¿Es posible aburrirse del matrimonio? La respuesta de este hombre te sorprenderá

Que tu matrimonio caiga o no en la rutina es responsabilidad de ambos.

Erika Patricia Otero

Hay personas que dicen tenerle miedo al compromiso emocional; yo realmente creo que a lo que le temen es a aburrirse de su pareja.

Y es que es normal pensar que el aburrimiento y la monotonía después de los 3 primeros años de casados mella la vida de pareja, aun más cuando la cultura del «tenerlo todo ya y sin esfuerzos» es algo interiorizado por los jóvenes adultos de hoy.

¿Aburre el matrimonio después de 10 años?

Piper es un bloguero y teólogo al que alguien le preguntó si era feliz después de 10 años de matrimonioÉl explica que si bien ambos ya no son lo que eran hace 10 años, siguen amándose y su esposa sigue siendo aquella mujer vibrante y divertida que conoció en una fiesta.

Que si bien todos los días pasan uno tras otro exactamente iguales al anterior, y que a veces su amada se ve bombardeada por la carga de los problemas, las ansiedades, los miedos e inseguridades; él está ahí para garantizarle a ella que la ama, que puede acudir a él para apoyarse y descansar.

Continua explicando que no es cuestión de esperar a que el amor que sintieron al inicio de la relación perdure por la eternidad; si no de crecer juntos, de hallar las razones para enamorarse cada día de la misma persona. Pero que eso depende de ambos y no solo de su esposa.

Advertisement

Así que, sí, es posible amar a la misma persona por 10 y hasta 60 años sin que la rutina dañe la relación, siempre y cuando ambos se esmeren por dar lo mejor de ellos sin desfallecer.

Un matrimonio es cuestión de 2

Es así, y siempre lo ha sido, pero el asunto es que hay personas en el mundo que se empeñan en achacarle la culpa de los divorcios solo a los errores de una de las partes.

Hace unos días encontré el vídeo de una chica claramente joven que acusaba a las mujeres de ser las causantes de la infidelidad de los hombres por efecto del descuido personal.

Argumentaba la muchacha que era lógico que un hombre fuera infiel si al llegar a casa solo encontraba a una mujer sin arreglar, quejumbrosa y poco cariñosa que no se esmeraba por atenderlo. Si quieres responsabilizar a una mujer bajo esos argumentos, cometes un error.

Desde luego que esa afirmación causó mucho revuelo. Le dije que era un error culpar a las mujeres de ser causantes de la infidelidad masculina, cuando un matrimonio es cuestión de 2 personas adultas y responsables.

Advertisement

El matrimonio es para personas maduras emocionalmente

Uno no puede tener una visión tan reducida del amor de pareja. Las cosas en el matrimonio no se limitan a estar arreglada y en tacones a la espera de la llegada del marido, besarlo, y tenerle la cena lista para que deguste todos los manjares.

Tras una mujer que se queda en el hogar o que llega a casa después de trabajar, hay un mar de situaciones complejas y no siempre tan felices. Lo mismo que detrás de un hombre que llega del trabajo. Muchos de ellos luego de 8 horas laborales lo único que quieren es comer y tirarse en el sofá a ver televisión.

Sin embargo, muchos de esos hombres dejan a un lado el cansancio y al ver todo lo que le resta a su esposa por hacer, cumplen con su rol de maridos: supervisan las tareas de los niños, lavan los trastes de la comida, y luego de eso comparte con su esposa y familia aunque sea unas horas.

Y lo hacen porque saben que si para ellos las cosas no fueron fáciles en su trabajo, para sus esposas en casa o en su labor fuera de la misma, las cosas no fueron diferentes.

Romper la monotonía nada tiene que ver con dinero

Casi siempre se le adjudica la rutina en las relaciones amorosas a la falta de dinero para llevar a la pareja a comer a algún restaurante, darle un merecido viaje de vacaciones o comprarle algún detalle.

Advertisement

Error, romper la monotonía matrimonial tiene que ver más con la voluntad de hacerlo, que con «no tengo dinero». Si así fuera, los millonarios jamás se divorciarían.

Por eso, si tu matrimonio va cuesta abajo, es a causa de la falta de interés que están sintiendo en la relación matrimonial.

¿Cómo cambiar la rutina y «refrescar» el matrimonio?

1 Escucha más de lo que hablas

Un acto mutuo. Una pareja debe aprender el sano acto de escuchar a su cónyuge con interés. Llegas a tu casa y ves la cara agobiada de tu pareja, pregúntale qué pasa. Si al llegar a tu hogar necesitas descargarte con tu pareja, pídele un momento para contarle lo que te agobia.

Si desde el mismo inicio de la relación se acostumbran a hablar y a escucharse, ese acto se volverá un hábito de liberación reparadora.

2 Asume tus responsabilidades

Si has fallado en algo, no tardes en disculparte encontrar la manera de corregir tu falla. Pueda que no parezca nada del otro mundo, pero créeme, asumir tus responsabilidades evitará rencores acumulados y problemas mayores a futuro.

Advertisement

3 Pequeños detalles

Y no necesitas dinero. Si no eres un hombre o mujer dados a dar besos y abrazos, pues «has de tripas, corazón» y muéstrale  afecto a tu pareja.

Sorprende  a tu pareja con una noche solo para ustedes en casa, con una cena romántica, o noche de películas. Una flor silvestre, una nota en el bolsillo del pantalón o incluso un desayuno en la cama un sábado por la mañana, esos detalles pueden hacer la diferencia .

4 Tiempo y espacio

Parece que esto se repite en todas partes, pero es que es importante confiar en la pareja y darle espacio para que pueda sentirse como individuo.

Ya sea tiempo para hablar con amigos, para hacer algún curso, para leer, dibujar, salir a caminar o hacer ejercicio. En lo que sea que ambos necesiten y quieran invertir una horas a la semana, otórguenselo. Su matrimonio lo agradecerá, porque ambos necesitan sentirse como un individuos.

Que un matrimonio caiga en la rutina depende netamente de ambos, por ello esfuércense, trabajen juntos, preocúpense y muestren interés por la persona que dicen amar. Así, llegarán a los 60 años juntos sintiendo un amor renovado por el otro, mejor que el que sintieron el día que se dieron el «sí, quiero».

Advertisement
Toma un momento para compartir ...

Erika Patricia Otero

Psicóloga con experiencia en trabajo con comunidades, niños y adolescentes en riesgo.