Eliminar a algunas personas de mis redes sociales me hizo más feliz

Cuando alguien nos hiere, o no suma, a veces tenemos que ser radicales en nuestras decisiones.

Erika Patricia Otero

Hace poco vi un vídeo de una youtuber que afirmaba que cada que eliminaba de sus redes sociales a las personas que le generaban molestia; se sentía más feliz. Es más, argumentó que si la vida real funcionara como las redes sociales, ésta sería plena. Yo concuerdo con ella.

Si, las redes sociales se volvieron la opción número uno a la hora relacionarnos con los demás. Y es que, siendo la manera más frecuente en la que establecemos relaciones ahora, es mucho más fácil «cortar por lo sano» cuando no funcionan como deberían.

En lo personal, debo admitir que si alguien me importuna, me hace sentir mal, mal interpreta algo que publico, inmediatamente lo elimino o bloqueo. Es que absolutamente nadie tiene derecho de incomodarte, y tú no puedes darte el lujo de otorgarle ese poder.

Personas tóxicas hay tanto en la vida «cara a cara» como en la vida de «redes sociales» y si te quieres evitar malestares y muy malos ratos, estás en todo tu derecho de tomar la elección que más te favorezca.

«Soy responsable de lo que publico/escribo, no de lo que entiendas»

Esto es un problema frecuente. Un día compartes una foto apoyando a un partido político, una causa social, en contra de una situación determinada; y siempre va a existir la persona a la que no le guste lo que has colocado o se dé por aludido. El resultado por lo general es que recibas un reclamo bastante fuera de tono por lo que publicaste en tu muro. Creo que a todos nos ha pasado.

Advertisement

Lo que puedes hacer es tratar -de manera calmada- de aclarar tu posición; la otra persona tiene dos opciones: o comprende tu mensaje o sigue molesto. En cualquiera de los dos casos, tú siempre puedes optar por manejar las cosas de la manera más pacífica posible.

Sin embargo, si la situación sigue poniéndose molesta y la otra persona insiste en airarse, pues antes de que se forme una «discusión en redes», o ignoras los mensajes o eliminas a esa persona si ya no queda otra opción.

Sé que parece muy radical, y de hecho lo es; pero a veces es mejor no continuar con algo que puede terminar muy mal, y más aun si ese desacuerdo es con un familiar.

Y seguro también alguien te eliminó

Es claro que así es, no estás exento de ello y quienes deciden sacarte de su vida por el motivo que sea, están en plena libertad de hacerlo.

Lo importante acá es que aprendamos a aceptar que somos diferentes. Podemos tolerar las diferencias y aun así respetarnos pues muchas veces no tiene caso pelear por asuntos que muchas veces ni siquiera tienen tanta relevancia.

Advertisement

Precaución en las redes sociales

Expertos en el tema aseguran que las personas hoy en día exponen de más su vida privada, haciéndose así acreedores de enemigos impensables y poniendo en riesgo su vida y la de sus seres queridos.

1 Cuidado con los perfiles falsos

Personas que no te tratan de manera honesta las hay tanto en tu vida diaria, como en la que llevas en las redes sociales. No sabes si una ex pareja se creó un perfil para saber de ti, o tienes a algún acosador, o incluso hay muchos casos de criminales que buscan víctimas, y puedes caer en sus redes. Y de aquí se desprende el siguiente punto.

2 Cuida lo que publicas

Las personas hoy día son muy dadas a mostrar los pormenores de su vida. Es usual encontrar en los perfiles de conocidos y desconocidos fotos de sus viajes, de su vida social, lo que compran, e incluso de su residencia.  No está de más repetir que los delincuentes pueden usar eso en tu contra.

También debes cuidar lo que publicas sobre tu relación de pareja, de las fotos de tus hijos y demás familiares; tú no sabes cuantas personas pueden haber por ahí en busca de lastimarte a expensas de tus seres amados.

3 Vigila el uso que tus hijos den a las redes sociales

Si has caído en el engaño de personas mal intencionadas, imagina lo que le puede pasar a un pequeño que no tiene una pizca de malicia.

Advertisement

Por eso, no permitas que tenga en uso una red social que administre un menor de 16 años, pues por muy maduro que se pueda considerar, un manipulador puede siempre darse sus mañas para engañar a un niño y conseguir de tu hijo o hija cosas inimaginables.

Pero no creas que tus hijos solo corren riesgos en las típicas redes de toda la vida (facebook, instagram, twitter). Si tu hijo gusta de jugar vídeo juegos en línea o ver vídeos en diferentes plataformas, también puede estar en peligro.

Vigila lo que tu hijo hace en Internet y activa el control parental de tu televisor inteligente, móvil, tableta y computador; así te evitarás problemas que a la larga pueden dañar a tu hijo de una manera atroz.

La «vida real» es mejor que las redes sociales

La vida sería ideal si las personas fuéramos más tolerantes, más amables, si pensáramos más en el otro al momento de decir (o publicar) algo; pero la realidad es muy diferente. A veces, por mucho que queramos llevarnos bien con las personas, simplemente no podemos porque en ocasiones no depende de nosotros.

Esto sucede porque las redes sociales son muy impersonales, y la falta de contacto físico puede hacer que perdamos la compostura y nos sintamos más valientes al momento de expresar nuestro desagrado por algo. Eso puede generar muchos malos entendidos, que no se darían si tuviéramos más contacto real con nuestros seres queridos.

Advertisement

Si, sé que todos nos hemos visto orillados a tomar decisiones radicales, muchas de éstas incluyeron sacar de nuestras vidas a personas con las que no nos llevábamos o solo nos generaban algún tipo de molestia.

Por eso, para evitar que tanto mal entendido quede en un frío distanciamiento, te invito a que visites más a tus familiares, que tengas más momentos con tus amigos, y que siempre se den la oportunidad de «limar asperezas». Las cosas siempre se pueden arreglar cuando se hacen por las buenas.

Toma un momento para compartir ...

Erika Patricia Otero

Psicóloga con experiencia en trabajo con comunidades, niños y adolescentes en riesgo.