Esta mujer no pudo parar de llorar tras visitar a su marido en la oficina

Hacer un esfuerzo extra en favor de otros siempre trae dulces recompensas.

Emma E. Sánchez

¿Cómo te sentirías si estuvieras en el lugar de Chellie?

Imagina la situación, tu esposo tiene un trabajo estresante y emocionalmente muy demandante comience a trabajar dos horas antes de su horario regular y comience a llegar a casa mucho más tarde a casa e inclusive dedicar tiempo extra al trabajo en días feriados o fines de semana.

Algo andaba mal pensó Chellie y decidió sorprender a su esposo en el trabajo y ver con sus propios ojos lo que estaba sucediendo.

El esposo de Chellie, Jack, se dedica al trabajo social y entre sus responsabilidades está el visitar familias con serias problemáticas, verificar que los niños suya custodia es del gobierno estén en lugares apropiados y reciban el mejor trato y cuidados mientras encuentran a la familia correcta para su adopción. Jack junto con sus compañeros de trabajo viven bajo frecuente estrés por las situaciones humanas trágicas que deben atender, son muy poco reconocidos pero constantemente atacados cuando algo sale mal con los pequeños o los adultos.

Cuando Chellie llegó a la oficina de su esposo, cuando lo vio, ella lo entendió todo y no pudo más que llorar.

Chellie encontró a su esposo ayudando a dormir a un pequeño bebé recién ingresado al estado y en espera a que alguna familia lo quiera adoptar, así que Jack había estado dedicando tiempo extra para arrullar, consolar o simplemente abrazar y cargar a ese hermoso niño.

Advertisement

Porque no se me ocurrió publicó esta conmovedora historia sobre un trabajador social y el dedicado trabajo que esta gente haciéndonos reflexionar sobre algunas ideas interesantes:

Si dudas de tu esposo ¡pregúntale!

Nuestros esposos, como muchos de nuestros familiares, trabajan fuertemente por llevar ingresos a casa, brindar comodidades y proveer todo lo necesario, así que vamos haciendo algo por ayudarlos y hacerles su carga más llevadera.

Seamos agradecidos

Cerca de nosotros hay gente que hace esfuerzos extra para que este mundo sea mejor, muchas veces pensamos que se trata de su trabajo y que es simplemente su deber y perdemos la visión de que también son seres humanos.

Bomberos, militares, maestros, médicos, enfermeros, voluntarios y muchas personas más, hacen mucho por nuestra sociedad así que si tienes oportunidad, se amable con ellos, eso ya es un gran apoyo para ellos.

Sirvamos como voluntarios

Cuantos más trabajemos y cooperemos en las necesidades sociales, dejaremos un mundo mejor para nuestros hijos y sus familias. Involucrarnos con un voluntariado puede hacer la diferencia en la vida de muchos y en la nuestra principalmente.

Advertisement

Abramos la puerta de nuestro hogar para otros

Tu hogar puede llegar a ser un refugio para muchos, desde ser una “casa puente” para animalitos mientras alguien los adopta, hasta para los compañeros de tus hijos cuyas madres trabajan.

Hay mil formas y maneras diferentes de hacer la diferencia en la vida de alguien. Tu amor, tu compañía pequeñas obras de caridad y servicio en verdad pueden cambiar y mejorar la vida de alguien.

Anímate a hacer este gran cambio en tu vida, estarás tocando muchos corazones , te lo aseguro.

Toma un momento para compartir ...

Emma E. Sánchez

Escritora, esposa y madre de tres hijas. Interesada en el fortalecimiento y formación de la mujer, la familia y el hogar.