Ella y su perra lucharon contra la misma enfermedad al mismo tiempo. Y aunque la tragedia las acechaba algo increíble sucedió

Es increíble lo que el amor de una mascota puede hacer en nuestras vidas


Fernanda Gonzalez Casafús

Cuando escucho historias como éstas no puedo negar que los animales tienen un ángel aparte. Bueno, en realidad, son ángeles en la tierra. Y cuando conozcas la historia de Sara y su perra Freyja, creerás que es así.

Sara y Freyja son inseparables. Pasan todo el día juntas, pues el marido de Sara trabaja fuera de casa muchas horas. Freyja es una perra cruza de labrador y Border Collie, de color negro y ojos risueños, los cuales exultan de gozo al ver a su dueña. Y no es para menos, han batallado juntas una grave enfermedad que es el cáncer.

Daily Mail recoge esta conmovedora historia que nos pone a reflexionar acerca de la fuerza del amor y de cómo los perros son amigos incondicionales que pueden ayudarnos a sobreponernos al peor de los diagnósticos. Cuando en 2015 a Sara, de 54 años, se diagnosticaron un cáncer de mama, se le vino el mundo abajo. Nadie está preparado para escuchar que tiene cáncer. Pero su desazón iba en aumento, pues unos 9 meses atrás a su perrita Freyja también le habían descubierto un agresivo cáncer de mama. Ahora ambas luchaban contra la misma enfermedad.

Y aunque el cáncer de Sara ya se encuentra en remisión, la perra aún sigue luchando contra los tumores malignos, aunque no demuestra síntomas y se muestra dispuesta a acompañar a su dueña.

Un pronóstico que no se cumplió

Cuando Sara descubrió los bultos en el pecho de Freyja se asustó y la llevó de inmediato al veterinario. El veterinario, luego de los chequeos pertinentes, descubrió que era cáncer de mama en estado avanzado y le recomendó a la mujer que pasara los últimos 6 meses de vida de la perra dándole una buena calidad de vida, pues el cáncer estaba tan avanzado que no iba a ser efectiva la quimioterapia.

Sin embargo, el devastador pronóstico no se cumplió y Freyja sigue al lado de Sara. Aunque la can aún esté batallando contra el cáncer, lo cierto es que se muestra dispuesta a cuidar a su dueña. Pues ella tiene una misión que cumplir: a Sara también le diagnosticaron cáncer y su perra estuvo allí en los peores momentos de su dueña. Freyja sobrepasó cualquier diagnóstico y pronóstico, porque su alma perruna estaba dispuesta a acompañar a su dueña en el peor trance.

Su perra le advirtió acerca del cáncer

Sara contó que cuando estaban una tarde mirando televisión en la sala de estar, su perra comenzó a volverse loca y a dar vueltas y tocaba con su pata el seno izquierdo de su dueña. La mujer, intuitivamente creyó que esa era una señal que su perra le estaba enviando, y decidió entonces acudir de inmediato al médico para hacerse un control. Al poco tiempo descubriría que estaba atravesando un cáncer de mama en estadío 1. Sara tenía un tumor de 35 mm en el seno izquierdo, y aunque la tristeza la abrazó en un primer instante, supo que tenía un motivo por el cual luchar: su familia y su perra, quien, de alguna manera, le había avisado de su enfermedad.

Advertisement

“Realmente creo que los perros tienen un sexto sentido”, dijo Sara, “Creo que Freyja sobrevivió para poder quedarse y ayudarme a superar mi batalla contra el cáncer. Si ella hubiera muerto, no sé lo que habría hecho sin ella. Hubiera estado tan sola, ya que mi esposo trabaja mucho. Esta perra es mi mejor amiga y la necesitaba a mi lado”, admitió la mujer.

Después de extirpar un ganglio linfático y una parte de su tejido mamario en junio de 2015, Sara se sometió a seis rondas de quimioterapia antes de recibir radioterapia el siguiente año. Mientras tanto, Freyja estuvo a su lado. “Perdí mi cabello y me sentí muy, muy deprimida. Pero Freyja fue mi salvadora. Ella nunca se apartó de mi lado. Incluso la llevamos a mis sesiones de radioterapia y quimioterapia, y mi esposo Rob la acompañó mientras recibía mi tratamiento. Fue realmente reconfortante saber que ella también estaba allí “.

Mientras tanto, Sara estaba destrozada sabiendo que los meses finales de Freyja se acercaban. “Fue muy difícil mantenerme feliz ya que estaba desconsolada por la idea de perderla. Pero la malcriamos y la amamos con todo nuestro corazón. Todos los días estábamos decididos a hacer lo mejor por ella. Ella se lo merecía”, dijo la mujer.

Sin embargo, aunque se esperaba que Freyja muriera pronto, ello nunca sucedió y la perrita se mostraba feliz y siempre al lado de su ama. Ahora, aunque Freyja sigue luchando contra el cáncer y continúan los cuidados paliativos, la perra no decayó para acompañar a su dueña en el proceso de lucha contra el cáncer. No sólo que la acompañó en su peor momento, sino que nunca demostró sentirse enferma.

“Ella sobrevivió contra viento y marea. Casi cuatro años después del triste pronóstico que nunca sucedió, ella ha sobrevivido, así puedo contarlo. Ella es una súper estrella “, dijo sara respecto de su perra.

Los animales pueden ayudar a las personas a sobrellevar los desafíos de la vida. Tener una mascota puede “salvarnos” en muchos aspectos. Aunque la vida no esté en riesgo necesariamente, tener un perro en casa nos hace mejores personas y hacen que la vida sea mucho más linda. Si así lo crees, comparte esta nota con los amantes de los perritos, y con todo el mundo, para que sepan cuán valioso es tener un perrito a quien amar.

Toma un momento para compartir …

Fernanda Gonzalez Casafús

Fernanda Gonzalez Casafús es argentina, mamá y Licenciada en Periodismo. Ama los animales, la danza, la lectura y la vida en familia. Escribir sobre la familia y la maternidad se ha convertido en su pasión.