareja.

Cuando amas estás dispuesta a dar todo y lo mejor de ti, de sacrificarte por el otro, de dejar todo interés egoísta para lograr un bien común.

El amor se adapta a la edad, a las vivencias, a los hijos y jamás muere, no cuando es amor de verdad.

2. Fidelidad

Advertisement

Es sinónimo de honestidad. Cuando unes tu vida a la de alguien más no hay espacio para mentiras de ningún tipo, para ocultar información que te haga daño o a tu pareja.

Se han casado para apoyarse, para confortarse y para encontrar la manera de salir de sus problemas, así que confíen el uno en el otro y vencerán.

3. Compromiso

Desde que decidiste casarte asumiste la responsabilidad de cumplir con tu palabra. Están comprometidos a estar ahí el uno para el otro, en las buenas y las malas; tienes esa palabra que garantiza que tu pareja estará ahí de manera incondicional y para siempre.

4. Perseverancia

Advertisement

Perseverar es luchar contra todo lo malo sin desfallecer, con buen ánimo y resiliencia. Esa es la manera como los matrimonios de antaño podían llegar a cumplir 50 años de unión y más.

No es que no haya momentos para sentir que uno se viene abajo, pero si garantiza que si se esfuerzan y se dan la mano, podrán superar todos los problemas que puedan llegar a tener.

5. Comprensión

Ponerse en los zapatos del otro, saber escuchar y entender que a veces uno se cansa, que en ocasiones hay dolor, hay pena pero que igual se ama y se necesita de su afecto y apoyo para continuar adelante.

6. Paciencia

Advertisement

La paciencia ayuda a la pareja a continuar adelante a pesar de las dificultades. Es confiar con valor en que después de la oscuridad van a llegar mejores momentos y que ambos estarán ahí para disfrutar de ellos.

Casarse con el ser amado refiere ser capaz de luchar día a día, ponerle una dosis de buen ánimo, actitud positiva, asumiendo la responsabilidad de perseverar hasta el fin.

Toma un momento para compartir ...