El misterio de una buena calidad de vida se esconde en estos 10 hábitos

Una vida plena se pueden alcanzar cuando haces de las cosas sencillas, placeres cotidianos.

Erika Patricia Otero

Las personas persiguen de manera constante el tener una vida llena de bienestar físico y mental; sin embargo, solo  recuerdan que lo necesitan cuando sus fuerzas físicas y mentales están agotadas.

Lo ideal no es esperar a estar agotado; es empeñarse desde el mismo inicio de su búsqueda en encontrar la forma de tener una buena calidad de vida, a pesar de lo caótico que pueda ser el día a día.

Lo bueno es que siempre hay maneras de alcanzar una buena calidad de vida; para ello solo se requiere de un poco de esfuerzo y en realidad desear tener una existencia saludable.

10 Hábitos que te llevarán a tener una vida saludable

1 Ponte metas comunes

Cosas tan sencillas como proponerte bajar 5 kilos o pasear en bicicleta 1 vez a la semana, hacen que fijes tu atención en esos objetivos y te dan ciertos objetivos que aunque pequeño dan un propósito a tu vida.

Si, también hay metas más grandes, pero a estas se llega por medio de pequeñas cosas y esos objetivos pequeños te pueden llevar a lograr tu meta mayor.

Advertisement

2 Aprende a administrar tu tiempo libre

Actualmente la vida te ofrece una amplia gama de actividades para hacer en tu tiempo libre. El problema de eso, es que al tener tantísimas cosas para «pasar el rato», se pierde el control. A la larga, el estar en redes sociales, o participando de juegos de vídeo pueden llevarte a un nivel de agotamiento tal que te hace perder bienestar.

La recomendación es que no solo que disfrutes de la tecnología y la comodidad de tu hogar, sino que aproveches tu tiempo en actividades al aire libre, a descansar más, a leer, a estar con tu familia viendo una película.

También puedes ayudarte colocando una alarma a una hora determinada; esto para ayudarte a recordar que debes dejar de hacer cierta actividad y que ya es momento de despejarte y descansar.

3 Anhelar con positivismo las cosas pequeñas pero buenas de la vida

Nada más satisfactorio que después de un arduo día de trabajo puedas llegar a casa, darte una ducha e ir directo a dormir; sencillo pero delicioso.

Cuando una persona espera con anhelo cosas tan simples pero que le generan satisfacción; prepara a su cerebro y su cuerpo para sentir felicidad incluso antes de que ese suceso tenga lugar. Esto demuestra que aunque esas cosas tan sencillas del día a día parecen insignificantes para algunos, para ti representan un  tesoro que te brinda placer en lo cotidiano.

Advertisement

4 Deja de comer incluso antes que te sientas satisfecho

El estómago de una persona promedio tiene una capacidad que no excede un litro y medio de capacidad. Al comer en exceso, el estómago se expande para que la comida quepa. El problema es que mucho antes que el estómago envíe el mensaje al cerebro de satisfacción, tú ya has comido más de lo que deberías.

El truco es servirse poco, quizás menos de lo que quieres comer, y procura dejar de comer unos minutos antes de sentirte satisfecho. A partir de ahí la sensación de saciedad llegará por sí misma.

5 Cambia tu rutina

La monotonía puede llegar a hastiar al punto que te sentirás abatido porque nada nuevo ocurre. Sin embargo, tienes el poder para hacer pequeñas modificaciones en tu rutina que te ayudarán a darle algo de novedad a tu vida.

Aunque parezcan que levantarte más temprano para salir a dar un paseo con tu perro puede ser algo tonto, la realidad es que si no es algo que haces a diario, dará a tu cerebro la sensación de novedad, y por lo tanto te llevará a sentir bienestar. Cambia de tanto en tanto tu rutina, y tendrás la garantía de sentirte pleno con poco.

Cualquier edad es buena para aprender a nadar o montar en bicicleta o asistir a la universidad; el punto es que te sientas «vivo»y satisfecho de tus logros, y que tu salud mental mejore progresivamente.

7 Tomar decisiones junto a las personas involucradas

Nada más agradable que tener autonomía y poder tomar decisiones para la propia existencia. Sin embargo, cuando esas decisiones involucran a otras personas, se vuelven una carga de responsabilidad innecesaria que genera estrés.

Tomar en cuenta la opinión de alguien sobre una situación que le afecta, no solo le hace ver que para ti es importante saber su posición al respecto; además, te libera de las responsabilidad de tomar elecciones que quizás beneficien a unos y dañen a otros.

8 Hazte consciente de esas pequeñas cosas que te hacen feliz

A veces no nos damos cuenta de esos detalles que nos colman de pequeños episodios de felicidad. Puede ser comer un helado, acariciar un perro, un día de sol o de lluvia, o terminar de leer un buen libro. Estas actividades pueden ser simples, pero cuando no las tienes te haces consciente de que son lujos maravillosos que te dotan de bienestar.

Otra cosa que también te ayuda a alcanzar la felicidad de manera paulatina es ser agradecido por lo que tienes; cuando te haces consciente de ello, te dispones a vivir una vida humilde pero feliz.

Advertisement

9 Dile a tus seres amados lo que te gusta de ellos

Todos necesitamos saber en qué somos buenos o cuanto nos aprecian. Decirle a los demás lo que sientes o piensas de ellos fortalece tus relaciones y hace que además esa actitud sea recíproca contigo. Abraza, di «te amo» a tu pareja o a tus hijos y prepárate a ser feliz a través de la felicidad de ellos.

Salir a caminar, ya sea para darle un respiro a tu cerebro, para ejercitarte, o por cambiar la rutina es benéfico porque hace que tu cerebro produzca dopamina y serotonina, hormonas que hacen que sientas bienestar y relajación.

Pero además de lo anterior, te renuevas al descubrir cuánto cambian las cosas a tu alrededor. Sal a caminar no solo por ejercitarte, haz de esta actividad una manera de compartir en familia y así fortalecer sus lazos.

Tener una buena calidad de vida depende por entero de ti; pero lo interesante, es que puedes lograrlo de manera muy fácil, solo necesitas un poco de voluntad y estar listo para ver los beneficios que hacerlo trae a tu vida.

Toma un momento para compartir ...

Erika Patricia Otero

Psicóloga con experiencia en trabajo con comunidades, niños y adolescentes en riesgo.