Gimnasta hispana gana medalla de oro y enamora al mundo en las redes con un gesto muy latino

Laurie Hernandez a los jueces en su participación en las Olimpiadas de Rio acaparando el corazón de miles.

Mariel Reimann

Laurie Hernandez enamoró a los jueces en su participación en las Olimpiadas de Rio. La jovencita de tan sólo 16 años, nacida en Estados Unidos de padres hispanos, sorprendió y derritió el corazón de miles de personas con una guiñada de ojo que dejó claro que, personalidad y seguridad, es lo que le sobra.

Justo antes de comenzar su rutina de piso en las olimpiadas, la ‘princesa’, como algunos medios hacen referencia, le guiño un ojo a los jueces. Sí, un tanto arriesgado, pero totalmente enternecedor.

Hernandez viene de una familia de Puerto Rico y tiene un hermano y una hermana. En la actualidad ella vive en New Jersey.

Advertisement

Las redes sociales se colmaron de comentarios cien porciento positivos tratando de encontrar más adjetivos para describir cómo esta señorita le paró el corazón a miles de espectadores con un gesto que, como lo describe el Huffington Post, fue “mágico, atrevido y desafiante”.

Laurie es la atleta más joven en el equipo de gimnasia que representa a Estados Unidos en estas Olimpiadas. Las cuantas de Twitter explotaron con comentarios de alabanza y llenos de positivismos hacia esta atleta que no sólo se robó el corazón de mucho, sino que se llevó el oro.

En especial las mujeres se sintieron identificadas o inspiradas por la fortaleza y seguridad de esta jovencita.

“Sólo quiero que Laurie Hernandez camine a mi lado todo el día para que me guiñe un ojo cuando yo me sienta deprimida”, dice la publicación de Megan Johnson.

“¿Alguien más ha sufrido un infarto luego de ver a Laurie guiñándome un ojo a los jueces antes de su rutina”, compartió Emily Richardson.

Advertisement

Y como si estos fuera poco, durante su rutina, se la puede ver decirse a sí misma: “Lo tengo”.

No es extraño escuchar a la mayoría de las personas hablar de la seguridad con la que la mayoría de las mujeres hispanas se conducen por el mundo, y la rutina de esta pequeña captura uno de los atributos más grandes que genéticamente nos trasmitimos de generación en generación.

No dejes que tu fortaleza muera e incúlcasela a tus hijos

Como madres, esposas, mujeres, profesionales, amas de casa, seres humanos, tenemos la responsabilidad de compartir nuestras raíces, esas cosas que hemos aprendido de nuestras madres y abuelas, a nuestras generaciones posteriores.

Estamos hechas de fortaleza, sabemos que no hay forma de lograr algo, a menos que trabajemos arduamente por ello. Sabemos que sólo las cosas que valen la pena, son las cosas que demandan disciplina, perseverancia, autocontrol y ese toque de fe, que también es muy característico de nuestra herencia.

Toma un momento para compartir ...

Mariel Reimann

Mariel Reimann es gerente de contenido en Familias.com. Estudió leyes en la Universidad de Córdoba, Argentina y vive en Salt Lake City, Utah. Es madre de dos hijas que son la luz de su vida.