Hombres infieles tienen bajo coeficiente intelectual

¡Lo sabíamos! Ahora la ciencia lo confirma.

Emma E. Sánchez

Nunca me cansaré de repetirlo: la infidelidad de tu pareja no tiene nada que ver contigo. Ser infiel es una decisión, errónea, que toma la persona por egoísmo, orgullo o como un nuevo estudio lo demuestra, porque la persona tienen un coeficiente intelectual bajo.

Esa razón no la esperabas ¿verdad?

Permíteme compartirte los resultados que arrojó un estudio encabezado por Satoshi Kanazawa de  la Escuela de Ciencias Económicas de Londres.

El Dr. Kanazawa declaró  que la infidelidad tiene una relación directa con la inteligencia; esto es, que las personas inteligentes son fieles, mientras que los que tienden a ser infieles frecuentemente poseen un coeficiente intelectual menor.

Es claro ¿verdad?

Y como muchas cosas de nuestra naturaleza, estas conductas tienen que ver con la sexualidad, o como lo dice el experto en su estudio “los hombres inteligentes son más propensos a valorar la exclusividad sexual”.

Advertisement

Otro dato interesante que dicho estudio arrojó, es que el concepto de coeficiente intelectual está relacionado o influenciado por conceptos y actitudes como la religión, las ideas políticas o las relaciones de pareja.

Ahora ¿qué podemos hacer con esta información?

Si recién estás saliendo con alguien, puedes:

1 Poner atención a la manera en la que se relaciona con otros, con su familia y amigos, pero muy especialmente con otras mujeres

Cuando un hombre ha sido respetuoso de su madre, hermanas y las mujeres de su vida, lo más probable es que pueda ser igualmente respetuoso  con su novia o esposa.

¿Es un hombre que tiene amigos de años, que sabe conservar relaciones? ¿O resuelve sus problemas con gritos, violencia o no da la cara?

Desde que salen juntos, ¿te presenta a sus amigos?, ¿lo evita? Si te incluye en su círculo de amistades la relación va bien.

Advertisement

2 Conocer un poco sobre sus relaciones anteriores y si ha acostumbrado ser fiel

Una relación de pareja incluye y se basa en la confianza y la lealtad. Todos podemos tener en nuestro pasado algunas relaciones que no funcionaron y que nos prepararon para tomar mejores decisiones en cuanto a la elección de un compañero. Pero cuando esas relaciones del pasado concluyeron repetidamente por infidelidades, ya estamos hablando de un patrón recurrente en la persona.

Si es el caso, ve a paso muy lento y sé muy clara con lo que tú esperas de la relación.

3 Conocer si se interesa por la política, asuntos sociales de la comunidad o el país o definitivamente no le interesa nada de esto

Una persona inteligente se mantiene informada,  filtra y compara información y crea su opinión en base a lo que sabe, argumenta  no pelea y es respetuoso de los demás.

Una persona que se interesa por su comunidad y se involucra denota más y mejores habilidades cognitivas; por lo tanto, es menos probable que sea infiel.

4 Saber reconocer si es un hombre con principios morales y éticos firmes

Lo malo de esto es que cuando las mujeres ya tenemos el problema con la pareja, recordamos que en el pasado hubo señales que ignoramos, que no les dimos importancia, y que al tiempo reconocemos como importantes y valiosas.

Advertisement

Al elegir una pareja debemos en verdad reconocer en ella principios correctos y valores bien fundamentados y asimilados en su vida que se reflejen en su comportamiento diario.

Cuando ya se está casado

Aquí la cosa ya cambia radicalmente. Pues si desafortunadamente ya has contraído matrimonio con un hombre que constantemente te mantiene preocupada porque no sabes cuándo cometerá un error nuevamente, porque en el pasado te ha dado razones para sospechar, dudar de su fidelidad o peor aún: ya te ha sido infiel, amiga ese es otro boleto.

Ahora,  hay que decirlo:

Todos podemos arrepentirnos y cambiar. La terapia privada y de pareja puede ser una gran ayuda, hablar con un religioso, un coach de vida o algún asesor conyugal puede hacer el cambio. Aquí lo importante es hablar, es decirlo, discutirlo en pareja, poner límites y tomar decisiones.

Callarlo,y asumirlo «porque es la cruz que me tocó,» no se vale. Cuando ambos se esfuerzan, las cosas pueden salir adelante y lo que era un problema puede llegar a ser una bendición.

Advertisement

Las crisis matrimoniales o de pareja son buenas pues nos hacen esforzarnos para decidir y actuar. Lo peor que podemos hacer ante una es acobardarnos, huir o renunciar. Ahora ¿puedes ver por qué la lealtad y fidelidad son un atributo de la inteligencia?

Recuerda:

La infidelidad no se trata de carencia de amor 

La infidelidad se puede perdonar

Y debes repetirte una y otra vez: La infidelidad de tu pareja no tiene nada que ver contigo.

Ser infiel es una decisión errónea que toma la persona por egoísmo, orgullo y ahora sabemos también por ser poco listo. ¡Se tenía que decir! ¡Y se dijo!

Te invito a leer Cómo enfrentar la infidelidad en pareja que puede ayudarte con esta situación.

Toma un momento para compartir ...

Emma E. Sánchez

Escritora, esposa y madre de tres hijas. Pedagoga, Directora de un centro escolar de educación básica, y asesora de formación familiar. Interesada en el fortalecimiento y formación de la mujer, la familia y el hogar.