Formas poderosas en las que las acciones bondadosas mejoran tu salud

El poder de la bondad va más allá del algo momentáneo, puede hacer cambios en ti que duren toda tu vida.

Erika Patricia Otero

La bondad hoy día es tan esporádica que cualquier acción de este tipo «devuelve la fe en la humanidad». Lo triste es que ser amable o buena persona no debería ser raro. Es más, recuerdo en este justo momento una leyenda Cherokee sobre la naturaleza del hombre. Te la comparto:

Una mañana un viejo Cherokee le contó a su nieto una batalla que ocurre en el interior de las personas. El anciano dijo: 

“Hijo mío, la batalla se da entre dos lobos que están dentro de todos nosotros”. 

Uno es malvado. Es ira, envidia, celos, tristeza, pesar, avaricia, arrogancia, autocompasión, culpa, resentimiento, soberbia, inferioridad, mentiras, falso orgullo, superioridad y ego.

El otro en cambio es bueno. Es alegría, paz, amor, esperanza, serenidad, humildad, bondad,
benevolencia, amistad, empatía, generosidad, verdad, compasión y fe.

Advertisement

La misma batalla ocurre dentro de ti, y dentro de cada persona también”. 

El nieto lo meditó por un minuto y luego preguntó a su abuelo: “¿Qué lobo gana?”

A lo que su abuelo respondió: “Aquel al que tú alimentes.”

Los seres humanos no nacemos ni buenos ni malos; nacemos como un cuaderno en blanco en donde las experiencias que vivimos escriben nuestra naturaleza. Tú eliges, pueden pasarte mil cosas terribles y seguir siendo una buena persona, o bien volverte alguien malvado. Eso depende de ti, tal y como lo señala la leyenda cherokee.

Con lo anterior en cuenta, busca alimentar tu alma de cosas buenas y positivas, o al menos sé fuente de ellas.

Advertisement

Beneficios en tu salud de los actos de bondad

Descartado el hecho de que te colma de fe y fuerzas para seguir adelante, los actos de bondad tienen una gran influencia en nuestra salud física y psicológica. Aquí están los beneficios.

1 Reduce el estrés

Todos sabemos que las situaciones complicadas de la vida nos generan estrés. La buena noticia es que si lo que deseas es reducir la sensación agotadora que te deja el estrés, lo mejor que puedes hacer es recurrir a acciones positivas.

Por ejemplo, tuviste problemas con tu compañero de trabajo. En lugar de enfocarte en eso al llegar a casa, lo que puedes hacer es buscar la manera de hacer una buena acción a un vecino, a tu pareja o a tus hijos. Lo que sea que decidas hacer por ellos te ayudará a reducir esa sensación devastadora que merma tu energía vital.

2 Mejora la salud cardiaca

Solo rememora alguna buena acción que hayas visto, ¿qué sentiste? Quizás calidez, alegría y muchas ganas de hacer algo similar. Pues bien, ese cúmulo de buenas emociones mejoran tu salud cardiaca.

Lo que ocurre es que al presenciar actos bondadosos en tu cuerpo se dispara una hormona llamada oxitocina. Esta es conocida como la hormona del amor o de la empatía. Esta, a la vez que te hace sentir más feliz, también activa la producción de ácido nítrico en tu cuerpo. El anterior proceso lo que hace es facilitar la circulación sanguínea y mejora la presión arterial. Como resultado, la salud de tu corazón mejora.

Advertisement

3 Reduce tu ansiedad

Cuando decides llevar a cabo actos de bondad por personas al azar, lo que ocurre es que das afecto. Cuando das de ti a los demás, sean o no conocidos, lo que ocurre es que reduces tus niveles de ansiedad.

Enfocas tu energía en cosas buenas en lugar de dirigir tu atención solamente en las situaciones que te generan la sensación ansiosa.

4 Cambia la percepción que tienes de la vida

Es natural que al estar rodeado de problemas y situaciones difíciles, creas que todo en la vida es caos y problemas. Los actos de bondad te muestran una cara diferente de la vida.

Cuando, por ejemplo, ves un video de una persona salvado a animales indefensos de la muerte, lo que experimentas es una sensación de recompensa; alguien hizo algo que te dio la tranquilidad que necesitabas.

Comienzas a ver muchas más acciones buenas y tu vida cambia de a poco. Seguirás teniendo problemas, pero estos irán reduciendo en frecuencia, sabrás resolverlos más sabiamente y cambiará la manera en la que los afrontas volviéndote alguien resiliente.

Advertisement

5 Aumenta tu productividad

Nada más agradable que trabajar en un ambiente laboral donde las personas no se hacen la guerra. Cuando entre compañeros de trabajo las cosas marchan bien y no hay problemas o los conflictos saben solucionarse, te dan deseos de hacer las cosas con mejor ánimo, bien y a tiempo.

Lo digo por mi propia experiencia. Nada más terrible que tener compañeros de trabajo problemáticos; así no le dan deseos de trabajar a ninguna persona.

6 Hace que te sientas valorado

Si alguien hace un acto de bondad del que eres beneficiario, te sentirás más vivo que nunca. Ninguna acción habla más del amor y el afecto que alguien te tiene que el hecho de que hagan algo bueno por ti.

Ya se trate de que te cedan el asiento en un bus atestado de personas o que tu pareja te dé la sorpresa que siempre quisiste para tu cumpleaños, eso te hace sentir valorado.

7 Ayuda a tu cuerpo a aumentar sus defensas

Cuando tus hijos enferman, ¿qué es lo primero que haces por ellos? darles atención y cuidado. A veces pasa que basta un abrazo de mamá o de papá para que la fiebre disminuya o el dolor se calme.

Advertisement

Pues bien, no se trata de remplazar los tratamientos médicos con abrazos y besos, pero sí ofrecer la posibilidad de una mejoría mientras se va al hospital.

Ser receptor de actos de bondad lo que hacen es mitigar tus dolencias y darte fuerzas para hacerle frente a la enfermedad.

Estos 7 puntos son solo una pequeña muestra de lo que la bondad y la amabilidad pueden hacer por ti. Recuerda que las personas solemos imitar a los demás; sé ejemplo de bondad para los tuyos y estos estarán dispuestos a imitarte. Con eso riegas bondad por el mundo.

Toma un momento para compartir ...

Erika Patricia Otero

Psicóloga con experiencia en trabajo con comunidades, niños y adolescentes en riesgo.