Estos son los acuerdos fundamentales de un matrimonio para tener éxito

Revisar, poner metas, perdonar e intentarlo juntos. De eso se trata el éxito en un matrimonio.

Emma E. Sánchez

Tener un buen matrimonio no es cuestión de suerte, se trata de un trabajo constante y de genuino interés de parte de la pareja.

Una cosa es la relación de noviazgo donde el 80% de la relación es muy buena y deriva en un compromiso donde ese nivel de satisfacción podría variar.  Así, hasta el segundo o hasta tercer año de matrimonio, donde, de no estar atentos, la relación puede comenzar a deteriorarse, y para el 5to año,  tener una crisis, que de no saber manejarla, puede derivar en un rompimiento.

Si estás iniciando una relación a largo plazo y deseas que en verdad funcione, hay que hacer las cosas lo mejor posible y para lograrlo, se requiere de mucho diálogo, de paciencia ante el error y compromiso para volver a intentarlo las veces que sean necesarias.

Ahora te comparto 5 acuerdos básicos que un matrimonio feliz debe tener desde el primer día.

Respetar la libertad de la pareja

Actualmente, las parejas jóvenes tienen una manera diferente de relacionarse en comparación con sus padres.  Para las nuevas generaciones es muy importante hablar con claridad sobre la libertad y el respeto, y no quiero decir que en el pasado no lo hubiera, pero se daba y se vivía de maneras diferentes.

Advertisement

Hoy la mujer puede decidir usar o no el apellido de su esposo como mujer casada e inclusive en algunos países ya pueden decidir el orden de los apellidos de los hijos.

Es muy importante que las parejas se comuniquen, tengan confianza y respeten sus decisiones juntos.

Organizar el dinero

Muchos de los divorcios tienen que ver con las malas decisiones financieras que la pareja hizo o alguno de los dos. Las deudas, el despilfarro  o las compras compulsivas pueden destruir a la pareja más bonita y todo el potencial que tenían, perderlo.

Ponerse de acuerdo en cómo administrarán su dinero puede ser tan importante como determinar si seguirán casados o no. Decidan antes de casarse, o cuanto antes, cómo manejarán el dinero ¿lo pondrán en una sola cuenta? ¿cada uno pagará algo?  ¿ella o él manejarán la chequera?

Antes de casarse ¿tienen deudas? ¿qué van a hacer al respecto?

Advertisement

Una recomendación:  de solteros no pongan todo su dinero en una cuenta donde solo uno tenga acceso. En mi experiencia, son muchos los casos que he podido atender donde no se concreta el matrimonio y uno roba al otro y las cosas salen muy, muy mal.

Y ¿los hijos?

¿Van a tener hijos? ¿cuándo? ¿cuántos?  Y cuando llegan ¿cómo van a  educarlos?

Hay que hablar sobre las creencias, la religión y las costumbres así como los valores con los que fueron criados.

Al principio, las parejas que no comparten mismas ideologías, creencias o valores piensan ingenuamente que con su amor podrán sortear toda dificultad, educar a los hijos o que van a cambiar a su pareja; y  cuando eso no sucede, la frustración y la decepción merma la relación hasta su raíz.  Estas diferencias deben hablarse con claridad antes y durante todo el matrimonio con mucha sinceridad.

Metas comunes

No puedo evitar sentirme triste cada vez que una pareja frente a mí, habla y reconoce que  las cosas que les unieron ya no existen y  ahora cada quien tiene sus propios objetivos  y nada en común.

Advertisement

Todas las parejas pueden y deben tener un objetivo común, una meta, un deporte, un hobbie, un proyecto que les mantenga unidos porque ambos lo disfrutan. Si no lo tienen, es tiempo de buscar algo que puedan disfrutar juntos. Al paso de los años, esta será una fuente de recuerdos y de unión.

Ser honesto con el pasado

Confesar cosas del pasado que sucedieron y que afectan el presente: deben decirse antes de tomar el gran paso de casarse. Decirlo después de la boda es una traición seria que puede dañar de fondo la raíz de una excelente relación. Cuando alguien hace eso, le roba a la otra persona la posibilidad de elegir, generando en ella solo resentimientos y amargura.

Las parejas deben hablar no solo de otras relaciones o hijos, también se debe hablar de enfermedades, cuestiones legales, uso de narcóticos, vicios o algunos malos hábitos.

Hay que ser sinceros, ese siempre será es el inicio de algo bueno.

Conforme los años pasan, todos cambiamos e inclusive dejar de hacer, pensar o creer lo que un día asegurábamos ser; pero cuando hay comunicación constante en la pareja, esos cambios que tenemos a lo largo de la vida se van ajustando junto con los de la pareja y la familia sin generar problemas mayores.

Al principio, la pareja podría haber decidido no tener hijos y luego cambiar de parecer, se vale si ambos están de acuerdo, pudo haber sido un accidente el embarazo que no estaba planeado, pero juntos pueden hablar y llegar a acuerdos donde ambos puedan animarse, fortalecerse y asumir el reto, pero juntos siempre.

Advertisement

La enfermedad, el desempleo, los accidentes y mil cosas más pueden poner a prueba  al amor y a la pareja, pero si desde el principio se ponen las reglas, siempre tendrán un referente al cual acudir para saber responder ante las necesidades que el mundo les presente.

El éxito radica en platicar las cosas con nuestra pareja, llegar a acuerdos, revisar, poner metas, perdonar e intentarlo juntos.

No es fácil, pero se puede lograr con voluntad y un poco de esfuerzo.

Toma un momento para compartir ...

Emma E. Sánchez

Escritora, esposa y madre de tres hijas. Pedagoga, Directora de un centro escolar de educación básica, y asesora de formación familiar. Interesada en el fortalecimiento y formación de la mujer, la familia y el hogar.