Ella esperó 24 años para nacer y fue concebida tan sólo una año después que su madre. La ciencia tiene una milagrosa explicación

La ciencia de la medicina ha avanzado mucho y ahora pueden suceder cosas como éstas

Fernanda Gonzalez Casafús

Tina Gibson no podía tener hijos propios debido a una enfermedad, por lo que después de muchas incertidumbres decidió someterse a la fertilización in vitro.El embrión donado estuvo esperando 24 años a ser implantado y Tina entonces dio a luz a la bebé que fue concebida con una diferencia con su madre de tan sólo de 18 meses. Este hecho es revelador para la ciencia y los expertos sugieren que la vida útil de un embrión congelado podría ser infinita.

De acuerdo a Mail Online el embrión implantado a Tina es el embrión congelado que más tiempo ha resistido a lo largo de los años, según los expertos. La bebé de Tina Gibson, Emma Wren, fue concebida y fecundada hace 24 años en 1992, pero el embrión se congeló en lugar de implantarse. Ahora, el milagro de la vida y el avance de la ciencia han hecho lo suyo.

Tina no podía quedar embarazada debido a que padecía de una enfermedad llamada fibrosis quística, por lo que luego de muchos planteos y conversaciones decidieron que lo mejor sería someterse a un tratamiento de fertilización in vitro. Para ello utilizaron un embrión congelado. Ese bebé estuvo esperando unos 24 años hasta poder nacer a la vida misma. Así, Tina dio a luz a una bebé saludable a quien nombró Emma, luego de un tranquilo embarazo de 40 semanas y un parto perfectamente normal.

“No quiero un récord mundial, quiero un bebé”

La edad del embrión preocupaba un poco a Tina. Ella temía que el embrión ya no sirviera o que la implantación no fuera exitosa. “Honestamente, estaba muy preocupada de que no funcionara”, dijo Tina. “No quería un récord mundial, ¡quería un bebé!”, dijo. Pero Ben, su esposo, estaba completamente intrigado por ello, así que decidieron probar.

La corta diferencia de edadde gestación de Tina y el bebé que llevaría en el vientre hizo que se plateara muchas cosas en su mente: “Luego, me di cuenta cuando estaban a punto de hacer la transferencia. Dije, “ya sabes, solo tengo 25, yo y ella, podríamos haber sido mejores amigos”. Tina se enteró en la misma mañana de la implantación del embrión acerca de cuánto tiempo había estado congelado. Admitió sentirse completamente sorprendida, pero luego esa sorpresa fue un hermoso milagro.

Advertisement

Tina no podía perder el tiempo

Tina y Ben se casaron jóvenes. La triste realidad detrás de ello es que en verdad no tenían demasiado tiempo para perder. La joven padece de fibrosis quística, una enfermedad fatal con una expectativa de vida en los 30, y no querían perder tiempo. Se amaban demasiado como para quedarse pensando en la tristeza de la situación, por lo que decidieron vivir la vida al máximo.

Por ello, se casaron y decidieron tener cuanto antes un hijo, para poder experimentar esa bella sensación antes de que la enfermedad haga estragos en el cuerpo de Tina.

En mayo del año pasado, el padre de Tina llegó a su casa con una novedad: acababa de enterarse de la adopción de embriones en un informe de noticias, y ello significaba que podían adoptar y tener la experiencia del embarazo. “Ben y yo sabíamos desde que comenzamos a salir que si alguna vez íbamos a formar una familia, no podríamos tener nuestros propios hijos. Habíamos hecho las paces con eso, estábamos felices y entusiasmados con la adopción de un niño”, dijo. Sin embargo, no estaban del todo convencidos acerca de adoptar un embrión.

Corrían los meses y en secreto, tanto Ben como Tina, pensaban en la posibilidad de adoptar un embrión congelado y fantaseaban con la idea de ser padres. Ella se había hecho la idea de que nunca podría concebir, por lo que la sola idea de llevar un bebé en el vientre la estimulaba y la alentaba. Así, se decidieron y comenzó el proceso.

El milagro de la vida, el milagro de la ciencia

De acuerdo a CNN, Carol Sommerfelt, directora del laboratorio de embriología del National Embryo Donation Center, dijo que el nacimiento es “bastante emocionante considerando cuánto tiempo estuvo congelado el embrión”. Anteriormente, el embrión congelado conocido más antiguo que llegó a un nacimiento exitoso tenía 20 años.

Advertisement

“Es profundamente conmovedor y altamente gratificante ver que los embriones congelados hace 24 años y utilizando las antiguas técnicas de crioconservación temprana de congelación lenta ,en el primer día de desarrollo en la etapa pronuclear, pueden dar como resultado una supervivencia del 100 por ciento de los embriones, con un 100% de desarrollo continuo hasta la etapa de embrión del día tres “, dijo Sommerfelt.

Emma y Ben aseguraron que cuando su hija tenga la edad suficiente para comprenderlo, le contarán esta historia. Sin dudas, es un relato que su hija querrá escuchar una y otra vez, pues parece salido de un cuento de ciencia ficción. Pero Emma es real, y el amor de sus padres también.

La enfermedad que no la dejó concebir

Toda esta historia con un final feliz y asombroso vino a raíz del problema de salud que padece Tina. Ella decidió que la fibrosis quística no tiraría toda su vida y su esperanza por la borde y decidió tomar las riendas del asunto, enfrentando la situación y haciendo las cosas de la mejor manera posible.

De acuerdo a la Biblioteca Nacional de Medicina de los Estados Unidos, la fibrosis quística es una enfermedad potencialmente mortal que provoca la acumulación de moco espeso y pegajoso en los pulmones, el tubo digestivo y otras áreas del cuerpo. Es hereditaria y es causada por un gen, y aunque lo porten, muchas personas no manifiestan ningún síntoma.

Síntomas de la fibrosis quística

Los síntomas en los niños y recién nacidos incluyen:

Advertisement
  • Retraso en el crecimiento

  • Incapacidad para aumentar de peso normalmente

  • Ausencia de deposiciones durante las primeras 24 a 48 horas de vida

  • Piel con sabor salado

En los adultos:

Advertisement
  • Dolor abdominal a causa del estreñimiento grave

  • Aumento de gases, o un abdomen que parece hinchado

  • Náuseas e inapetencia

  • Heces pálidas y que flotan

  • Pérdida de peso

    Advertisement
  • Tos o aumento de la mucosidad en los senos paranasales o los pulmones

  • Fatiga

  • Congestión nasal causada por los pólipos nasales.

  • Episodios recurrentes de neumonía

  • Dolor o presión sinusal causados por infección o pólipos

    Advertisement
  • Los síntomas que se pueden notar posteriormente en la vida son:

  • Esterilidad (en los hombres)

  • Inflamación repetitiva del páncreas (pancreatitis)

  • Síntomas respiratorios

  • Dedos malformados

    Advertisement

Con el tiempo, las personas que sufren de esta enfermedad se van deteriorando y las expectativas de vida son, en promedio, unos 37 años de vida. Casi siempre, se produce la muerte causada por fallas en los pulmones.

Cualquiera de los síntomas mencionados merecen una rápida atención médica, pues la enfermedad es fatal. Cion un correcto tratamiento la misma puede ser transitada de una mejor manera. El diagnóstico temprano puede mejorar mucho la calidad de vida de quien padece fibrosis quística. Contactar grupos de apoyo y ayuda psicológica también es recomendable para pacientes de esta enfermedad.

La vida,ante todo

Quienes padecen enfermedades terminales y conocen su pronóstico de vida pueden comenzar a padecer severas y profundas depresiones, pensando en lo poco que pueden disfrutar. Sin embargo, en la vereda de enfrente, están aquellas personas que eligen por vivir la vida al máximo, como fue el caso de Tina que, aún sabiendo que cerca de sus 30 años tiene altas chances de morir, decidió hacer frente a la situación con lo mejor que tiene la vida: el amor, los hijos y la familia. Digno ejemplo de imitar y seguir.

Toma un momento para compartir ...

Fernanda Gonzalez Casafús

Fernanda Gonzalez Casafús es argentina, mamá y Licenciada en Periodismo. Ama los animales, la danza, la lectura y la vida en familia. Escribir sobre la familia y la maternidad se ha convertido en su pasión.