Fueron amigos durante 60 años y al final descubrieron que eran hermanos

Conocer más sobre nuestras familias y nuestro origen puede ser el milagro más grande de nuestras vidas.


Emma E. Sánchez

Conforme esta vida pasa vamos reconociendo la importancia de la familia y la necesidad que todos tenemos de conocer y saber de dónde venimos, quienes fueron nuestros padres, abuelos y sobre todo, el poder saber que pertenecemos a algo y alguien.

Es algo inherente a nuestro espíritu humano el poder saber nuestro origen para poder entonces ocupar el lugar que nos corresponde en la vida y cumplir nuestra misión en ella.

Gracias a la tecnología y las redes sociales podemos enterarnos y conocer historias maravillosas e increíbles como esta:

TN y la gente publicaron la historia de Alan Robinson y Walter Macfarlane, dos hombres que nacieron en Hawai con 15 meses de diferencia, se conocieron en la primaria, luego jugaron futbol juntos en la secundaria y su amistad fue inquebrantable. Durante más de 60 años.

Macfarlane nunca conoció a su padres y Robinson era adoptado y cada uno de ellos, por separado, sin decirlo a nadie más comenzaron a investigar sobre sus orígenes.

Macfarlane buscó en sitios web información sobre su ADN, luego en sitios de historia familiar, redes sociales y hasta el canal de TV, mientras que su amigo Robinson hacia lo mismo por su lado y en secreto, ambos encontraron una coincidencia en sus cromosomas X. Los dos hombres descubrieron que eran hermanos, hijos de la misma madre.

Ambos hicieron una reunión familiar donde les dieron a conocer toda la verdad de su origen.

Advertisement

Ahora ambos planean disfrutar de sus años de vida conviviendo con sus familias unidas.

Actualmente la tecnología está haciendo posible que más historias como esta se conviertan en historias milagrosas donde las familias pueden volver a reunirse, encontrar hijos o padres distanciados.

Si tu historia de vida incluye un pendiente o una gran inquietud con respecto a tu familia y tu origen no deja en paz tu mente y tu corazón, puedes comenzar a hacer este gran viaje de búsqueda personal.

Organiza tus registros personales

Todos los documentos oficiales, Actas de nacimiento y todos los registros del pasado pueden darte valiosa información sobre fechas, lugares y personas, si los lees con atención quizás puedas encontrar pistas para iniciar tu búsqueda.

Busca familiares o gente mayor que te aporte información

La gente es la principal fuente de información sobre el pasado. No temas hacer la pregunta correcta a la persona indicada. Sé paciente y con amor y cuidado puedes acercarte a los mayores y preguntar aquello que siempre quisiste saber.

Cuando escuches sus respuestas, no condenes, ni te enojes, solo escucha y piensa si esa información es para tu bien, si te aporta o de lo contrario, solo déjala ir.

Viaja y busca

A veces nuestra búsqueda personal de nuestra

s propias raíces, puede llevarnos inclusive a sitios lejanos de casa para encontrar nuestro verdadero hogar. Has planes y todo lo que se requiera y ¡adelante!

Páginas de historia Familiar

A veces solo falta dar un click para que todo un mundo nuevo se abra ante nosotros. Visita algunas páginas especializadas en historia familiar, te ayudarán a localizar familiares con solo capturar información general de tu familia, también te pueden conectar o referenciar a archivos internacionales, casas hogar, asilos y miles y miles de registros en línea.

El milagro del ADN

Este mapa de tus antecesores ya es posible descifrarlo y leerlo para encontrar a otras personas que comparten tu misma carga genética.

Advertisement

Tal vez creas que estás solo en este mundo pero no es verdad, imagina que como tú hay alguien más cerca de ti buscándote con la misma desesperación y esperanza que tú.

No te desanimes ni pierdas la fe, las familias se encuentran porque sus sangre los llama. Trabaja y prepárate para recibir tu propio milagro.

Toma un momento para compartir …

Emma E. Sánchez

Escritora, esposa y madre de tres hijas. Interesada en el fortalecimiento y formación de la mujer, la familia y el hogar.