Felicidad aplazada: ¿Eres de los que dicen «algún día seré feliz»?

Es buen momento para pensar en tu felicidad. Deja de posponerla, si es que quieres ser feliz.

Adriana Acosta Bujan

Seguramente estas frases te suenan familiares, “Cuando baje de peso, me compraré ese bikini para ir a la playa”, “Si cambio de trabajo, seré feliz”, “Si me sobra tiempo libre, me reuniré con mis amigas”, “Cuando tenga dinero, todas mis preocupaciones desaparecerán”. Postergar nuestros anhelos y metas pensando que algún día los alcanzaremos, es algo que todos hacemos de manera inconsciente.

Pensar que la felicidad será cuando llegue ese día tan esperado, ese día que no tiene ni hora, ni fecha y que no está en el calendario, es una idea que genera en nuestro cerebro que todo irá maravillosamente bien cuando se logren o consiguen ciertas cosas. Sin embargo, dejar para mañana lo que se puede hacer hoy es como restarle importancia a lo que vivimos en el presente.

Pero, ¿por qué aplazamos las cosas? Existen muchas razones, como por ejemplo: el miedo a enfrentar el presente, evadir responsabilidades o porque no queremos aceptar la realidad. Es por ello que pensar en un futuro maravilloso provoca crearnos una falsa esperanza que nos encaminará al sufrimiento.

¿Cuándo seré feliz?

Una de las lecciones que he aprendido de mi padre es que las cosas deberán disfrutarse en el tiempo presente. Existen personas que se la pasan gran parte de su vida trabajando y ahorrando para tener un futuro estable (no digo que esté mal); sin embargo, nadie tiene la vida asegurada y en un momento todo puede cambiar, tal vez nunca lleguen a disfrutar sus ahorros todo por aplazar su felicidad.

Entonces, ¿cuándo seremos felices?, la respuesta es sencilla, seremos felices cuando vivamos el presente y actuemos siempre a favor de nuestro bienestar. Si deseas ponerte ese traje de baño para ir a la playa, entonces cómpralo y aplica un régimen de alimentación rigurosa, si quieres jugar con tus hijos tomate un tiempo para hacerlo, si dices que el dinero te quitará las preocupaciones entonces ve liquidando tus deudas o invierte tus ganancias en algo que te rinda frutos.

Advertisement

¿Cómo vivir el presente sin pensar en el futuro?

Lamentablemente, pensar en el futuro nos limita mirar nuestro presente. Se deja a un lado los momentos significativos que nos llenan de experiencias y aprendizajes, por anhelar una felicidad intangible que carece de certeza. Es por ello que debemos aprender a vivir en el aquí y ahora; aquí te dejo algunas ideas:

1 Ponte las pilas

Actúa sin miedo y atrévete a hacer cosas que deseas, piensa en qué realmente te hace feliz y hazlo. Nunca más postergues tu felicidad o tus sueños; recuerda que la mente es poderosa y el único enemigo que te orille a no ser feliz serás tú mismo. Como me dice mi hermana, ¿qué es lo peor que puede pasar?, en realidad nada.  Deja de pensar en el mañana, o en la otra semana o el otro mes; las cosas se hacen hoy; así que confía en tu intuición, en tu capacidad de tomar decisiones y ponte activo.

2 Busca los momentos que te hacen sentir bien

Tal vez pensar que tener dinero en el futuro será lo mejor para tu felicidad, o tener una pareja, o que los hijos crezcan o tener otro trabajo. Sin embargo, estás dejando a un lado lo que la vida presente te brinda. Si tienes dinero ¡disfrútalo ahora con tus seres queridos!, si no tienes pareja será buen momento para aprender a amarte, o si tus hijos son pequeños, disfrútalos al máximo; luego crecerán y harán su propia vida.

3 Establece metas a corto plazo

Si realmente quieres ser feliz, entonces deberás aprender a disfrutar tus logros a corto plazo. Me refiero a que te fijes metas alcanzables y dentro de la realidad, para que cuando alcances a conquistarlas puedas sentirte pleno. Entre más corto sea el tiempo que te propongas conseguir lo que quieres, dejarás de posponer las cosas y por lo tanto tu felicidad no será aplazada.

4 Acepta tu realidad

Tal vez estés pensando que tu vida es un caos, que no deseas estar luchando cada día contra las adversidades y que la solución a todos tus problemas la tendrás cuando llegue ese día mágico que cambie tu presente. Al final de cuentas, siempre llega la calma después de la tormenta.

Advertisement

Sin embargo, estás dejando a un lado el aprendizaje y las cosas valiosas de cada situación difícil que vives. Es decir, siempre habrá algo que aprender aunque no lo parezca; por ello, deberás ser capaz de ver las cosas positivas de cada situación, eso hará que aceptes tu realidad.

5 Vence el miedo

Cuando pones una pausa a tu felicidad pensando que vendrá algo mejor, podemos decir que hay miedo por no atreverse a cambiar algo. Es decir, pensar que el futuro es la felicidad absoluta sería un error, ya que impide resolver tu presente con responsabilidad. Trabaja en esas cosas que tienes en el ahí y ahora venciendo los miedos que te paralizan, pues la única felicidad la obtendrás cuando te sientas bien contigo mismo y con lo que te rodea.

Deja de ir tras algo que no sabes si pasará, será mejor enfocarse en lo que tienes ahora, de lo contrario solo dejarás que el tiempo transcurra sin tal vez lograr ser feliz algún día. Recuerda que la felicidad se construye con pequeños momentos que llenan de satisfacción. Ten en mente que la felicidad es una gran meta de vida, por ello es que tenemos que aprender a ser felices cada instante.

Toma un momento para compartir ...

Adriana Acosta Bujan

Adriana Acosta estudió comunicación, es madre de un adolescente, y actualmente se dedica a la enseñanza e investigación a nivel universitario en Puerto Vallarta. Publica sus escritos esperando que ayuden a las personas que leen sus útiles vivencias